Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Control

El cepo publicitario, sólo para diarios no oficialistas

Política

Desde este fin de semana, las cadenas de hipermercados y electrodomésticos pueden publicar avisos publicitarios en cualquier medio de comunicación, salvo en los diarios LA NACION, Clarín y Perfil. Así se lo hizo saber esta semana a las empresas el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, que también decidió para el 1° de junio próximo el fin del denominado "congelamiento de precios" que junto con el cepo rige desde el 4 de febrero pasado.

Hasta la TV abierta porteña quedó finalmente fuera de la prohibición, que durante tres meses privó a los consumidores de acceder a información sobre productos y precios y a las empresas periodísticas de una fuente de sustento clave para su viabilidad económica. Los híper volverán progresivamente a esas pantallas donde, salvo algunas pocas excepciones, predominan dueños y voces oficialistas.

"Yo a ustedes no los puedo hacer quebrar. Sé que la están pasando mal, aguanten que los voy a ayudar", les dijo -comprensivo- el funcionario a los presidentes de las principales cadenas de supermercados y electrónicos del país durante un extenso encuentro. Allí, los empresarios le mostraron al funcionario los números rojos que dejó la política de control de precios en un contexto inflacionario y de caída del consumo. En esa reunión, ante la pregunta si se podía volver a publicitar ofertas, Moreno respondió: "TV y diarios, no". Sin embargo, horas después habilitó a la televisión abierta.

Las ventas medidas en unidades cayeron el 7% entre abril pasado y el mismo mes de 2012 en los hipermercados, según una fuente a la accedió LA NACION. Sin embargo, otros datos señalan que la caída podría haber sido aún mayor. Ante la prohibición, que desde el primer momento fue transmitida de manera verbal e informalmente por Moreno a las empresas, las cadenas comerciales redireccionaron parte de su presupuesto a otros vehículos publicitarios, como la vía pública, las pantallas de cine, Internet o folletos bajo puerta. Aún así, las ventas se desplomaron. Y las empresas empezaron a evaluar despidos de personal.

Al Gobierno también le preocupan esos números porque, como graficó a este diario un ejecutivo de una central de medios, "si se cae el consumo, al Gobierno se le cae el voto". En ese sentido ahora se abre un trimestre clave: los aumentos salariales tras el cierre de paritarias, la actualización que por ley debe hacerse en las jubilaciones y el pago del aguinaldo, deberían impactar positivamente en el humor social, afectado por la inestabilidad económica reflejada en la inflación y la estampida del dólar blue, entre otros indicadores.

Según una encuesta de opinión que abarcó 2000 casos en todo el país, el 70% de los consultados consideró malo o muy malo el cepo publicitario ordenado por el Gobierno; y el 71% afirmó que carecer de esos avisos afectó sus decisiones de compra. El estudio fue realizado por una de las empresas de análisis de mercado más conocida y consultada del país, que prefiere no ser mencionada.

En la reunión con Moreno, los empresarios habrían propuesto mantener congelados los precios de una canasta de 500 productos hasta las elecciones de octubre próximo y la liberación progresiva del resto. Aunque desde Comercio Interior se dejó trascender que el mes que viene se distribuirán las primeras 100.000 tarjetas SuperCard, LA NACION pudo saber que varias cadenas rechazaron el proyecto tal como avanzó hasta ahora y sólo seguirían algunas empresas de capitales nacionales.

El cepo publicitario para supermercados y cadenas de electrodomésticos fue introducido por Moreno en febrero pasado con el insólito argumento esgrimido de que, como los precios iban a ser los mismos y no aumentarían, no había razón para publicitar ofertas. La prohibición sólo alcanzó a los diarios, la radio y la TV abierta de Buenos Aires y desde junio próximo seguirá sólo para los periódicos. Los medios del interior del país nunca estuvieron alcanzados por la medida, que internacionalmente es considerada como un mecanismo de censura indirecta porque, al desfinanciar a las empresas periodísticas, termina afectando la libertad de expresión.

Por esa razón, el cepo fue condenado por la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), por la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA), el Foro de Periodismo Argentino (Fopea), la Asociación por los Derechos Civiles (ADC) y la Unión de Consumidores de Argentina (UCA), entre otras entidades. También la oposición en el Congreso cuestionó la medida y convocó a los representantes de las cadenas comerciales para escucharlos sobre el pedido gubernamental, pero éstos prefirieron no asistir a ese encuentro.

En el exterior, el secretario de Estado para Asuntos Económicos y Comerciales del Departamento de Estado de Estados Unidos, José Fernández, consideró a la medida como "violatoria de la libertad de expresión" y más recientemente el diario francés Le Monde le dedicó una extensa nota.

Mensaje de Moreno a los hiper

El miércoles habló con los presidentes de cadenas comerciales

  • "Yo a ustedes [los híper] no los puedo hacer quebrar; aguanten que los voy a ayudar"
  • "Se que ustedes [las cadenas comerciales] la están pasando mal"
TEMAS DE HOYLa relación EE.UU. - CubaMariano BeneditMercosurMundial de ClubesElecciones 2015