Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

La aerolínea de fomento del Estado perdió 17 destinos y 32% de pasajeros desde 2007

El director de LADE: "No tengo por qué salir a defender a mis superiores"

Economía

Así respondió el comodoro Roberto Müller sobre la auditoría de la AGN que advirtió el uso de presupuesto de la línea para otros fines, al tiempo que reduce operaciones de fomento

Por   | LA NACION

La investigación de LA NACION sobre el funcionamiento de Líneas Aéreas del Estado (LADE) motivó a su director general, el comodoro Roberto Müller, a explicar el funcionamiento de la empresa. Reconoció que de mínima necesitaría que le otorguen "más horas de vuelo" de los aviones de la Fuerza Aérea para recuperar los destinos perdidos y hasta se animó pedir "todo el presupuesto por diez".

A continuación, el diálogo que mantuvo con este medio.

-En 2008 se incorporaron 4 aviones SAAB 340 por $54 millones. Si LADE recibiera los fondos que no se le ejecutan, ¿podría comprar más aviones para fortalecer su trabajo?
-Como director de LADE yo tengo el presupuesto para hacerla funcionar. La adquisición de aeronaves por la magnitud del costo excede no sólo a la Fuerza sino al Ministerio de Defensa. Es casi atribución del Jefe de Gabinete para arriba. Yo participé de la compra de los SAAB como jefe del proyecto. Cuando las cosas son de esa envergadura, incluso mucho menos, superan las atribuciones que tiene conferidas este director. Esos montos no los maneja la Fuerza Aérea, sino que los asume el Poder Ejecutivo.

-Teniendo en cuenta que a Aerolíneas le asignan $13 millones diarios en subsdios, ¿cree que el Estado podría asignarle algo más para vuelos de fomento?
-Desconozco las razones por la cual le dedica a aquello y no a esto. Eso escapa a mi conocimiento. No tengo dudas de que el Brigadier General Constantino y el ministro (de Defensa), quienes conocen mejor que muchos las necesidades de la conectividad no hagan lo que deben hacer. Debe haber alguna imposibilidad que escapa a ellos mismos.

-¿Esto excede a la Fuerza Aérea Argentina?
-Entiendo que sí. La generosidad de los que tienen distribuir los recursos debe ser suficientemente seria y responsable para no malgastarlos y ponerlos en un nicho y dejar a otro desprovisto. Descarto la buena intención de todos los que aquí intervienen.

 
El comodoro Roberto Müller es director general de LADE desde hace 1 año y 3 meses. Foto: LA NACION / Ezequiel Muñoz
 

-Una auditoría de la AGN del año 2008 dice que con el presupuesto de LADE se pagan, por ejemplo, misiones de paz.
-Conozco a esa auditoría. Separado de todo contexto puede sonar así. Yo no tengo por qué salir a defender a mis superiores. Ellos sabrán por qué asignan lo que asignan. Si yo estoy de acuerdo o no es una cuestión muy particular mía.

-Ud. es el director y vela por los intereses de LADE.
-Me gustaría velar por un poco más también. También hay otras demandas que tiene la Fuerza Aérea. Si tuviéramos un presupuesto mejor podríamos satisfacer mejor, no plenamente porque es un ideal. Pero al menos mejor.

-¿Qué análisis hace de la caída del 32% de pasajeros en los últimos seis años?
-La ecuación es directamente proporcional a la cantidad de horas de vuelo que tenemos. La cantidad de horas de vuelo son sustentables con aeronaves en servicio. La última incorporación fue hecha cuando se inició la compra de los SAAB. Hubo una declinación en la cantidad de pasajeros y un amesetamiento en los últimos dos años tendiendo a incrementarse levemente.

"Tengo tres pilotos que aparte de volar vienen a trabajar aca. Los vuelos no son de dedicación exclusiva."

-Desde 2007, LADE perdió 17 destinos de vuelo, tres a causa de aeropuertos que no estaban en condiciones. ¿Por qué se ha dejado de volar?
-Cada lugar tiene una explicación. Acá hablan muchísimo los intendentes, no sólo del sur. La pregunta que se hacen de Bahía Blanca hacia el norte es por qué LADE atiende el sur y no el norte. Porque para todo eso debemos tener horas de vuelo. Hay casos como el de José de San Martín (Chubut) en que la incorporación del SAAB tengamos que adecuar las operaciones a esa aeronave, que tiene que operar en pistas pavimentadas. José de San Martín tiene pista de ripio. También la Patagonia se ha fortalecido mucho en rutas terrestres.

