Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

El medio es el mensaje

Los "accidentes" psicológicos del poder

Opinión
 
 

Una de las ideas centrales del filósofo francés Paul Virilio es la noción de accidente. Simplificado querría decir que cada novedad técnica trae consigo su propia desgracia. Así, la noción del hundimiento no se da sino después de la aparición de algún tipo de embarcación; los electrocutados son una consecuencia no querida de la energía eléctrica y los choques se producen sólo a partir de que circulan vehículos terrestres.

La teoría podría aplicarse a los mil y un intentos fallidos del kirchnerismo por procurar que su relato idealizado sobre la realidad sea monolítico y no cruja. Pero las fisuras, de todos modos, aparecen y cada vez con más frecuencia y consecuencias.

El "accidente" por hacer de la palabra "inflación" un tabú tan persistente se manifestó en el ataque de pánico público del ministro de Economía, Hernán Lorenzino. Al no estar habituado a responder preguntas de los periodistas locales, más que monologar con los de las usinas K que dejan que se explaye sin cuestionarlo en lo más mínimo, en cuanto una colega griega pronunció la maldita palabra, el hombre balbuceó y transpiró antes de lanzar su afligida frase consagratoria ("me quiero ir").

No es el único tipo de "accidente viriliano" que ha acontecido en los últimos tiempos en el seno de la fuerza que ocupa el poder central de la Argentina.

Las afirmaciones meramente voluntaristas y de deseos que se largan a la bartola, pero sin que se tomen antes los mínimos recaudos para que el relato y la realidad encajen un poco mejor, tuvieron una espectacular contradicción cuando anteayer el vicepresidente de la Nación le restó importancia a la trepada del dólar. "Es marginal, especulativo y tiene que ver con poquitos argentinos", dijo Amado Boudou, como si estuviese narrando un cuento de hadas a inocentes niños. La irrefrenable cotización de la divisa norteamericana ese día fue el "accidente" que no pudo conjurar: rozó los diez pesos, para cerrar en $ 9,88.

A veces el "accidente" lo producen los propios funcionarios con sus acciones, frustrados porque las cosas no salen a su gusto. Tras probarlo todo contra el Grupo Clarín -ADN de los hijos de Ernestina Noble, Papel Prensa, ataque a Fibertel y ley de medios, sin hasta ahora haber logrado mover significativamente el amperímetro-, Guillermo Moreno produjo la vodevilesca incursión en la asamblea de ese holding, con la participación del bufo triste, Daniel Reposo, y de la estrella menguante, Axel Kicillof, en una regresión adolescente, que redujo su protagonismo a un persistente mordisqueo de un bolígrafo.

Intentar controlarlo todo puede producir fugas de seguridad desopilantes. Tal lo que le ocurrió en un par de ocasiones en las "espontáneas" teleconferencias presidenciales a Cristina Kirchner cuando parecía hablar con simples vecinos que en realidad eran personas no tan cuidadosamente seleccionadas en un casting previo mal organizado por el área de "difusión presidencial", que depende del vocero Alfredo Scoccimarro.

En estos días también salió a la luz otro de los secretos mejor guardados del Gobierno: se filtró el documental original sobre Néstor Kirchner, dirigido por el cineasta Israel Adrián Caetano, que había sido archivado para dar paso a una versión más edulcorada de Paula de Luque, que finalmente fue estrenada y que, tras un intenso impulso inicial, con compras masivas de entradas por parte de militancias organizadas, no tuvo mayor repercusión.

Ahora que ese trabajo trascendió se entiende qué cosas pudieron haber molestado: se lo ve a Kirchner con Carlos Menem y se lo escucha a Eduardo Duhalde. Es una película menos prolija y ambiciosa, más política y áspera. De Luque reemplaza esas incomodidades con testimonios familiares (madre, hijo, hermana y cuñada) y logra una producción más emotiva, pero descafeinada, repleta de caminos y paisajes patagónicos.

Por último, al actor Guillermo Francella, más que un "accidente viriliano", acaso le tocó el más mafioso "que parezca un accidente".

De buenas a primeras, tras deslizar mínimas críticas al Gobierno, resultó que el sketch de la nena en programas grabados por él hace doce años y repetidos desde entonces sin ningún tipo de problemas, ahora -justo ahora- resultó denunciado por una ONG contra la violencia de género. Paradójica voz cantante es la abogada María Raquel Hermida, defensora de Daniel Bellini, condenado en primera y en segunda instancia por el asesinato de su mujer. Pero, además, Hermida, trabaja para Afsca, el organismo que preside Martín Sab- batella, y también embistió contra el suspendido aviso de Francisco de Narváez.

Anteayer, en el programa Lanata sin filtro, de Radio Mitre, Hermida dijo que había solicitado "retirar la palabra «ella» porque es sexista", casi en línea con el pedido de hace un mes de la legisladora kirchnerista María José Lubertino, que denunció que la distinción con colores rosa y celeste de los huevos Kinder (a los efectos de que se sepa qué tipos de juguetes contienen) era "un retroceso para la igualdad de género".

Graben en sus memorias todo esto: hasta ustedes mismos, testigos de esta época, dudarán en el futuro de que haya sido cierto. Sin embargo, está sucediendo, aquí y ahora..

TEMAS DE HOYLa pelea con los holdoutsLa muerte de García MárquezElecciones 2015Semana Santa