Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Máxima deslumbró en la última cena antes de ser entronizada reina

El Mundo

La reina Beatriz destacó de ella "su gran corazón y sus sentimientos puros", lo que calificó de "bendición" para la familia real

AMSTERDAM.- La reina Beatriz de Holanda, en la víspera de su abdicación y junto a los príncipes herederos Guillermo-Alejandro y Máxima, ofreció ayer una cena de gala en el Rijksmuseum de Amsterdam a miembros de familias reales e invitados especiales para cerrar un reinado de 33 años.

Mientras recibía a sus invitados, las cadenas de televisión holandesas emitieron un mensaje grabado de la monarca en el que se despedía de sus conciudadanos y en el que emocionada, recordó a su esposo, el fallecido príncipe Claus, además de asegurar que su sucesor, Guillermo-Alejandro, "está bien preparado en todos los aspectos".

"Quizás la historia diga que la elección de mi esposo fue mi mejor elección", dijo Beatriz de Orange-Nassau de su marido, de quien resaltó su interés por asuntos como el medioambiente, el desarrollo y la cultura, "todos elementos clave para nuestra sociedad. Nuestros hijos aprendieron los cambios de la sociedad".

Beatriz de Holanda no olvidó en su discurso a Máxima Zorreguieta, desde mañana reina consorte, y de quien valoró su afabilidad, "su gran corazón y sus sentimientos puros", lo que calificó de "bendición" para la familia real.

La reina, de 75 años y que mañana abdicará en su hijo Guillermo-Alejandro, mostró su agradecimiento a la población, refiriéndose a su "calor y confianza", elementos que dijo que le han dado fuerza en los momentos más difíciles.

 
Máxima, junto a su esposo y su suegra, la reina de Holanda, en su última cena antes de la coronación. Foto: EFE 
 
La reina Beatriz, viuda desde 2002, recordó la figura de su esposo, el aristócrata y diplomático alemán Nicolaus van Amsberg, con quien se casó en 1966.

Ese matrimonio fue rechazado inicialmente por los holandeses porque el prometido de la entonces princesa Beatriz militó en las Juventudes Hitlerianas antes de la Segunda Guerra Mundial.

Prueba de los recelos iniciales fueron los disturbios y las protestas del día de su boda, aunque con el paso de los años, sin embargo, el príncipe Claus acabó siendo aceptado y querido por los holandeses.

Del príncipe Guillermo-Alejandro afirmó que "está bien preparado en todos los aspectos. Durante la ceremonia de investidura en la Nieuwe Kerk de Amsterdam, el rey Guillermo-Alejandro aceptará lo esencial de este puesto: actuar sin tener en cuenta las preferencias y mantenerse por encima de los partidos y los grupos de interés".

El banquete

La cena de gala de despedida de Beatriz de Holanda se celebró en la galería de honor del recién inaugurado museo, cuyas obras de restauración han estado a cargo de los arquitectos españoles Antonio Ortiz y Antonio Cruz.

Los invitados de Beatriz de Holanda cenaron rodeados de algunas de las obras de arte más impresionantes del siglo XVII, como "Ronda de Noche" de Rembrandt, que cuelga de las paredes de la llamada "galería de honor" de la institución.

En sus muros se pueden ver otros tesoros del Siglo de Oro holandés como "La lechera" y "Mujer leyendo una carta", de Johannes Vermeer, "El alegre bebedor" de Frans Hals, "El alcalde de Delft con su hija" de Jan Steen y otras pinturas de Rembrandt como "La novia judía" o "Autorretrato de joven".

En esta cena de gala, un desfile de elegantes vestidos de noche por parte de las princesas y otras damas asistentes, participaron treinta príncipes y princesas de 18 casas reinantes europeas como las de España, Bélgica, Luxemburgo, Noruega, Suecia, Dinamarca, Reino Unido, Lichtenstein y Mónaco.

 
Momento del banquete junto a otros miembros de la realeza mundial. Foto: EFE 
 
También asistieron representantes de las casas reales de Japón, Tailandia, Brunei, Barein, Jordania, Marruecos, Omán, Catar y Emiratos Árabes Unidos.

El lujoso hotel en el que todos ellos se alojan es uno de los lugares más vigilados por las estrictas medidas de seguridad que las autoridades han determinado para Amsterdam, vigilada ayer y hoy por 10.000 policías.

En representación de la Argentina asistió a la cena el vicepresidente Amado Boudou y la senadora Beatriz Rojkes, presidenta provisional del Senado.

El presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Jacques Rogge, y el exsecretario general de la ONU Kofi Annan, junto a sus respectivas esposas, también figuran entre los invitados..

TEMAS DE HOYReforma del Código Procesal PenalPresupuesto 2015El caso de Lázaro BáezDamián Stefanini