-¿Y el caso de capitales como Viedma?
-Hace unos años tuvimos las cenizas del volcán Puyehue y dejamos de ir. Uno cambia la planificación de las rutas y empezamos a ir a otros lados. Esto es como la sábana corta, si vamos a un lugar no podemos ir a otro.

 
Müller en su escritorio en la casa central de LADE, en Perú al 700. Foto: LA NACION / Ezequiel Muñoz
 

-¿Necesita más horas de vuelo para cubrir más destinos?
-No sólo es horas de vuelo. Si mañana nos dieran mil horas más de F-28 podríamos a lo mejor ajustando mucho. Tengo, por ejemplo, tres pilotos que aparte de volar vienen a trabajar acá. El piloto de la Fuerza Aérea no es piloto solamente, también tiene un destino interno. Los vuelos no son de dedicación exclusiva. Esto es un proceso que lleva su tiempo.

-El problema no son destinos que se cambiaron, sino los que se perdieron.
-Paralelamente ha habido una evolución. Hace 30 años volábamos de una determinada manera, teníamos un volumen de horas de vuelo y regulaciones que han cambiado. Nosotros cumplimos con todas la normativas exigibles a la aviación civil, tanto de la ANAC como de la Dirección de Aeronavegabilidad Militar. Eso produjo que no podamos ir a algunos aeródromos que no cumplen con estándares de seguridad.

"Tenemos la esperanza de que aquellos aeródromos que están cerrados alguna vez volverán a abrirse"

-Ya que parte de la política nacional de transporte es volar a zonas no rentables, ¿LADE puede coordinar con la secretaría de Transporte la realización de vuelos de fomento?
-A mediados del año pasado, el ministerio de Defensa, la secretaría de Transporte, la ANAC y LADE nos hemos unido para tratar de aprovechar toda esta capacidad de Aerolíneas, Austral y LADE para dibujar una telaraña y cubrir diferentes destinos. Eso implica tener más horas de vuelo. Eso lo hemos charlado con el secretario de Transporte [Alejandro] Ramos, el señor [Manuel] Baladrón (subsecretario de Transporte Aerocomercial) tratando de ver cómo hacer para combinar con las llegadas de Aerolíneas para ir desde puntos troncales a otros puntos de fomento.

 
Müller afirma que pediría al jefe de la Fuerza más horas de vuelo para recuperar destinos. Foto: LA NACION / Ezequiel Muñoz
 
-¿Por qué LADE sostiene 15 sucursales en destinos donde hace años que no vuela?
-Algunas como San Antonio Oeste (Río Negro) vende pasajes desde Puerto Madryn. Nuestras sucursales tienen personal militar y civil. El militar puede ser trasladado, pero el personal civil no se puede mover tan fácil. Tenemos la esperanza nosotros, nuestros pasajeros y la gente que habita la Patagonia que todos aquellos aeródromos que están cerrados alguna vez volverán a abrirse.

-¿Cuántas horas de vuelo tiene asignadas LADE para este año?
-Hoy tenemos planificadas 1000 horas de Fokker F-28; 1500 a 1700 de SAAB 340B; 150 de Fokker F-27; y 600 de Twin Otter DHC-6.

-Hace seis años, ¿tenían más o menos que ahora?
-Hace dos o tres años más o menos lo mismo, por eso se amesetaron. Antes, en 2007 teníamos más porque los F-27 volaban plenamente para LADE y los F-28 eran más jóvenes.

-Si el jefe de la Fuerza le pregunta qué necesita para volver a operar a los destinos perdidos, ¿Ud. qué le diría?
-Una sola respuesta. Como director y los que me antecedieron dirían 'queremos más horas de vuelo'. Siempre. El espíritu de la conectividad es llegar a lugares donde los demás no llegan.

-¿Le pediría que le asigne todo el presupuesto?
-Todo el presupuesto y por diez..

TEMAS DE HOYCambios en el Banco CentralLa reforma del Código CivilJuan Carlos FábregaElecciones en Brasil