Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Los viajes de argentinos en busca de dólares, según la BBC

Economía

Un periodista de ese medio relata desde Colonia cómo se vive el fenómeno de quienes viajan sólo para sacar divisa estadounidense de los cajeros automáticos

 

Desde hace décadas, los turistas llegan a la ciudad de Colonia de Sacramento, en Uruguay, para gastar su dinero. En las últimas semanas, vienen para llevárselo.

Los restaurantes están vacíos; los cajeros automáticos, repletos. Y los viajeros llegan con mochilas, no para comprar un juego de mate de recuerdo, sino para llenarlas de dólares.

En Uruguay es posible sacar dinero de los cajeros en divisa estadounidense, a diferencia de la mayoría de los países de la región y, especialmente, de Argentina, un vecino hambriento de dólares.

Al lado oeste del Río de la Plata está prohibida la compra de moneda extranjera para el ahorro, y las restricciones del gobierno al cambio de divisa -incluso para viajeros- ha hecho cada vez más difícil adquirir estos billetes por la vía legal.

Así que los argentinos, que tradicionalmente han visto en el dólar un valor seguro de ahorro frente a las idas y venidas de su moneda nacional, han optado por atesorar pesos o, en su caso, buscar dólares en el mercado negro.

En las casas de cambio ilegales de Buenos Aires se pueden comprar divisas estadounidenses por unos 10 pesos argentinos, casi el doble de los 5,24 pesos a los que se cotiza oficialmente.

Mientras que en Uruguay pueden retirar legalmente dólares del cajero. Hasta US$300 en cada banco, una vez al día.

A Colonia, a apenas una hora de viaje por barco de la capital argentina, llegan los ávidos de dólares.

Por toda la avenida General Flores se ven largas filas de argentinos que esperan pacientes en los cajeros, un ritual ya en esta localidad costera.

Llegan en la mañana a bordo del buque y van peregrinando de un banco a otro, calculando la hora en que las entidades reponen el dinero en los cajeros para asegurarse de no quedarse sin dólares.

Así hasta agotar el límite diario de sus tarjetas de crédito.

"Esto es un turismo dólar", le cuenta un empresario local a BBC Mundo.

"Se bajan del barco y ya en el mismo puerto, con varias tarjetas (las propias y las de amigos y familiares), empiezan a sacar dinero, luego toman otro barco y se regresan", dice.

Aquí pueden conseguirlos por poco más del tipo oficial, y mucho menos que si los compraran en el mercado paralelo, unos 6 pesos y medio: el valor del cambio legal, más un 20% de recargo por uso de la tarjeta en el exterior, más una comisión de US$5 cobrada por los bancos.

Es lo que en Argentina llaman el "dólar Colonia", en referencia al manantial de verdes billetes por el que cada jornada decenas de argentinos se hacen al mar.

Más controles

 
Colonia ahora atrae por los dólares y no por sus paisajes. Foto: Archivo 
 

Si bien no hay nada de ilegal en sacar dólares del cajero, el fisco argentino sólo lo permite si esos dólares se utilizan para gastos de viaje en Uruguay, pero no para ahorrar ni revenderlos.

Lo que para estos turistas del dólar resulta una práctica rentable, para las autoridades supone una manera de burlar los controles cambiarios que desde 2011 rigen en el país para evitar la fuga de capitales.

Aunque el gobierno sostiene que el mercado paralelo de dólares es insignificante, cuando en las últimas semanas los medios locales comenzaron a informar sobre el llamado dólar colonia, el banco central argentino solicitó a las entidades reducir el límite de efectivo que sus clientes pueden sacar en el exterior (15.000 pesos por mes, unos US$2.800 al cambio oficial).

Mientras, la autoridad monetaria argentina dijo que intensificará su coordinación con la Dirección Nacional de Migraciones para descubrir a aquellos ciudadanos argentinos que retiraron dinero en el exterior. sin ni siquiera salir del país. Es decir, prestando sus tarjetas de crédito para que alguien más saque dólares por ellos en Uruguay.

Por ahora, los controles han logrado que los argentinos sean especialmente cautos a la hora de viajar a Colonia, aunque estos todavía se agolpan en los cajeros.

