Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Probamos el Nokia Lumia 920 y su cámara

Tecnología

Pusimos a prueba el sensor de este smartphone, que tiene buena sensibilidad con poca luz, y estabilización óptica de imagen; en la Argentina se venderá a partir del mes próximo

Por   | LA NACION

 
Foto: LA NACION / Ricardo Sametband
 

En junio próximo saldrá a la venta en la Argentina el Nokia Lumia 920. Es el tercer smartphone con Windows Phone de Nokia que llega al país, y lo estuve probando.

Estéticamente, el equipo sigue la línea del N9 y del Lumia 900 : es apenas más grande que este último, con un único bloque de policarbonato (en negro, amarillo o rojo), con bordes redondeados, dominado al frente por su pantalla LCD IPS de 4,5 pulgadas, 1280 x 768 pixeles y bordes redondeados al estilo del N9 y el HTC One X. Es un equipo más pesado de lo usual (185 gramos) y algo grueso para los estándares modernos (10,7 mm de grosor) pero pasado el primer impacto el peso extra es algo que en general no molesta.

La pantalla es excelente. Aunque hay otras de mayor densidad de pixeles y con más brillo (como las nuevas Full HD en 4,7 o 5 pulgadas) la del Lumia 920 tiene muy buen color, y muy buena visibilidad al aire libre. Fue el primer equipo en el que la pantalla táctil puede usarse con guantes, algo que ahora ofrecen el HTC One y el Samsung Galaxy S4 , entre otros.

El uso del policarbonato tiene su contra: tiene casi el mismo alto y ancho que el Galaxy S4, que se las ingenia para incluir una pantalla de 5 pulgadas en el mismo espacio, y una batería de mayor capacidad en un equipo más delgado. Aún así, hay que recordar que el Lumia 920 pertenece a una generación anterior, y que su exceso de cintura se debe, en buena medida, a su cámara digital.

La cámara, lo mejor que tiene

El smartphone de Nokia es célebre por su cámara de 8,7 megapixeles con flash LED, y realmente lo merece, porque es, lejos, de lo mejor que he visto, sobre todo en situaciones con poca luz (el punto más débil de una cámara digital, en general). La calidad del sensor y del lente Carl Zeiss no es tan notoria en situaciones con buena iluminación -donde la mayoría de los smartphones de alta gama obtiene imágenes muy buenas- pero cuando hay poca luz, no tiene, en el mercado argentino, quién le haga frente. Al menos, hasta que llegue el HTC One. Como comentamos durante su anuncio , tanto Claro como Personal figuran entre las operadoras anotadas para ofrecerlo, pero no hay fechas todavía. Así, el Lumia logra registrar, en el modo automático, muchísimo detalle en situaciones en las que otros equipos de muy alta gama sólo capturan oscuridad.

La cámara tiene una interfaz sencilla que permite tomar una imagen tocando la pantalla o usando el botón lateral (de dos tiempos, al estilo de las cámaras convencionales), y se puede complementar con el agregado de aplicaciones, que se activan desde la cámara y suman funciones: para tomar un panorama, crear un GIF animado que se puede editar en el equipo (haciendo que se anime sólo una parte y la otra quede fija, muy simpático) o aplicar una interminable cantidad de filtros de color y demás.

En lo que refiere al video Full HD, la cámara también cumple con excelencia su rol, gracias a su estabilizador óptico de imagen: como en muhcas cámaras convencionales, el lente "flota" dentro del equipo y neutraliza el movimiento del teléfono. Para probarlo salí a andar en bicicleta con el Lumia 920 y un HTC One X en una misma mano. Así promocionó Nokia al 920 cuando lo presentó en septiembre del año pasado , aunque luego se supo que el video había sido registrado desde una camioneta. Una tontería, porque como muestra el video, la estabilización óptica funciona realmente muy bien.

