Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Sin techo

El congelamiento de precios no alcanzó para contener la inflación

Economía

En abril, el costo de vida cerró con una suba de entre 1,5 y 1,8 por ciento, empujada por los aumentos en los combustibles y la educación privada

Por   | LA NACION

El congelamiento de precios que impuso el Gobierno da cada vez más señales de ser incapaz de contener la inflación. Después de dos meses un poco más tranquilos, como fueron febrero y marzo, el costo de vida volvió a pegar un salto en abril y cerró con una suba que oscila entre 1,5 y 1,8%, de acuerdo con las estimaciones de consultoras privadas.

Si bien los precios de los artículos que comercializan los grandes supermercados permanecen prácticamente sin cambios desde el 1° de febrero, el resto de los bienes y servicios que explican el costo de vida volvieron a cerrar abril con aumentos cada vez más generalizados, incluyendo los alimentos y bebidas que se venden por fuera de las grandes cadenas y que, por lo tanto, no están bajo la órbita de los controles oficiales .

La suba del último mes estaría en línea con la del anterior, que, según informó el índice Congreso, alcanzó el 1,54%, pero con el agravante de que abril es por lo general un mes de baja estacionalidad en materia de inflación, en especial respecto de marzo, el más caliente del año en lo referido a aumentos de precios.

" Abril está cerrando nuevamente con una inflación por arriba del 1,5% , que es empujada no tanto por los alimentos, que en los supermercados no registran grandes cambios, sino más bien por otros rubros, como la educación y los combustibles", explicó Fausto Spotorno, economista jefe del estudio Orlando J. Ferreres.

Los aumentos del mes pasado fueron liderados por los combustibles, que a partir de la implementación de la regulación que fija precios máximos para el sector tuvieron un alza promedio del 10% en las últimas tres semanas.

En el sector petrolero, además, no descartan nuevos aumentos y precisan que YPF -que concentra cerca de la mitad del mercado de las naftas- puede aplicar un incremento adicional de hasta el 10 por ciento, ya que por lo menos en la Capital Federal no alcanzó el techo en materia de precios que tienen sus competidores.

En materia de educación privada, el gobierno porteño autorizó en los últimos días de marzo un incremento de las cuotas de hasta el 26% para los colegios que reciben subvención, lo que se tradujo en subas de hasta diez por ciento en las cuotas de abril.

A la lista de aumentos del mes, además hay que sumar a la indumentaria, como producto de factores estacionales y la llegada a las vidrieras de las prendas para la temporada de invierno.

En el caso de los alimentos, los analistas privados destacan el comportamiento diferencial que tienen los precios de acuerdo con el canal comercial. "El congelamiento se concentra en las grandes cadenas de supermercados, que son las más visibles para el Gobierno, con una variación de -0,06% durante marzo y de -0,09% en las tres primeras semanas de abril", explicó Eduardo Levy Yeyati, socio de la consultora Elypsis.

Muy diferente es el panorama cuando se analiza el comportamiento de los precios en el resto de los canales comerciales. El relevamiento que realiza el ex diputado Héctor Polino en pequeños comercios de la Capital Federal dio cuenta de que en abril los alimentos tuvieron un aumento del 1%, y desde que se inició el congelamiento oficial acumulan una suba de 2,35 por ciento. Por su parte, el índice de precios barrial que mide la organización Libres del Sur en el conurbano bonaerense dio cuenta de una suba del 5,2 por ciento en los primeros 60 días de vigencia del congelamiento.

A la hora de explicar el repunte de la inflación, los economistas también alertan sobre el efecto en el costo de vida que tiene la escalada del dólar blue. "A partir de los últimos meses de 2012, habíamos notado una aceleración de la inflación, con una retroalimentación con el dólar paralelo. Cada suba del blue genera más expectativas de inflación, lo que a su vez termina impulsando la demanda de dólares", explicaron en la consultora Economía & Regiones.

La preocupación por la evolución del dólar blue es compartida por el economista Ricardo Delgado, de la consultora Analytica. "Para reducir la inflación de modo gradual, pero permanente, es preciso administrar las expectativas que hoy realimentan la histeria en el blue. Para lograr credibilidad, se necesita un nuevo IPC, que reemplace el anterior y deje a un lado los imperfectos índices privados, algo de moderación fiscal y monetaria, y un acuerdo de mediano plazo con trabajadores y empresarios", señaló Delgado.

Por su parte, en el estudio Ferreres ponen el acento en el impacto que tiene la emisión monetaria en los precios domésticos. "Para todo el año esperamos que la inflación se ubique como mínimo en un 25% y no descartamos una aceleración hacia fin de año que coincida con un incremento en el ritmo de emisión", señaló Spotorno.

Pronóstico reservado

Los economistas consultados por LA NACION además pronostican que el congelamiento de precios difícilmente puede sostenerse en el tiempo. "Este tipo de medidas terminan siendo como tapar el sol con la mano, porque la base monetaria sigue creciendo a una tasa superior al 37%, con lo cual lo único que se está logrando es posponer los aumentos, que tarde o temprano van a llegar y con más fuerza. Lo único que puede ayudar a frenar la inflación es la reducción del nivel de actividad, en un fenómeno parecido a lo que ocurrió en 2009", explicaron en Economía & Regiones.

En la misma línea, el economista Camilo Tiscornia afirmó que hoy la principal ancla para evitar una aceleración de la inflación es el freno de la actividad económica. "Para este año esperamos una inflación similar a la de 2012 por la debilidad de la actividad económica", explicó el economista.

Moreno autoriza más aumentos

Si bien oficialmente el congelamiento sigue vigente, la Secretaría de Comercio Interior, que dirige Guillermo Moreno, ya empezó a autorizar nuevos aumentos de precios, con subas que oscilan entre 1 y 9 por ciento.

Entre las empresas que ya recibieron el visto bueno para retocar sus listas de precios figuran tanto multinacionales como Coca-Cola y Colgate Palmolive como grandes fabricantes nacionales, como el frigorífico Paladini, la Algodonera Avellaneda (Vicentin), La Virginia y algunas pymes como Maculan (que fabrica escobas), Emeth (mermeladas) y Lheritier (golosinas)..

Del editor: qué significa.
Pretender frenar la inflación con controles en este contexto es querer tapar el sol con las manos. Sin medidas de fondo, los precios seguirán subiendo.

TEMAS DE HOYProtesta policialCristina KirchnerTemporal en Buenos AiresElecciones 2015Copa Sudamericana