Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Los plazos de recuperación juegan a favor del seleccionado

Deportiva

Barcelona informó que Messi estará entre dos y tres semanas de baja por la lesión muscular; podría jugar ante Colombia por las eliminatorias, pero habría que evaluar los riesgos tras una temporada muy exigente

Con el calendario en la mano y de acuerdo con el comunicado oficial de Barcelona, Lionel Messi estaría en condiciones físicas de afrontar la próxima serie por las eliminatorias de la Argentina, en la que podría quedar sellada la clasificación al Mundial 2014. La cuenta da a favor de las necesidades del seleccionado. Tras los estudios médicos, el club catalán informó ayer que Leo "tiene una elongación en el bíceps femoral derecho. El tiempo de baja es de 2 a 3 semanas. Su evolución marcará la disponibilidad del jugador para futuros partidos". Si se toma el plazo máximo de la recuperación, el lunes 3 de junio Messi podría volver a jugar y ser tenido en cuenta para el partido del viernes 7, ante Colombia, en el Monumental. Cuatro días después está programado el encuentro frente a Ecuador, en Quito.

Más allá de estas proyecciones beneficiosas para Alejandro Sabella, esta lesión de Messi obligará a medir muy bien los riesgos que se tomen, ya que lo que sufrió el domingo fue una recaída de la afección muscular que el 2 de abril lo sacó de la cancha contra Paris Saint Germain. Barcelona nunca habló de un desgarro, el diagnóstico que trascendió extraoficialmente. Desde entonces el club hizo un delicado equilibrio entre la necesidad de que se recuperara y sus urgencias deportivas en la Liga de Campeones y la Liga de España. No faltaron críticas a la estrategia llevada adelante por el club, ya que Messi nunca llegó a curarse al 100 por ciento. Descansó, entró, salió, fue titular, suplente. Una inestabilidad e incertidumbre deportivas que contrastaron con la continuidad que acumuló en las últimas dos temporadas, en las que jugó casi todo y el cuerpo lo acompañó sin sobresaltos.

Sabella, que el jueves 23 dará a conocer la lista de convocados, ya adelantó que no forzará ninguna situación: "Ojalá podamos contar con Lionel. Si está, bienvenido sea. En caso contrario, será una oportunidad para ver al equipo sin él".

Desde ya que sería toda una novedad y desafío para el seleccionado no contar con Messi. No sólo por lo que significa prescindir del mejor jugador del mundo, sino porque su asistencia por las eliminatorias registra una asombrosa continuidad: desde que debutó, en 2005, en un partido clasificatorio, Messi disputó sin interrupciones 32 cotejos, distribuidos de la siguiente manera: 3 para Alemania 2006, 18 para Sudáfrica 2010 y 11 para Brasil 2014.

Messi se convirtió en una máquina de jugar a la que inevitablemente le iba a llegar el momento de parar. No es casualidad que el contratiempo ocurra al final de la temporada, cuando se acumulan el desgaste, el esfuerzo, la exigencia mental de responder a la condición de N° 1 del mundo que se supera de un año a otro. En octubre le sumó el estrés emocional de ser padre por primera vez. Iba a llegar el momento en que Messi no pudiera mejorar sus estadísticas de la temporada anterior. En 2011/12 llegó al récord de 50 goles en la Liga de España. En la actual no le fue mucho peor: tiene 46, cifra que seguramente no se modificará en las tres fechas que restan.

Messi siempre se exigió para estar a la altura de una trayectoria en constante progreso. Les puso el cuerpo por igual a los compromisos con el seleccionado y Barcelona. La última vez que se obligó a cumplir con la agenda de ambos pudo ser demoledor. El 26 de marzo jugó los 90 minutos en los 3600 metros de La Paz, con todo el costo que eso significa para el físico, tanto en el momento como en los días posteriores. El vuelo transatlántico de Bolivia a España lo llevó a estar en Vigo contra Celta. No era un partido más: si hacía un gol alcanzaba la marca de haber convertido en 19 encuentros consecutivos, lo cual equivale a una rueda completa. Obviamente, consiguió el tanto.

El impresionante raid competitivo tuvo un frenazo tres días después: en París, ante PSG, sufrió la lesión de la que se sigue hablando y que lo tiene un rato adentro y otro rato afuera de las canchas. Desde entonces, sólo disputó 90 minutos contra Bayern, en Munich, donde el ritmo alemán le pasó por encima. De Barcelona ya se despidió hasta la próxima temporada. La Argentina todavía lo espera con los brazos abiertos.ß

  • 59
    son los partidos de Messi en la temporada 2012/13 que está por terminar. Disputó 50 oficiales con Barcelona (marcó 60 goles) y 9 con la Argentina (6).

DE COMPRAS POR MILÁN

Lionel Messi paseó con su mujer Antonella por Milán, ciudad en la que visitó algunos locales de indumentaria. El crack rosarino viajará el lunes que viene a Doha, Qatar, donde atenderá algunos compromisos de su Fundación y ofrecerá una rueda de prensa..

TEMAS DE HOYAmado BoudouEl cepo cambiarioMariano BeneditElecciones 2015La relación EE.UU. - Cuba