Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Lavado de dinero

Sugestivos nexos de Lázaro Báez con otros escándalos

Política

Lázaro Báez contó con ayuda para ingresar valijas repletas de dinero a la Argentina. Y las ramificaciones de esas ayudas, que él mismo detalló, llegan a tocarse con algunos de los mayores escándalos de los últimos años en el país: el caso Ciccone, la gestión de los préstamos garantizados de la Anses y hasta la causa Armas, según surge de documentos judiciales, de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y del Tribunal Fiscal cuyas copias obtuvo LA NACION.

La suma de casualidades es notoria. Abarca como uno de los protagonistas al hijo del traficante de armas Diego Palleros ; también al ladero de Ernesto Clarens, un financista clave para comprender los manejos de los fondos patagónicos de las últimas décadas, y hasta a la sociedad bursátil Facimex, vinculada con el banquero Jorge Brito, la misma que participó en el caso Ciccone para traer $ 2,4 millones de Uruguay de una sociedad que opera con acciones al portador.

Todos esos factores confluyeron alrededor de Badial SA, una de las constructoras del emporio Báez. Los sabuesos de la AFIP comenzaron a investigarla cuando detectaron ingresos millonarios en sus cuentas sin justificación y sospecharon que podía esconder operaciones de lavado de dinero proveniente de ilícitos locales.

Forzado a dar explicaciones, el ex cajero del Banco de Santa Cruz dijo que esos millones no provenían del mercado interno, sino que llegaban de Uruguay.

Y lo hacían, dijo, en auto, avión y barco, transportados por Carlos Adrián Calvo López y otros valijeros, a los que no identificó por sus nombres.

A partir de ese momento, comenzó una puja entre la línea técnica, que quería profundizar la investigación -hasta que fue removida por completo- y Báez, que logró que los nuevos jefes revocaran varios pasos dados dentro del sumario S/431/069/07 para dejarle presentar nuevos documentos.

Báez explicó entonces que "parte de los aportes en efectivo" provinieron de la firma uruguaya Reloway Company, "a través del señor Carlos Adrián Calvo López", que figura a su vez como director de la financiera Invernes, que controla Clarens, un financista de la City porteña que afrontó serios problemas a fines de los 90.

Con el paso de los años, Clarens logró resurgir de sus cenizas. Al punto que se posicionó como referencia para las operaciones financieras en Santa Cruz. Hoy, Clarens disfruta de otro pasar económico, con mansión incluida en Carmelo, Uruguay, pegada a la de su amigo Brito.

Según Báez, Calvo López depositó parte de esas valijas en el Banco Sudameris de Río Gallegos, sin comprobante alguno, y que "el resto de los aportes [dinero en efectivo]" se los entregaba a él, que "firmaba un recibo provisorio, no quedándose con una copia del mismo", según consta en la respuesta que dio al requerimiento impositivo F.8600/I 018 N° 0027354.

Esas supuestas valijas de Reloway traídas por Calvo López, Báez sostuvo que las destinaron luego a "impuestos, sueldos, aportes y distintas inversiones". Entre otras, la compra de un terreno en el Barrio Ayres del Pilar y dos terrenos de la quiebra "Rodríguez Carrera e Hijos SA". Pero aclaró: "Dichas operaciones las realizó directamente el señor Carlos A. Calvo en Buenos Aires y Río Gallegos".

La AFIP buscó entonces a Calvo López para que confirmara o desmintiera a Báez, pero resultó inhallable. De hecho, por lo menos parte de su familia emigró a Bahamas, según cuentan en Montevideo. Pero Báez logró que apareciera, aunque no ante los sabuesos, sino mediante un testimonio por escrito ante un escribano público. Contó de sus viajes "al país en numerosas ocasiones por diversas vías [fluvial, aérea, terrestre]".

Calvo López no fue el único que salió a respaldar la versión de Báez. Apareció el hijo homónimo de Diego Palleros, uno de los traficantes de armas más célebres de la Argentina durante los años 90. También volcó su testimonio ante un escribano público y sostuvo: "El fondeo de la firma [Badial] por aquellos años se produjo básicamente por aportes del accionista mayoritario extranjero Reloway Company SA".

