Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Festejo

Ya se siente el alboroto

Espectáculos

Bersuit Vergarabat llega a Vorterix con tres presentaciones programadas este mes, en las que repasará sus 25 años de historia mediante una recorrida por buena parte de su discografía

Por   | 

Unen rock, cumbia, tango, murga, candombe, amor y letras con un fuerte trazo político -algunos raptos escatológicos- como "La argentinidad al palo", "Señor cobranza" y "Se viene", entre otras. Bersuit Vergarabat, una de las muestras más maduras del rock nacional, cumple 25 años y confirma que, como dice el primer single de La revuelta -undécimo disco de la banda y primero del grupo sin Gustavo Cordera- ".no se puede amarrar/no se puede encerrar/no se puede cambiar el alma.". La celebración comienza hoy con un ciclo en Vorterix que, como propone otra de sus letras, "no se olvida del ayer" y recorre la historia de BV con más shows el 11 y 17.

"Van a ser tres encuentros totalmente diferentes. De todos los discos rescatamos las canciones que sentimos que podíamos reinterpretar y en algunos casos versionar. En el primero vamos a tocar temas de Y Punto, Libertinaje y Testosterona; en el segundo de Asquerosa alegría, Hijos del culo y Don Leopardo. En el tercero La argentinidad al palo. Y en todas las fechas, temas de La revuelta. Como un random de Bersuit", explica Pepe Céspedes, el bajista.

La idea de repasar en cada show una parte de su trayectoria nació en la radio. "Nos propusieron hacer una revisión de nuestra discografía. La idea nos gustó y cuando empezamos a ensayar nos encendimos. Algo así pasó también con la gente. Las entradas para la primera y segunda fecha ya están agotadas", se entusiasma Carlos Martín.

Tal vez se trata, como define el mismo baterista, del alma de Bersuit Vergarabat, esa que no cambia. "Es la química que se da cuando nos ponemos a tocar. Algo que ya sucedió mucho tiempo atrás cuando tres de nosotros subimos, por primera vez, juntos a un escenario". Carlitos, así lo llaman, habla de lo que algunos consideran la prehistoria de la banda: él, Martín y Pepe son amigos desde la infancia, vivían en Barracas y llegada la adolescencia formaron el grupo 1715.

Pero eso fue en 1982. Hoy la Bersuit piensa en Vorterix y en su próxima gira con varios conciertos por España. Albertito Verenzuela recuerda que "la vuelta" también fue con una gira autogestionada por Europa; como parte de ella, en abril de 2011, cerraron el Festival Viña Rock, justo cuando tras un par de años sin mostrarse como grupo y con sus integrantes volcados a proyectos individuales, el Pelado Cordera había anunciado oficialmente que abandonaba las filas bersuiteras. "Nosotros -dice Osky Righi- nunca nos separamos. Después de más de veinte años tocando juntos hicimos una impasse. Se trataba de darle aire a BV, relajarnos y que cada uno tuviera tiempo para sus propios planes. Gustavo decidió abrirse y nosotros respetamos la palabra que habíamos dado, seguimos. El pijama lo llevamos puesto."

Si bien algunos dicen haber leído entre líneas acerca del posible distanciamiento del ex líder del grupo, Juan Subirá -tecladista- asegura que Gustavo no lo había preanunciado y que hubo que elaborar la pérdida, encontrarse y reencontrarse. "La impasse ayudó. La primera vez que volvimos a tocar oficialmente juntos en un escenario fue en 2010, en Rosario. Aunque se habla de una nueva etapa, tenemos más de 150 shows sin el Pelado, además de los mencionados, México, el Luna y el Quilmes, donde nos gritaban gracias por volver", acota Dany Suárez. Carlos también recuerda esos primeros reencuentros con alegría y, con una suerte de cosquilleo, dice. "Ahí se notaba que la llama estaba viva, vivísima. La química seguía existiendo, no se había perdido la magia y la gente lo disfrutaba. Si hablamos de distintos momentos, lo que distingue a éste es la relación entre nosotros. A partir de la ida de Gustavo, un líder muy fuerte, tanto por su forma de ser como por el modo de manejar a la banda, a veces de manipularla, nosotros intentamos generar una relación más horizontal, compartiendo decisiones. Hoy estamos todos al frente de Bersuit". ¿Una síntesis? "Sin el Pelado ganamos libertad y espacio y perdimos a un amigo", afirma Osky. Además, "los que estábamos invisibilizados, ahora somos vistos y eso suma mucho en lo artístico", redondea Pepe.

Todo parece indicar que quienes alguna vez sugirieron que, sin Cordera, BV no era posible, se equivocaban. En palabras de la banda, Bersuit estuvo congelada. Pero con La revuelta derritieron totalmente el hielo. "Cachorro López es un gran productor y vio en nosotros actitud, temperamento, pasta para un buen disco. Confió. Grabar fue una experiencia hermosa y ayudó a recuperar la confianza, sentir que los que nos proponíamos no era imposible", toma otra vez la palabra Carlos.

¿Qué se proponían? "Nosotros tomamos una decisión fuerte, hacernos cargo de nuestra identidad, de nuestro nombre -sostiene Juan-. En algún punto, el ciclo en Vorterix apunta a poder apropiarnos, sobre todo en lo estrictamente musical, de la historia de la banda."

Una historia que, a partir de este repaso, sienten, les permite reinventarse, sanar ciertos vicios y abrir espacio a nuevos temas, por caso, los románticos antes postergados.

"Los próximos shows en Vorterix nos dan la posibilidad de volver atrás desde el presente. En el ciclo se escucharán 78 canciones, una mixtura interesante que también tendrá el público. Los viejos y recalcitrantes bersuiteros percibirán un crecimiento y aquellos que nos vean por primera vez, los que antes no tenían edad para entrar a un recital, podrán descubrir el alma de Bersuit, eso que sigue intacto", aventura Osky. Porque, como coinciden los integrantes de BV, "cuando nos ponemos a tocar aparece esa química inalterable y sucede algo, sucede la música"..

TEMAS DE HOYEl caso de Lázaro BáezCristina KirchnerElecciones 2015SuperclásicoConsejo de la Magistratura