Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Pet shop boys

Con la memoria en el futuro

Espectáculos

En el Luna Park, el dúo británico se mostró en plena forma

Por   | Para LA NACION

"Santiago? Buenos Aires? ¡Sudamérica!", fueron las erráticas primeras palabras de Neil Tennant hacia el público en el Luna Park. Segundos más tarde, una voz femenina secuenciada acertaría con mayor precisión el destino geográfico en el cual se llevaba acabo el show. Y esto, tal vez, demuestra por qué en la estética del dúo nunca algo es completamente humano: las máquinas no fallan, los hombres sí.

Anteanoche, el dúo británico de electro-pop demostró una vez más entender a la perfección la premisa del estilo al que representan. Si al rock se le pide actitud rebelde y eterna juventud, a la música electrónica se le pide constante vanguardia, tanto a nivel sonoro como performático. En esta obsesión por el futuro, la actual gira de los Pet Shop Boys lleva como nombre Electric Tour , en referencia a su próximo disco que saldrá a la venta en julio. A menos de un año de haber editado Elysium , la banda elige no realizar una gira de presentación de éste, sino una anticipatoria del que vendrá, Neil Tennant y Chris Lowe siempre miran hacia delante.

Sumidos en esta idea, el show presentó un repertorio no del todo convencional, especialmente durante la primera mitad en la que intercalaron temas muy recientes con algunos de su pasado más remoto -anterior a la edición de su primer LP-, de esta manera, en el comienzo emparejaron "Axis" con "One More Chance". En este diálogo entre pasado y futuro, enmarcado por una puesta en escena que desplegó de principio a fin todo el poder del imaginario pop, el público permaneció expectante, tratando de hacer pie, de buscar una referencia a la cual aferrarse. Centrados en el costado más cancionero de su obra, esta parte del show mostró a Neil Tennant en excelente forma -su voz que parece no ser del todo humana, pero tampoco del todo robótica-; hacia a la mitad del recital brilló con "Invisible", en la que exhibe tantas sutilezas como su ladero Chris Lowe.

A nivel visual, los Pet Shop Boys confirmaron su contundencia: láseres inundando el estadio; animaciones sobre telones que se situaban por delante o por detrás de la banda, jugando con la profundidad de campo y las dimensiones del escenario; un vestuario extravagante y una coreografía realizada por una pareja de humanos con cabeza de cabra -especie de faunos romanos invertidos-, que, sumados a la cabeza de Lowe transformada en una bola de espejos, funcionaron como una representación gráfica esta condición semihumana del dúo.

El final del show llegaría con los mayores clásicos del grupo, "Its' A Sin", "Domino Dancing", "Go West" y "Always On My Mind". Para los bises, el grupo volvió a proponer el diálogo entre presente y futuro: "West End Girls", el tema que los llevaría por primera vez al número uno de los rankings hace 27 años, probaría su actualidad al preceder a "Vocals", del próximo disco.

En su nueva presentación en nuestro país, Tennant y Lowe demostraron que no están interesados en anclarse en el pasado, pudiendo presentar un repertorio basado en hits, prefieren no ser condescendientes con su público ni con ellos mismos y, sobre todo, seguir mirando hacia delante para cumplir con el requisito básico de la música electrónica. "Vos pareces, inevitablemente para mí, como una memoria del futuro", canta Tennant en su último disco, los Pet Shop Boys son, inevitablemente para la música pop, una memoria del futuro..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYCristina KirchnerFondos públicosElecciones 2015LA NACION DataTorneo Primera División