Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Guillermo Montenegro: "Lo que pasó en el Borda no tiene que volver a ocurrir"

Seguridad
 
 

Una semana después de los incidentes y la represión ocurridos en el hospital Borda, donde más de 30 personas resultaron heridas por la Policía Metropolitana, el ministro de Justicia y Seguridad de la ciudad, Guillermo Montenegro , dijo a LA NACION que "quiere a una policía firme", que procure "hacer respetar la ley y el espacio público". Aunque admitió que los hechos de violencia y los heridos por disparos de balas de goma no pueden volver a repetirse.

Montenegro, que asumió la responsabilidad política por la represión policial ocurrida el 26 del mes pasado , cuando la Ciudad intentaba comenzar con las obras del futuro Centro Cívico, aseguró que el ministro de Desarrollo Urbano, Daniel Chain, fue quien le solicitó la custodia de la Metropolitana para realizar la demolición del lugar.

-¿Quién tomó la decisión de hacer esta obra en el Borda cuando la Justicia la había suspendido? ¿Quién le pidió a la Metropolitana?

El ministro [Daniel] Chain. Él me envió una carta el 25 de abril en la que solicitaba la custodia de la Metropolitana para hacer la demolición y el cerco de obra en el Borda. Y fuimos a custodiar esa tarea, pero después pasó lo que pasó.

-¿Cuántos policías enviaron?

Unos 45 policías. Y había un grupo de infantería que era de la Comuna 4.

-Era un número considerable; eso quiere decir que preveían que podría haber disturbios allí...

Sí, porque ya había habido problemas anteriormente. No mandé un patrullero nada más. La zona del Borda es un lugar muy amplio y el año pasado nos habían agredido, y dije: «Bueno, mandemos cuarenta tipos». Después, cuando agreden a nuestros policías, llegaron los refuerzos. Y en total habría 200 uniformados. Pero no todos eran de la infantería.

-¿Por qué deciden avanzar en esta demolición cuando la Justicia no los habilitaba?

Esta decisión estaba fundada en un visto bueno que dio [Julio] Conte Grand, el procurador general de la Ciudad, y en el que yo, desde afuera, también estoy de acuerdo.

-Pero la Cámara en lo Contencioso Administrativo porteño falló en contra y los multó con 20.000 pesos a varios funcionarios por desconocer, justamente, este fallo.

No termino de entender por qué la Cámara le pone efectos suspensivos a algo que la ley dice que tiene efectos evolutivos. No sé... Lo van a tener que explicar... Lo que dice Conte Grand es lo que dice la ley.

-¿Cómo comenzaron las agresiones en el Borda ?

Las primeras agresiones son de manifestantes hacia dos guardias de seguridad del lugar. Y después atacaron a la policía; las primeras fueron dos mujeres policías. Es impensado que yo vaya a pegarle a un grupo de médicos y enfermeros que estaban manifestándose, así porque sí. Si como sociedad creemos que tirarle piedras a la policía está bien, estamos totalmente perdidos.

-¿ Y qué ocurre después? ¿Le pareció bien la respuesta policial? Les disparaban balas de goma a pocos metros de distancia a manifestantes, médicos, legisladores y periodistas.

Lo negativo es la cantidad de periodistas que hubo lesionados. Tenemos que pedirles a ellos que nos ayuden a ver quiénes fueron los policías que actuaron mal. Yo necesito tener en claro cómo trabajó la policía.

-¿Qué autocrítica hace del operativo?

No me gustó lo que pasó y estamos trabajando para corregirlo. Hay que armar un protocolo para actuar con los periodistas, por ejemplo. Esto que pasó no fue bueno.

No quiere una policía represiva, entonces.

Represiva... esa palabra. Yo quiero una policía firme, que haga cumplir la ley y el orden en el espacio público. Pero lo que ocurrió en el Borda, sin dudas, no tiene que volver a ocurrir.

-¿Quién es el responsable de lo que pasó?

Yo. Eso es inevitable. En las buenas y en las malas. Cuando hacés las cosas bien, sos un campeón, y cuando las hacés mal, sos un "Cachito".

-Y ahora que se reconoce como un "Cachito"... [interrumpe]

No, no, yo no digo que soy un "Cachito". Yo digo que hay que mejorar. Algunas cosas salieron mal.

Perfecto, pero, con todo lo que sucedió, ¿no pensó en renunciar? Varios legisladores y organismos públicos criticaron duramente el accionar policial, además de pedir su salida.

Nunca pensé en renunciar y nunca puse a disposición mi renuncia a Macri. Porque, en realidad, él sabe que mi renuncia la tiene desde el 10 de diciembre de 2007, cuando asumí como ministro. Desde entonces he pasado por miles de pedidos de esta naturaleza, pero acá estoy. Soy el ministro más renunciado de Macri.

¿Y Macri? ¿Qué le dijo en la intimidad del día después de los incidentes, cuando todos los medios de comunicación hablaban de esto?

Macri banca. Siempre. Cuando la discusión es de los valores, no hay dudas: la ley y el orden tenemos que respetarlos como sociedad. Y la policía tiene que dar estas garantías. Nosotros no fuimos a reprimir a una manifestación, fuimos a custodiar una obra y nos atacaron. En ese contexto, lo que se hizo es lo que se tenía que hacer. En ese lugar, Macri siente lo mismo.

-¿Lamenta algo después de toda la violencia que hubo?

Que haya habido médicos y periodistas heridos. Mucho. Pero esto se desmadró porque hubo gente que fue a tirar piedras. Gente que odia a Macri y que está haciendo disturbios en todas las protestas. Esto es muy claro y es puramente político.

-¿Usted cómo se siente?

Yo lo estoy pasando como el culo. Voy a la Legislatura, pongo la cara y respondo. Es mi deber. En los últimos diez años no vi a ningún funcionario nacional haciendo esto de dar explicaciones. Y voy a volver a la Legislatura 74 veces si hace falta. Lo importante es que quede todo claro y que como sociedad comencemos a respetar la ley. Insisto: no podemos pensar en que está bien tirarle piedras a la policía..

TEMAS DE HOYInflación y preciosFrancisco en Semana SantaElecciones 2015La tragedia del ferry Sewol