"No me quedó remedio"

A pocas calles del centro histórico empedrado de Colonia, presidido por un imponente faro que vigila la costa del Río de la Plaza, siguen las filas de hasta una hora para llenar la bolsa.

Después, unos quince minutos en el interior de los dispensadores de dinero. Primero una tarjeta, luego la del esposo, después la del amigo.

"No es barato venir aquí, pero es más barato que comprarlos allí", cuenta un porteño que realiza este viaje por primera vez. Ya va por su segundo cajero y apenas son las dos de la tarde.

"Yo tengo una deuda en dólares, una cuota que tengo que pagar y que cada vez se me está haciendo más cara si tengo que comprar los dólares allí. Al principio pensé que el dólar bajaría, luego pensé que podría comprarlos oficialmente, aunque fuera poquitos, pero se me cerró la puerta. Así que se me fue encareciendo y no me quedó remedio", explica.

"Si me vieran..."

Él tiene una deuda que pagar, pero algunos quieren sacar rédito vendiendo los dólares en el mercado negro y otros, ahorrarlos para que la inflación -de un 10% anual, según cifras oficiales; del 20%, según estimaciones privadas- no devore su poder adquisitivo.

Tres turnos por delante espera una señora de mediana edad, de impecable pelo rojizo, con aros dorados en sus orejas y las tarjetas en una mano. En la otra, una nota en la que se compara a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner con el fallecido líder venezolano Hugo Chávez.

Dice que su país sigue el mismo camino que Venezuela y que las restricciones a la compra de dólares son prueba de ello. No parece coincidir con los argumentos oficiales, los de la necesidad de usar los dólares para pagar la deuda externa, y no para guardarlos bajo el colchón.

Pero esta mujer, como casi todos los consultados por BBC Mundo, se niega a explicarlo ante la cámara.

"Yo hablaría, quiero hablar, pero tengo conocidos en el gobierno, así que imagina lo que pasaría si me vieran por televisión", dice otro.

En un parque de la avenida, entre dos de los cajeros más concurridos, un grupo de colegas: "Te contamos lo que quieras, pero sin cámara. Por nuestro trabajo nadie puede saber que estamos aquí".

Cajeros sólo para uruguayos

En Colonia, una ciudad de poco más de 25.000 habitantes, es fácil reconocer al visitante.

"¿Ves a esa mujer rubia de allá? Viene cada mañana en el buque, hace fila en cada cajero y después regresa en el barco de las cinco", explica un coloniense.

Lo que al principio era motivo de expectación provoca ahora enojo entre los residentes, que empiezan a sentir la escasez de efectivo en sus cajeros.

"Me es totalmente tedioso pagar el alquiler porque tengo que ir al cajero hasta tres o cuatro veces hasta que tengo éxito de sacar el dinero", dice una comerciante de la ciudad que no quiere revelar su nombre.

"¡Que pongan cajeros sólo para uruguayos, que nos dejen algunos a nosotros para poder seguir con nuestra vida!", apunta Juan, otro coloniense.

Cada tarde, los bancos reponen dólares, y cuando estos se agotan los argentinos regresan a su país.

Son las cinco y el Buquebús zarpa de regreso a Buenos Aires. A bordo está aquella mujer rubia que cada día acude a Colonia y el grupo de amigos que no quería hablar.

Se abre la tienda del barco, que está ahora mucho más llena de clientes que en el viaje de ida, igual de abultada que las mochilas y carteras, resguardadas en los brazos de los pasajeros.

Y en tierra, la aduana del puerto con las siglas de la AFIP (Administración Federal de Ingresos Públicos), la autoridad fiscal a la que los turistas del dólar responsabilizan de tener que hacer estos viajes clandestinos.

Mañana saldrán del puerto de Buenos Aires otros barcos con argentinos que ahora viajan a Uruguay, pero que parecen dispuestos a llegar al fin del mundo con tal de conseguir sus deseados billetes verdes.

Ignacio de los Reyes
BBC Mundo, enviado especial a Uruguay
.

TEMAS DE HOYColoquio de IDEAEl brote de ébolaElecciones en BrasilEstado Islámico