Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Pizarrón y pases cortos

Cómo y por qué Messi pasó de extremo a falso 9

Deportiva

Luego de ganar su título personal Nº 22, Lionel Messi está preocupado por la lesión en el bíceps femoral derecho. No quiere perderse la serie eliminatoria de la Argentina ante Colombia y Ecuador. Pero, si bien todo pasa tan rápido, ¿cómo fue su evolución como futbolista? ¿Cómo y por qué Messi pasó de extremo a jugar de "falso 9" en un 4-3-3? Ser testigo de la charla que dio Josep Guardiola en el Gran Rex el 2 de mayo pasado fue un privilegio. Y allí estaban algunas de las respuestas. Primero y principal, según el diccionario de Pep, "porque los buenos tienen que jugar adentro". Está convencido de que el juego se resuelve en función de la posesión del balón, la movilidad, y generando superioridad numérica (4 vs. 3) en el circulo central. Con la salida desde el fondo y la posesión de un central, que empieza a subir y sigue o, en su defecto, libera la marca de un volante para descargar. "Con el riesgo de que, si el central pierde la pelota en ese primer pase, en defensa quedamos 1 vs. 1. Pero bueno, es cuestión de valentía, ahí decide el DT", agrega Guardiola.

Está claro que más allá de las tácticas y los sistemas, el fútbol termina resolviéndose en los duelos del uno contra uno; el tema está en cómo destrabarlos y generar sociedades para que lo colectivo sea la auténtica fuerza del equipo. Y analizando, sobre todo intentando descubrir (porque casi siempre las hay) las formas de vulnerar al rival. "No saben la satisfacción que siento cuando miro videos del adversario y descubro 'es por aquí, por aquí' se puede ganar. Pensar, siempre pensar. Y luego trato de convencer a los jugadores de por qué es el camino correcto", dijo Pep. Y así fue como vio que, jugando 4-3-3 y con Messi de extremo derecho (y con el adversario -en este caso Real Madrid- atento a las persecuciones individuales), el N°9 de Barcelona estaba entre los dos centrales y -por más que tuviera movilidad- si no salía de la zona siempre entraba en la órbita de marca de alguno de ellos; y si Messi iba para adentro, el lateral izquierdo lo seguía; y si Dani Alves quería ocupar el lugar que dejaba Messi, también era seguido por el media punta rival. "Y el lateral tiene la línea de cal, el mejor aliado para defender", acota Guardiola.

Con Messi de "falso 9", los centrales dudaban: sentían que si uno lo perseguía, iba a ser igual en vano por su capacidad de desequilibrio individual y, encima, el espacio que quedaba por adentro para un solo central iba a ser muy grande (recordar que "por afuera está la línea" como aliada defensiva). Entonces se quedaban. Si Messi jugaba afuera, la marca lo seguía. Por adentro, ya no. Y Barcelona generaba superioridad numérica donde quería Guardiola: "De pequeño me enseñaron que cuando tienes uno más en el medio campo siempre tienes más control para atacar y para defender". Barcelona puede salir con tres delanteros, pero igual necesita de esa movilidad para generar: "Porque al área rival se llega, no se está". A partir de esa superioridad, siempre tiene uno más en zona de volantes, afianza la tenencia y genera espacios a la espalda del doble cinco rival y de frente a los centrales.

En la siguiente fase, ante Real Madrid de nuevo, las dificultades crecían: los centrales empezaron a perseguir a Messi. Por lo que el espacio ya no fue tan claro como antes y se mantenían las marcas uno contra uno. "Ante esta resistencia, intentamos buscarle una contra-respuesta (explica Pep). Y aquí viene lo principal. Esto es juego puro. Es la razón fundamental por la que los entrenadores son entrenadores, ver qué hace el contrario, qué haces tú para intentar vulnerarlo". ¿Qué hizo? Sacó un defensor y lo puso como centro-delantero, armando una especie de 3-3-1-3, ya que si Messi bajaba de la posición de "falso 9" a enganche, y uno de los centrales lo seguía, el otro continuaba manteniendo la preocupación del nuevo futbolista de Barcelona (el 4º defensor) en esa posición. "¿Asumí riesgos? Sí, decidí quedar mano a mano atrás contra los mejores delanteros del mundo. Pero si nosotros habíamos quedado así, el rival también. Sabía que no garantizaba tener superioridad numérica, pero ellos tampoco la iban a tener", justifica Guardiola.

Sin ponerle nombre y apellido a una comparación en la que cualquiera perdería (Eto'o, Ibrahimovic, el propio Villa), Guardiola entendió que con Messi como "falso 9" iba a encontrar más movilidad en la búsqueda de espacios, rapidez para presionar y asociación para la superioridad numérica, además de un desequilibrio único para explotar desde lo individual y lo colectivo en el camino más cercano y directo al arco. Y no tuvo ningún complejo en explicarle a 3500 personas el porqué de la transformación. Entre otras cosas, porque dijo: "Si quieren róbenme, no tiene nada de malo. Pero sean auténticos. Yo, todo lo que sé, lo he adquirido. No soy mejor de los DT que están aquí, en el fútbol argentino. Hay que saber charlar, compartir. A mí me ayudó mucha gente a entender esto (entre los que están Menotti y Bielsa). Luego, va en el compromiso que cada uno le ponga". Repitió que todas las ideas son válidas en el fútbol, pero que uno debe ser "auténtico" en su proyecto, en su forma de sentir el juego: "O se lo creen, o no sacarán lo mejor de los jugadores". Entonces, ¿cuál es el "método Guardiola"? Quedó muy claro: un llamado al aprendizaje.

  • 1,35
    es el promedio de gol de Messi jugando como falso 9. Cuando era extremo fue de 0,76.
  • en 2009: como wing derecho en un 4-3-3

  • El 6/5/2009, Barcelona empató con Chelsea 1-1 en Inglaterra y se clasificó a la final de la Liga de Campeones. Messi en la derecha y Eto´o como N° 9. En la imagen, con Ibrahimovic adentro, ya en 2010.
  • en 2010: como enganche ante inter en un 3-4-1-2

  • El 20/4/2010, en la semifinal de ida vs. Inter, en Italia (Liga de Campeones), Barcelona perdió 3-1 y Messi se movió detrás de Pedro e Ibrahimovic para encontrar más espacios. Dani Alves fue un volante más.
  • a fines de 2010: con messi por adentro en un 4-3-3

    • Ya sin Ibrahimovic (se fue en agosto a Milan), el 29/11/2010 Barcelona goleó 5-0 a Real Madrid por la liga con Messi confirmado como "falso 9". En la imagen, el centro de Villa terminará en gol de Pedro (2-0).
    TEMAS DE HOYEugenio ZaffaroniProtesta policialCristina KirchnerLa pelea con los holdoutsAFIP