Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Atletismo

Sin límites

Deportiva

Con 21,26 metros, Germán Lauro batió el récord sudamericano en bala y finalizó 2° en la Diamond League, en Doha; el Mundial de Moscú, la meta

Por   | LA NACION

Se modifica la manera de analizar a Germán Lauro: ya no se lo mide por los pasos que da en el lanzamiento de bala, sino por la proyección de su rendimiento definitivo. ¿Hasta dónde llegará? ¿Cuál será su techo? En pos de la buena salud del atletismo argentino, el Coloso de Trenque Lauquen está empecinado en correr los límites un poco más cada día. Entonces, cualquier especulación a futuro cae en saco roto. Ayer, en Doha, el atleta de 29 años logró varios hitos a la vez: con una marca de 21,26 metros en el tercer tiro batió su récord nacional y el sudamericano, para ubicarse en el 2° puesto de la Diamond League, un certamen en el que ningún argentino había participado jamás. El ganador fue el norteamericano Ryan Whiting, con 22,28 m.

Vaya si había motivos para que Lauro festejara junto con su entrenador y mentor, Carlos Llera: 1°) Trituró el registro sudamericano que ostentaba el chileno Marco Antonio Verni desde el 29 de julio de 2004. 2°) Dejó atrás en la clasificación al campeón olímpico, el polaco Tomasz Majewski (21,89 en Londres), y al norteamericano Reese Hoffa (21,23), medallista de bronce en los Juegos. 3°) El registro que obtuvo ayer en Doha le habría significado a Lauro el tercer lugar del podio en los últimos Juegos Olímpicos. Allí, había finalizado 6°, con 20,84 metros. 4°) Mejoró en 28 centímetros su última marca, obtenida en el Cenard el mes pasado. 5°) La actuación le valió una invitación para participar en la fecha de la Diamond League en Roma, por disputarse en 25 días.

Pero este combo de buenas noticias está lejos de aturdir a Lauro, quizás el mejor exponente del atletismo nacional en los últimos 50 años. Más confiado que nunca por el brillo de sus actuaciones, señaló a TyC Sports: "Venimos trabajando muy bien desde hace años y eso se está viendo ahora. Este año fue de mucho crecimiento y esperemos que siga siendo así. Con Carlos (Llera) nos sorprendemos por las marcas que vienen saliendo".

Lauro calentó el brazo con un discreto primer lanzamiento de 19,82 metros. En el segundo intento ya tiró 20,07 y en el tercero apareció la marca mágica. En los restantes no pudo subir el listón (20,69; 20,59 y 20,95), pero esta serie en Doha cumplió también el objetivo que él se había propuesto en enero: establecer una media de rendimiento por encima de los 20,50. "La serie fue muy buena, no es que salió un tiro solo. Estoy muy bien pero todavía falta muchísimo hasta el Mundial de Moscú, que es nuestro objetivo principal. Ahora hay que seguir creciendo."

La cita en Rusia se disputará del 10 al 18 de agosto y, como él mencionó, figura con resaltador fluorescente en su calendario, pero antes tendrá varias estaciones. La semana próxima participará en los Grand Prix de Uberlandia y San Pablo, en Brasil, y luego analizará con su entrenador cuáles pueden ser los certámenes más apropiados para este tramo de su carrera. "Porque tampoco es cuestión de competir por competir. La idea no es viajar todo el tiempo, a la larga puede ser contraproducente", advierte el Coloso.

Además de una impecable condición física y de una calibración justa en el aspecto técnico, Lauro está manejando a la perfección la tensión y los nervios al momento de la verdad. Un atributo que ha traicionado a varios atletas argentinos que en los últimos tiempos prometían rendimientos importantes en grandes citas. El más claro ejemplo es el de Jennifer Dahlgren (martillo) en Londres 2012.

Asimismo, para él surge natural el sentido de la autosuperación. Un sentimiento que le brota en forma instintiva, y que lo ha movilizado pese a los inconvenientes para vivir del alto rendimiento. "Se compite con uno mismo, eso es tal vez lo lindo que tiene esto. Ves día a día lo que sos capaz de hacer. Si querés lograr un récord o una medalla, está en vos", dijo alguna vez.

Después de haberse alojado ocho años en el Cenard (2001-2009), en pleno ruido porteño, Lauro disfruta últimamente de cada vuelta a casa. Trenque Lauquen, de 50.000 habitantes, es desde septiembre de 2009 su refugio, su lugar en el mundo y donde construye sus sueños bajo la mirada atenta de Carlos Llera. Es el mismo sitio en donde, bastante más joven y con su grupo de atletismo, tuvo que organizar rifas y vender pollos para activar su carrera en bala.

Es un agradecido del aporte económico del Enard (Ente Nacional del Alto Rendimiento), pero entiende que en la Argentina todavía faltan políticas deportivas, una planificación que, según su pensamiento, se verá en los hechos dentro de muchos años.

Lo de Lauro es el ejemplo vivo de un proceso bien llevado en el tiempo: mejoró notablemente los índices de fuerza, potencia y velocidad y encontró las condiciones ambientales justas para exigirse en cada jornada un poco más. La suma de confianza y el roce internacional provoca que ya no se sienta un extraño entre las estrellas de esta disciplina. Por eso, es imposible indicar dónde está su límite.

Chiaraviglio elogió su regularidad

El garrochista santafecino Germán Chiaraviglio, campeón mundial de menores en 2003 y junior en 2006, además de medallista panamericano 2007, señaló: "Sin dudas, la actuación de Lauro le hace muy bien al atletismo argentino y de la región. Es trascendental no sólo por su marca, sino también por su regularidad"..

TEMAS DE HOYActividad económicaCaso García BelsunceRoberto Gómez BolañosInseguridadCristina Kirchner