Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Malestar del Gobierno por la "insólita" crítica de la ONU ante la reforma judicial

Política

"Los términos se apartan no sólo de los estándares de ética profesional e independencia esperados, sino que por su falta de imparcialidad, mesura y equilibrio representa un desvío del mandato mismo encomendado a la relatora" de Naciones Unidas, señala un comunicado de la Cancillería

El Gobierno expresó su "desagrado" y "malestar ante el inusitado comunicado" de la relatora especial de Naciones Unidas, Gabriela Knaul, sobre la reforma judicial que impulsa la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y la "independencia de los magistrados y abogados en el mundo".

"Los términos del mismo se apartan no sólo de los estándares de ética profesional e independencia esperados del titular de un mecanismo especial como lo es la Relatoría, sino que por su falta de imparcialidad, mesura y equilibrio representa un desvío del mandato mismo encomendado a la relatora", señala un comunicado de la Cancillería.

El Ministerio de Relaciones Exteriores considera asimismo que "resulta paradójico que quien ha recibido el mandato de proteger la independencia de magistrados y abogados, atropelle principios básicos del derecho, prejuzgando y adelantando conclusiones sin haber recibido las respuestas a las preguntas que planteó en la noche del viernes pasado al Estado argentino".

La relatora de la ONU instó al gobierno argentino a reconsiderar algunas iniciativas que integran la reforma judicial. Según Knaul, la "disposición sobre la elección partidaria de los miembros del Consejo de la Magistratura" y "las limitaciones aprobadas a las medidas cautelares" son "contrarias a varios artículos del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos".

"El Estado tiene el compromiso de asegurar la independencia de la judicatura mediante el respeto de su legislación a los estándares internacionales", señaló Knaul.

El Gobierno sostiene que Naciones Unidas emitió su comunicado sin contar con las respuestas oficiales de Buenos Aires a sus requerimientos

"Hago un llamado a Argentina a que establezca procedimientos claros y criterios objetivos para la destitución y sanción de jueces, y que se asegure un recurso efectivo a los jueces para impugnar dichas decisiones, en aras de salvaguardar la independencia judicial", expresó la relatora de la ONU.

El Gobierno sostiene que la funcionaria de Naciones Unidas emitió su comunicado sin contar con las respuestas oficiales de Buenos Aires a sus requerimientos. "De esta manera convirtió a las Naciones Unidas en fiscal, juez y verdugo contra un país miembro", advierte la Cancillería.

"La representación argentina ante los organismos internacionales en Ginebra mantuvo una reunión con Jane Connors, directora de la División de Procedimientos especiales de la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos manifestando el desagrado argentino por la inconducta de la Relatora en cuestión", señala el comunicado.

El Gobierno afirma además que "esta misma preocupación por la improcedente conducta de la relatora es compartida por la Oficina de la alta comisionada, quien así lo ha transmitido al presidente del Comité de Coordinación de Titulares de Mandato".

Para la Cancillería argentina, "la relatora manifiesta su ignorancia o parcialidad política al recomendar un diálogo participativo e inclusivo con la sociedad y la comunidad jurídica". "Seguramente desconoce que fue la propia sociedad civil quien propuso y obtuvo varios de los cambios que fueron incorporados a los proyectos en debate", sostiene el Ministerio a cargo de Héctor Timerman, que equiparó la posición de la funcionaria con la de la oposición.

La reforma judicial, que en parte ya fue promulgada en medio de una polémica en el Congreso, fue cuestionada por gran parte del arco político de la oposición, entidades de magistrados y abogados, organizaciones nacionales e internacionales.

El comunicado de Cancillería

Malestar del Gobierno argentino por insólita actitud de la Relatora Especial de las Naciones Unidas

El Gobierno argentino expresa su malestar ante el inusitado comunicado de prensa emitido por Gabriela Knaul, Relatora Especial de las Naciones Unidas, sobre la independencia de los magistrados y los abogados en el mundo.

Los términos del mismo se apartan no sólo de los estándares de ética profesional e independencia esperados del titular de un mecanismo especial como lo es la Relatoría, sino que por su falta de imparcialidad, mesura y equilibrio representa un desvío del mandato mismo encomendado a la Relatora.

Resulta paradójico que quien ha recibido el mandato de proteger la independencia de magistrados y abogados, atropelle principios básicos del derecho, prejuzgando y adelantando conclusiones sin haber recibido las respuestas a las preguntas que planteó en la noche del viernes pasado al Estado argentino.

Menos de una hora después de haber recibido el pedido de información, la Cancillería contestó formalmente que todas las preguntas planteadas por la Relatora serían contestadas de inmediato tal como lo ha hecho en cada oportunidad en que le fue solicitado por dicho organismo.

No obstante la predisposición a cooperar de la República Argentina, dicha Relatora emitió un comunicado menos de 24 horas hábiles después de haber enviado el material solicitando respuestas a una serie de preguntas. Y más grave aún, emitió el comunicado sin contar con dichas respuestas. De esta manera convirtió a las Naciones Unidas en fiscal, juez y verdugo contra un país miembro.

Hoy, la Representación argentina ante los Organismos Internacionales en Ginebra mantuvo una reunión con Jane Connors, directora de la División de Procedimientos especiales de la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos manifestando el desagrado argentino por la inconducta de la Relatora en cuestión. Esta misma preocupación por la improcedente conducta de la Relatora es compartida por la Oficina de la Alta Comisionada, quien así lo ha transmitido al Presidente del Comité de Coordinación de Titulares de Mandato.

En el espíritu de cooperación que la Argentina ha demostrado con los procedimientos especiales de las Naciones Unidas y consecuente con su rol reconocido de liderazgo internacional en el ámbito de promoción de los derechos humanos, el Gobierno Argentino responderá a la Relatora Especial las inquietudes que le plantean proyectos de ley que se encuentran cursando tratamiento en el ámbito del Poder Legislativo de la Nación conforme a los procedimientos establecidos por la Constitución Nacional.

Finalmente, la Relatora manifiesta su ignorancia o parcialidad política al recomendar un diálogo participativo e inclusivo con la sociedad y la comunidad jurídica. Seguramete desconoce que fue la propia sociedad civil quien propuso y obtuvo varios de los cambios que fueron incorporados a los proyectos en debate.

La posición de la Relatora es similar a quienes hoy desde la oposición claman por una supuesta ilegalidad pero que cuando tuvieron la responsabilidad de gobernar la República Argentina votaron leyes con falsos diputados o con el supuesto pago de prebendas en lo que se llamó "Ley Banelco" (Reconocida tarjeta de débito). La Relatora parece desconocer que un grupo de la sociedad civil decidió manifestarse en las calles de Buenos Aires y a los cuales el poder Ejecutivo les garantizó la más absoluta seguridad tal como debe ocurrir en una democracia mientras que en dos marchas de protesta al gobierno del Dr. Fernando de la Rúa (hoy principal partido de la oposición y promotor de las mismas acusaciones que levanta la relatora) fueron asesinadas 32 personas por las fuerzas represivas.

En breve haremos públicas las respuestas que enviaremos a la Relatora Gabriela Knaul. Le sugerimos que utilice dicho tiempo para meditar si su actitud no la descalifica para seguir actuando en el tema en cuestión.

Agencias DyN y DPA.

TEMAS DE HOYLa pelea con los holdoutsConflicto en Medio OrienteElecciones 2015Inseguridad