Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

En un clima emotivo, Máxima y Guillermo se convirtieron en reyes de Holanda

El Mundo

Beatriz abdicó en favor de su primogénito y su esposa argentina; los flamantes monarcas saludaron desde el balcón junto a sus hijas a miles de personas que los ovacionaron desde la plaza Dam

 
 

AMSTERDAM.- En un clima de jolgorio y emoción, Holanda recibió ayer a sus nuevos reyes. Beatriz dejó en manos de su primogénito, Guillermo Alejandro, la jefatura del Estado de los Países Bajos junto a su mujer, la argentina Máxima Zorreguieta, en medio de una fiesta naranja que los acompañó durante toda la jornada.

A las 10 de ayer, la reina Beatriz llegó al Palacio Real acompañada por Guillermo, Máxima y las tres hijas del matrimonio, de las cuales la más grande, Amalia, de nueve años, se convirtió minutos más tarde en la heredera al trono. En un breve pero emotivo acto en el salón de Moisés, la reina Beatriz firmó el acta de abdicación, un documento en el que también pusieron su rúbrica su hijo y su nuera.

Guillermo Alejandro se convirtió así, a los 46 años, en el soberano más joven de las monarquías europeas y en el primer rey de Holanda desde 1890.

"Hoy dejo sitio a una nueva generación. Mi hijo asume la responsabilidad de esta nueva función", dijo en un breve discurso Beatriz, que volvió a ser princesa de los Países Bajos con tratamiento de alteza real después de 33 años de reinado.

Además de los protagonistas, estuvieron presentes y firmaron el acta el primer ministro de Holanda, el liberal Mark Rutte, los presidentes del Senado y el Congreso de los Estados Generales de los Países bajos, al igual que los ministros, el vicepresidente del Consejo de Estado del Reino, diputaciones de Aruba, Curaçao y Sint Maarten y los demás miembros de la familia real.

Video: La reina Beatriz de Holanda abdicó en favor de su hijo Guillermo (TN)

Con rigurosa puntualidad, a las 10.30, Beatriz y los flamantes reyes salieron a saludar al balcón del Palacio Real que da a la céntrica plaza Dam, donde los esperaban cerca de 25.000 personas.

Mientras saludaba a las miles de personas que desde la madrugaba de ayer esperaban la ceremonia, Beatriz se mostró muy emocionada, y recibió la contención de su nuera, también con lágrimas en sus ojos.

"Les presento a su nuevo rey: Guillermo Alejandro", dijo Beatriz, de la mano de la reina consorte.

"Querida madre, hoy he tomado el relevo del trono y te estoy agradecido, inmensamente agradecido por todos estos años", dijo el nuevo rey, y les agradeció a los holandeses "en nombre también de la reina, por todo el apoyo y la confianza".

Video: El saludo desde el balcón: la emoción de Beatriz, Guillermo y Máxima (TN)

Investidura

La ceremonia de investidura tuvo lugar cerca de las 14 (9 de la Argentina) en la Nueva Iglesia, frente a las delegaciones internacionales.



Guillermo Alejandro no fue coronado, en el sentido literal, ya que los reyes de Holanda nunca llevan corona a lo largo de su reinado, pero sí vistió el manto real sobre un frac negro con corbata blanca.

Los siguientes eventos fueron una recepción en el Palacio de Amsterdam y,una travesía real por las aguas del río Ij, tras la que asistieron con sus invitados a una fiesta de música electrónica en el Muziekgebouw aan't Ij, en la que el famoso DJ Armin van Buuren interpretó, con una orquesta local, el Bolero, de Ravel.

 
 

FESTEJO EN LAS CALLES

Miles de holandeses festejan ayer a sus nuevos reyes, Guillermo-Alejandro y Máxima, en las calles de la capital de los Países Bajos con canciones y vivas al nuevo jefe del estado y su esposa.

"Me toca ser rey en un período en que muchas personas están en una situación vulnerable, en su trabajo y sus ingresos", dijo Guillermo-Alejandro durante su discurso de investidura, seguido por muchos de sus compatriotas a través de las grandes pantallas que el Ayuntamiento instaló en Amsterdam.

Mientras Guillermo-Alejandro, de 46 años, se dirigía a las instituciones nacionales y a sus invitados internacionales, los holandeses escucharon en silencio sus palabras, para acabar con gritos de "viva el rey" y "viva Holanda", cuando concluyó.

Respecto a la reina consorte, el rey holandés señaló: "Máxima es consciente de los límites de su función, nos ha dado calidez y se ha convertido en holandesa entre los holandeses".



Video de Elisabetta Piqué, enviada especial de LA NACION a Holanda

Agencias EFE, AFP y AP.

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYLa pelea con los holdoutsCristina KirchnerElecciones 2015Actividad económica