Video: Probamos la estabilización óptica de imagen de la cámara del nuevo smartphone de Nokia

Además de la pantalla y la cámara, el Lumia 920 tiene un chip Qualcomm Snapdragon S4 de doble núcleo a 1,5 GHz, 1 GB de RAM, 32 GB de memoria interna (no expandible; después de la activación quedan 26,6 GB libres) y una batería de 2000 mAh que le permite una jornada de uso activo sin mayores inconvenientes.

Además de tener conectividad Wi-Fi, Bluetooth 3.0, 2G y 3G, el equipo viene preparado para redes LTE, aunque esa función vendrá desactivada, y se habilitará con una actualización del sistema operativo cuando este tipo de redes estén disponibles en el país, un camino que Motorola tomó para su Razr HD .

Más allá del LTE, el Lumia 920 que probé tenía, en general, muy buena recepción para llamadas y conexión a Internet, aunque algunas aplicaciones -Whatsapp, en particular- se empecinaban en no recibir mensajes hasta llegar a un lugar con Wi-Fi.

El nuevo diseño del Lumia 920 incorpora parlantes más potentes que los de los modelos anteriores, y un chip NFC para vincular dispositivos y transferir archivos por contacto. También es compatible con la carga de batería por inducción, aunque en la Argentina los cargadores especiales se venderán por separado, y en la caja sólo vendrá el cargador USB (además de un par de buenos auriculares). No tiene luz de notificación al frente, ni radio FM, aunque cuenta con el hardware necesario para esto último; según algunos trascendidos, una actualización (disponible en breve) activará la radio, pero no hay confirmación de Nokia sobre esto.

Windows Phone, bueno y malo

 
El Lumia 920 tiene un chip de doble núcleo a 1,5 GHz y 1 GB de RAM. Foto: LA NACION / Ricardo Sametband
 

El Lumia 920 trae Windows Phone 8, que a diferencia del presente en el Lumia 900 comparte con el Windows 8 de PC múltiples componentes. Es muy eficiente en el uso de recursos, y esto se nota tanto en la carga de aplicaciones como en el uso de las mismas. No se extraña demasiado un chip más poderoso: todo se siente sólido y fluido.

Aún así, Windows Phone 8 sigue teniendo sus limitaciones. La interfaz de usuario, hecha casi exclusivamente en base tipografías grandes y una iconografía plana, me gusta, y me resulta muy fácil de controlar y configurar, y los neófitos a los que se las he mostrado consideran, en general, que es comprensible , un logro que no todos sus competidores pueden esgrimir. Pero es diferente de Android o iOS (más clásicas en su concepción) y no será del agrado de todos.

Las baldosas activas de la pantalla de inicio ahora tienen tres tamaños, se eliminó la barra vertical negra de la derecha, y es un diseño que, en general, funciona muy bien, aunque algunos usuarios encontrarán que es un poco monotonal: salvo que el desarrollador así lo indique, todas las aplicaciones y herramientas tienen el mismo color (que define el usuario).

Lo que aumentó bastante es la cantidad de aplicaciones disponible (aunque siguen siendo menos que en Android o iOS), sobre todo en juegos, con la salvedad de que la mayoría de los títulos que en otras plataformas son gratis aquí son pagos (algo que depende de los desarrolladores, claro).

 
La pantalla de inicio con las baldosas activas; la herramienta de configuración, pura tipografía; los mapas de Nokia, disponibles sin conexión. 
 

La multitarea es más flexible, pero sigue siendo algo frustrante, lo que hace que muchas veces el volver a una aplicación que recién usamos implique no encontrarla como cuando la dejamos en segundo plano, sino cargarla desde cero. Y sólo se verán las últimas 5 en uso (con una presión larga del botón de retroceder). Para la mayoría de los usuarios esto no será inconveniente, pero los competidores de Windows Phone ofrecen elementos más sofisticados para quienes lo desean.

