Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Clausuraron 18 fiestas organizadas por Facebook en lo que va del año

Sociedad

El gobierno de la provincia de Buenos Aires informó que desarticuló eventos a los que asisten entre 1.000 y 5.000 adolescentes menores que consumen alcohol en exceso

 
Foto: Archivo 
 

Las redes sociales se convirtieron en unas de las formas más efectivas de convocatoria por su poder de comunicación. Pero ser tan masivo puede convertirlo en una herramienta peligrosa, sobre todo para los adolescentes menores de edad.

Atento a esto, en lo que va del año el gobierno bonaerense clausuró 18 fiestas clandestinas detectadas en Facebook que reúnen entre 1.000 y 5.000 jóvenes, en su mayoría menores de 18 años. Allí se venden bebidas alcohólicas pese a la prohibición establecida por la ley de nocturnidad.

La nueva modalidad de estas fiestas privadas fue detectada por inspectores del ministerio de Salud provincial, quienes para controlar la venta de alcohol rastrearon los megaeventos en las redes sociales.

Este año se secuestraron 12.539 botellas de alcohol, una cantidad que más que suficiente para que se emborrachen unos 5.000 adolescentes.

"Los organizadores perfeccionaron las estrategias para no ser descubiertos y dan a conocer la dirección de la fiesta recién a la madrugada a través de las redes sociales", explica el ministerio en un comunicado. Las fiestas clandestinas fueron clausuradas en quintas del Conurbano y La Plata.

Organización

Por otra parte la subsecretaría de Adicciones del ministerio de Salud advirtió que detrás de estos eventos existe una gran organización que crece y se complejiza a medida que aumentan los operativos.

"Los organizadores buscan estrategias para convocar a los jóvenes y, al mismo tiempo, evitar ser descubiertos por las autoridades del Registro de Expendedores de Bebidas Alcohólicas (REBA)", se sostiene en un informe.

Asimismo, advierte que en los últimos meses sus organizadores implementaron una nueva modalidad para confundir a los inspectores, ya que "venden las entradas con una dirección falsa en un lugar donde no se realiza la fiesta y cuando llegan a esa dirección falsa, un micro los lleva al verdadero sitio".

Para detectar el sitio los inspectores van hasta el lugar falso y así se enteran del verdadero, hasta compran las entradas y las utilizan para llegar a la fiesta que, lejos de ser reuniones pequeñas, desbordan de gente, la mayoría son encuentros masivos que reúnen desde 1.000 hasta 5.000 adolescentes".

Las entradas a estas megafiestas tienen un costo de 80 a 300 pesos, incluyen el ingreso y el traslado en micros, todo a cargo de los organizadores..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYInseguridadSergio BerniArgentina en defaultNarcotráficoMundial de Básquet