Armas, Ciccone y Anses

Casado con una hermana de Báez, Diego Palleros (h.) aparece vinculado a Palma SA, otra constructora del emporio, investigada a su vez por la Justicia en la megacausa Viazzo por la emisión millonaria de facturas truchas. Antes y después, su padre lidió con la causa Armas, en la que admitió que había pagado comisiones a nivel político para cerrar la operación y en la que en marzo último la Cámara de Casación lo condenó.

La supuesta aportante de los fondos, Reloway, ofrece sus propias sorpresas. En Uruguay figura inscripta en el Banco de Previsión Social -como una administradora de mercados financieros- y en la Dirección General de Registros, pero la dirección que comunicó es falsa, según verificó el diario uruguayo El Observador. Allí vive una familia que nada sabe sobre esa firma, que, aunque es una financiera, tampoco se inscribió en la Central de Riesgo del Banco Central (BCU).

De los expedientes que circularon por la AFIP y el Tribunal Fiscal surgen también los roles que asumieron las sociedades bursátiles Lynx y Facimex. En la City porteña, la segunda es conocida como la firma del banquero Brito, además de haber sido la preferida por el fallecido ex presidente Néstor Kirchner para sus operaciones. Y figura, además, como un eslabón clave en el entramado financiero del caso Ciccone, al servir como canal de ingreso de $ 2,4 millones a The Old Fund, aportados por otra misteriosa sociedad uruguaya, Dusbel SA, con acciones al portador.

Varios nombres se repiten, también, en la investigación penal sobre los préstamos garantizados de la Anses, que comenzó con una denuncia del diputado Claudio Lozano. Facimex, sostuvo entonces, "siempre apareció vinculada con las historias más negras del mercado financiero".

Pese a todo, a Báez le fue mal dentro de la AFIP, que concluyó que no había logrado justificar millones en aportes a Badial. El empresario convocó entonces a la abogada Paola Martínez Naiflesch para apelar ante el Tribunal Fiscal, que dio forma así al expediente número 32.999-I. Para eso, el empresario fijó su domicilio legal en el estudio privado del director de la Dirección General Impositiva (DGI), Ángel Toninelli, y consignó como su número telefónico una línea que aún figura a nombre del hijo de ese funcionario, Federico Toninelli, tal como reveló LA NACION, semanas atrás. Entonces sí, con un nuevo vocal que actuó como subrogante, Báez logró revertir la suerte de Badial.

Llamativos lazos de la causa

Las denuncias sobre manejo de fondos en torno al empresario Lázaro Báez sacan a la luz vínculos con varios casos de corrupción

  • Ingresos sospechosos
    Un reporte presentado en la UIF alertó sobre ingresos millonarios en la firma Invernes, del financista Ernesto Clarens, por depósitos realizados desde Gotti SA, una empresa de Lázaro Báez
  • Caso Ciccone

    La sociedad bursátil Facimex, vinculada al banquero Jorge Brito, es la misma que sirvió como vehículo para ingresar desde Uruguay la suma de $ 2,4 millones para la sociedad The Old Fund
  • Caso armas
    Casado con una hermana de Báez, Diego Palleros (h.) está vinculado con la constructora Palma SA, investigada por emitir facturas truchas
  • ANSES
    La empresa Facimex también apareció vinculada con la investigación penal sobre los préstamos garantizados de la Anses
  • Piden auditar los gastos en Santa Cruz

    RÍO GALLEGOS.- Las denuncias contra el empresario Lázaro Báez, principal beneficiario de la obra pública en Santa Cruz, tuvieron consecuencias en la Justicia y también en la Legislatura provincial, donde se presentaron proyectos para que se audite la obra pública en la provincia.

    La diputada radical Stela Maris Bubola solicitó que se conforme una comisión especial para auditar la obra pública para que se eleve un informe sobre los costos y méritos de los contratos vigentes y se solicite también que la provincia ponga a disposición los registros, acuerdos, certificaciones y proyectos disponibles. Otro proyecto reclama al Tribunal de Cuentas un informe de las obras entre 2003 y 2013 en la provincia..

    Del editor: qué significa.
    Los nexos de Báez con otros escándalos abonan las sospechas, pero, sobre todo, son significativos por las nuevas líneas de investigación que podrían abrir.

    TEMAS DE HOYArgentina en defaultLa pelea con los holdoutsCristina KirchnerLa reforma del Código Civil