El botón de búsqueda es un desperdicio. Capacitivo, ubicado al frente del equipo junto con el de retroceder y el de Windows (que lleva a la pantalla de inicio y activa el control por voz), el botón de la lupa sólo sirve para hacer una búsqueda en Bing. Cumple con lo prometido (Bing es inesperadamente bueno), pero para hacer una búsqueda dentro de una aplicación o algo similar hay que usar una herramienta diferente.

El resto no ha cambiado demasiado, aunque está más pulido: el Internet Explorer sigue andando muy bien, aunque se extraña la presencia de alternativas como Firefox o Chrome, y la sincronización que ofrecen con su versión para PC. El teclado virtual, muy cómodo, ahora incorpora sugerencias de palabras basadas en las frases que el usuario usa con frecuencia, al estilo del SwiftKey de Android o BlackBerry 10.

A Windows Phone 8 le sigue faltando una buena herramienta que centralice todas las notificaciones. Aunque esto es, en parte, a propósito (cada aplicación en la pantalla de inicio puede mostrar, en su baldosa activa, si tiene una notificación; esto permite al usuario elegir a qué le presta atención, y a qué no) a veces resulta en alertas perdidas.

Windows Phone 8 incorpora una muy buena idea, y es la del denominado Rincón Infantil. Cuando el teléfono está bloqueado, deslizar la imagen de bloqueo hacia arriba habilita el uso del equipo; pero ahora si se desliza hacia la izquierda se entra a un modo contenido, para que los chicos puedan usar el teléfono sin peligro de borrar nada. Allí -en el Rincón Infantil- se encontrarán con aplicaciones y juegos predefinidas por el usuario. No pueden salir de allí: sólo volver a bloquear el móvil.

La disponibilidad del Office completo y de los mapas de Nokia -que no requieren conexión a Internet- son dos muy buenos agregados, lo mismo que la aplicación que muestra el transporte público más cercano (y funciona en Buenos Aires).

El equipo se venderá en el país en versiones en negro, blanco o amarillo; los modelos en color rojo y celeste no están confirmados. Foto: Gentileza Nokia
 

Además del acceso a contenidos en Skydrive (el disco online de Microsoft), y de almacenar allí las fotos y videos que va tomando el usuario, también guarda una copia de los SMS y de la lista de aplicaciones y configuraciones del teléfono, aunque esto último no siempre tiene el éxito esperado.

Otra buena noticia es que al conectarse a una PC ahora se comporta como una memoria USB convencional.

Falta saber el precio

Me pareció, en términos generales, un equipo sólido, aunque llega demorado (la idea original de la compañía era ofrecerlo en el país en marzo). Y corre el riesgo de estar una generación atrás al salir a la venta en la Argentina: el 14 de mayo Nokia presentará en Londres un nuevo Lumia , quizás una versión remozada de este 920, quizás otro modelo. Esto no significa nada ; el Lumia 820, por ejemplo, no está en los planes de la filial local. Además, se pondrá en venta un poco después que el LG Optimus G (que Movistar comenzó a ofrecer por estos días) y un poco antes del Samsung Galaxy S4, aunque es probable que a otro precio.

Como fuere, para los que busquen un equipo con una excelente cámara (sobre todo en fotografía con poca luz), el Lumia 920 es una opción muy atractiva. Como smartphone es bueno también; Windows Phone ya es suficientemente sofisticado y puede competir en sofisticación con Android, iOS o BlackBerry 10. No obstante, los amantes de probar múltiples aplicaciones (sobre todo videojuegos) encontrarán en Android una oferta más amplia.

La pieza clave será, por supuesto, el precio. Lo único concreto que se sabe hasta ahora es que lo venderán en la Argentina, desde junio próximo, las tres operadoras locales. Antes (este mes, según Nokia) se pondrá a la venta el Lumia 620, más económico..

TEMAS DE HOYMurió Horacio FerrerEl caso Mariano BeneditElecciones 2015El caso de Lázaro Báez