Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Top Five: escenas de sexo incómodas del cine

Espectáculos

No todos los actores la pasan bien durante la filmación de secuencias de alto voltaje; conocé algunos casos en este conteo

Por   | LA NACION

 
 

"Si no tenés límites, se vuelve todo más difícil porque hay muchas opciones. Años atrás, uno tenía muy pocas, por lo cual era imprescindible encontrar maneras sofisticadas de mostrar sexo, ahora básicamente podés hacer lo que querés, pero siempre hay que tomar una decisión estética". Estas certeras palabras de Woody Allen sintetizan de algún modo cómo el cine aborda el sexo y todo se reduce a lo que dice el director de Manhattan: hay múltiples modos, pero siempre hay una decisión aguardando a ser tomada, esa decisión que refleje la visión del realizador en cuestión. A continuación, cinco ejemplos diferentes a la hora de reflejar el sexo, desde lo más crudo, pasando por lo más divertido hasta lo más traumático para los intérpretes involucrados:

1. MICHAEL FASSBENDER EN SHAME, SIN RESERVAS (2011)

Michael Fassbender interpreta a un adicto al sexo, en Shame. Foto: Archivo
 

En una entrevista con la publicación Vulture, el actor aludió a lo complejo que fue el rodaje de Shame (recordemos: el film de Steve McQueen sobre un adicto al sexo quien tiene una compleja relación con su hermana y toda una ebullición interior que expulsa por el lado del contacto físico) en relación al vínculo que se establece con las actrices que comparten las escenas subidas de tono con él. "Lo principal es hablar con ellas antes, preguntarles cuáles son sus límites, qué líneas no quieren que cruce, todo para que se sientan más tranquilas". Para Michael Fassbender, las escenas de sexo pueden ser incómodas justamente por cómo van a ser interpretadas por sus compañeras de elenco: "No quiero que piensen que me estoy aprovechando de la situación o algo, por eso lo importante es aclarar algunas cuestiones y después crear un ámbito lo más relajado posible, hacer chistes, porque, seamos sinceros, querés filmar y terminar con eso lo antes posible", declaró el actor, quien brindó una interpretación sublime en la película de McQueen.

Michael Fassbender en Shame



2. JUSTIN TIMBERLAKE EN AMIGOS CON BENEFICIOS (2011)

Kunis y Timberlake rompieron el límite de la amistad, en Amigos con beneficios. Foto: Archivo
 

Amigos con beneficios es una película que, a diferencia de su hermana gemela y más tibia Amigos con derechos, se hace cargo de lo que quiere contar y lo hace con honestidad. Lo que vemos es, entonces, a dos amigos teniendo sexo mientras buscan el amor por otro lado. Pero el sexo no es mostrado con glamour, sino con una gran cuota de naturalidad y diversión, que es en donde reside el encanto de esta comedia romántica de Will Gluck. Justin Timberlake aseguró que lo que le atrajo del proyecto fue la manera tan abierta en la que se exponían determinados tabúes, pero que de todos modos no disfrutó en absoluto la filmación de las secuencias de sexo con su co-protagonista Mila Kunis: "Fue bastante irritante, a veces nos pasábamos doce horas intentando lograr que una escena quede lo mejor posible, me resultó muy agotador", declaró Timberlake y agregó que esa clase de secuencias son, por lejos, las más extenuantes para un actor. ¿Le creemos?

Justin Timberlake y Mila Kunis en Amigos con beneficios



3. MICHELLE WILLIAMS Y RYAN GOSLING EN BLUE VALENTINE (2010)

Williams y Gosling, del sexo pasional al triste y melancólico. Foto: Archivo
 

Derek Cianfrance es un realizador que se caracteriza por la búsqueda de métodos bastante particulares en vistas de un mismo objetivo: la verdad plasmada en la pantalla. Por lo tanto, cuando llegó el momento de filmar Blue Valentine -esa cruda y devastadora historia sobre un matrimonio que se va desquebrajando-, les propuso a los protagonistas, Michelle Williams y Ryan Gosling, convivir juntos un mes antes del rodaje. Como si esto fuera poco, también incluyó dos escenas de sexo que se contraponen (la primera es bien pasional y la segunda, triste y demoledora) pero que muestran a sus actores completamente entregados al realismo de su visión. Williams declaró que la primera secuencia fue particularmente difícil pero que perdió el nerviosismo luego de algunas tomas: "fue complicado, pero al mismo tiempo mi trabajo me coloca en una suerte de zona liberada donde nadie te juzga, donde estás exenta de conflictos". Gosling, por su parte, y secundando a Williams en relación a la dificultad de la filmación, destacó también su aspecto de honestidad: "si querés reflejar intimidad, tenés que liberarte, en la vida real el sexo no es perfecto, el sexo puede ser complicado".

"You always hurt the ones you love", gran escena de Blue Valentine



4. JULIE CHRISTIE Y DONALD SUTHERLAND EN VENECIA ROJO SHOCKING (1973)

Sutherland y Christie, y una escena que pareció real en Venecia Rojo Shocking. Foto: Archivo
 

Si uno ve la gran película de Nicolas Roeg basada en la historia de Daphne du Maurier, probablemente la escena de sexo entre John (Donald Sutherland) y Laura (Julie Christie) sea lo que menos se recuerde a posteriori. El film moviliza, molesta, inquieta, y se desarrolla con tanta contundencia que su final no hace más que dejarnos, como era de esperarse, completamente perturbados. Sin embargo, esa escena de sexo siempre fue motivo de especulaciones en cuanto a su realismo, al punto de asegurarse que Sutherland y Christie decidieron no fingir el acto sexual. La actriz declararía, décadas después del rodaje, más precisamente en el 2011, que nada de lo que se dijo sobre esa secuencia fue cierto y aludió a lo incómoda que ésta le resultó, aunque con cierta ambigüedad en sus declaraciones: "Hacer el amor en cámara es un trabajo muy difícil, y nunca deja lugar para que la libido de uno se imponga".

Algunas imágenes de Venecia Rojo Shocking



5. CHLOE SEVIGNY EN THE BROWN BUNNY (2003)

Chloe Sevigny en The Brown Bunny interpreta una escena de sexo oral (no simulada). Foto: Archivo
 

"Lo que pasó fue muy complicado. Entraron en juego muchas emociones y en un momento consideré hacer terapia para hablar del tema. Pero adoro a Vincent y la película es tan hermosa y trágica que no puedo evitar sentirme orgullosa de ella". Esto declaró Chloe Sevigny respecto a su famosa escena de sexo oral (no simulada) en The Brown Bunny, la controversial película de Vincent Gallo que prometía convertirse en un film de culto y terminó siendo destrozada por parte de la crítica, que la tildó de "película pornográfica, pero ni siquiera tan buena en eso". La entrega de Sevigny es incuestionable, pero simultáneamente fue lo que terminó por saturarla: "ya no me siento cómoda haciendo escenas de sexo, hice muchas y muy explícitas, pero ahora me encuentro más consciente de lo que sucede y no voy a poder liberarme así que... ¿cuál es el punto?", aseguró la actriz, quien todavía continúa defendiendo la obra de Gallo: "es un film-arte, debería ser exhibido en museos, es como una película de Andy Warhol"..

TEMAS DE HOYLa muerte de García MárquezNarcotráficoCopa del ReyFamosos en crisis