Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Lavado de dinero

El caso Lázaro Báez impacta en la dinámica de la justicia en Suiza

Política

La causa aceleró el interés por encontrar mecanismos que agilicen la detección del origen de activos ilíticos; también tuvo repercusión en los medios de comunicación locales

Por   | Para LA NACION

En Suiza el "Lazarogate" ya está instalado en la consideración pública como un gran caso de dinero mal habido . Empezó a escalar con unas notas de los diarios Le Matin y Die Tages Anzeiger, los que se hacían eco de las revelaciones del periodista Jorge Lanata; pero después adquirieron su propia dinámica.

Hoy, el canal helvético RTS dedicará su edición de las 19.30 a un análisis del supuesto esquema de evasión. Ese interés, en parte, tiene que ver con un sincero sentimiento de indignación en la población, protagonizado por una generación que se siente menos aislacionista que sus padres y que es más permeable a las cosas que ocurren más allá de los Alpes.

"Es increíble que ese tipo de dinero siga llegando a los cofres de nuestros bancos", resume a LA NACION desde Lausanne (Suiza) Olivier Longchamp, responsable del departamento de investigaciones y finanzas internacionales de la asociación "Declaración de Berna", el organismo con más antigüedad en la lucha contra el blanqueo de activos. El énfasis sobre el Lazarogate también es propiciado por el proprio banco Lombard Odier, donde se encontraron las primeras sumas del esquema off shore .

Lombard Odier es un banco con pedigrí que últimamente ganó protagonismo público en Suiza, en España y en el mundo entero. Yves Steiner, periodista de RTS, en declaraciones a este diario contó que "Lombard Odier tiene varios centenares de millones bloqueados por la justicia suiza por casos de blanqueo de dinero. Está el caso de la hija del presidente de Uzbekistán, Gulnara Karimova, un caso de la mafia china y el bullicioso caso de los fondos del Partido Popular español (...). Son siempre las mismas estructuras panameñas".

Una de las manifestaciones de la creciente preocupación por esclarecer la situación es la inaudita celeridad por parte del Ministerio Publico de la Confederación (MPC) para abrir una instrucción penal, aplicando el artículo 309 del Código de Procedimiento Penal. Lo hizo inmediatamente después de haber acusado recibo de la denuncia de los parlamentarios Graciela Ocaña (Unión para el Desarrollo Social y la Equidad) y Manuel Garrido (UCR). El que interpuso la demanda ante el MPC no fue siquiera el juez Sebastián Casanello. El MPC estaba en su derecho de no acceder al pedido. La trampa del sistema suizo, dice Longchamp, es precisamente que la iniciativa de dirigir un pedido de información o abrir una causa penal la tiene el gobierno del país víctima de la corrupción. En la Argentina, las personas que tendrían competencia para hacerlo serían, según el derecho suizo, la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, o el ministro de Justicia, Julio Alak. Esta vez se esquivó la trampa, no obstante éstos son los funcionarios con prerrogativa para contestar al pedido de información de la justicia.

Los trillones de divisas oriundas de la zona gris de la finanza internacional durmiendo en los bancos suizos difícilmente sufran la promiscuidad de las fortunas edificadas por fondos desviados al erario de países emergentes. Así lo entienden también los banqueros que han ajustado sus prácticas tanto a las nuevas normas como al tremendo riesgo de publicidad negativa.

Para Michel Derobert, secretario general de la Agrupación de Banqueros Privados, "el banquero tiene la obligación de entender el trasfondo de la operación. En caso de sospecha de una operación de blanqueo de dinero, el banco tiene el deber de saberlo. Si detrás de una operación hay un reciclaje, eso es calificado por el derecho suizo de criminal". Pero aclara: "No somos policías. Hacemos lo necesario para conocer los derechohabientes, el contratante, intentamos saber lo que hay detrás. Y si constatamos algo sospechoso alertamos al MROS (Money Laundering Reporting Office Swiss) en Berna".

Enrico Monfrini, el defensor del gobierno nigeriano para la recuperación de los fondos del difunto dictador Sani Abacha, en declaraciones a LA NACION admite que "todos los bancos proceden a las debidas diligencias para saber quién es quién y se volvieron más prudentes, pero no hay banco que pueda resistir al atractivo de esos montos". El golpe de genio de Monfrini fue crear una pirueta jurídica, utilizando el arsenal jurídico sobre las organizaciones criminales. Esa disposición permite bloquear los fondos y al acusado demostrar que los fondos no son de origen criminal.

A propósito de la suma bloqueada a nombre de Teegan, perteneciente a Martín Báez (hijo de Lázaro), que es ridícula en comparación con lo que se mueve en ese circuito financiero, Monfrini estima que es muy positivo que se haya identificado al propietario. "Si algo fue encontrado, un buen técnico siempre podrá reconstituir el esquema y terminar por iniciar el proceso de confiscación y recuperación. Si hay una cuenta, hay movimientos in y out. Se tiene acceso a la documentación.".

TEMAS DE HOYLa pelea con los holdoutsPresupuesto 2015Conflicto en Medio OrienteCrisis energética