Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Amigos de amenities

Sábado

Los espacios comunes de las nuevas edificaciones, como piletas o parrillas, redefinen la típica relación de vecinos y proponen otro tipo de socialización

Por   | LA NACION

Cualquiera podría creer que cuando Juan Remolino, de 38 años regresa a su casa, en Coghlan, traspasa el portón de entrada del complejo Tronador para hacer vida hogareña. Lejos del centro, la vida social. Y más aún en estos días en los que el frío comienza a decir presente. Pero la realidad es otra.

Puertas adentro, este complejo, tal como la mayoría de los nuevos edificios con amenities , ha dado lugar al surgimiento de toda una nueva vida social intramuros. Sólo esta semana, Juan y sus vecinos se encontraron cuatro veces en distintos eventos dentro del complejo: el lunes para jugar al fútbol; el martes él y Carolina, su mujer, fueron al cumpleaños de la hija de uno de sus amigos en el SUM; el miércoles, la cita fue en el microcine para ver el partido de Boca, y el jueves, se convocó a una cena por WhatsApp en el restaurante que está junto a la piscina. El menú: sushi y champagne. ¿Los invitados? Los diez amigos del edificio que se encuentran todas las semanas.

Las nuevas edificaciones que ofrecen servicios como piscina, restaurante, gimnasio, cine, canchas de tenis o golf, entre otras cosas, han dado origen a un nuevo tipo de vecindad. Habitados en su mayoría por parejas jóvenes con hijos pequeños, con un perfil bastante homogéneo, las áreas comunes de estos complejos se convirtieron en verdaderos puntos de encuentro para un nuevo tipo de socialización. Más allá de la conflictividad que pueda venir originada por el hecho de tener que compartir ciertos espacios, lo cierto es que muchos de los habitantes de estos complejos dicen tener un vínculo con sus vecinos que va más allá del simple saludo o del pedido de un favor que los saque de un apuro. Se juntan, se visitan, se motivan mutuamente para hacer gimnasia. En muchos casos, funcionan como pequeños cosmos. "Son verdaderos countries urbanos", define Osvaldo Loisi, presidente de la Liga de Consorcistas.

No son pocos los habitantes de edificios con servicios. En pleno boom inmobiliario, en 2007, el 52% de las nuevas propiedades construidas fue catalogada como lujosa y suntuosa, según un informe de la Dirección General de Estadística y Censos del gobierno porteño. Para ser consideradas suntuosas, deben contar con salón de usos múltiples, pileta de natación y jardín.

"Hoy, el 80% de las nuevas edificaciones incluye amenities ", detalla Germán Gómez Picasso, director de Reporte Inmobiliario.

"Se volvieron un requisito para las nuevas construcciones. Un edificio levantado sin servicios compite en inferioridad de condiciones", dice. Según la inmobiliaria L. J. Ramos, en la zona norte de la ciudad de Buenos Aires el 57% de los nuevos edificios tiene pileta de natación; 46,5%, solárium; 38,2%, parrilla; 38%, salón de usos múltiples, y 31,8% tiene gimnasio.

Desde que se mudaron al complejo Tronador, la vida social de Augusto y María José se volvió bastante intensa. Si antes regresar a casa significaba volver a la intimidad del hogar, ahora la cantidad de actividades que se ofrecen allí adentro multiplican las opciones de hacer algo antes de ir a dormir. Puede ser ir al gimnasio o a la pileta. Al menos una vez por semana terminan cenando con sus amigos del complejo, a quienes no conocían antes de su mudanza.

 
Verónica Elisalde participa de las clases de yoga en el complejo de Vicente López, junto con sus vecinas Lorena y Vanina. Foto: Gustavo Bosco
 

Un día de verano, cuando estaban todos en la pileta, alguien propuso cenar esa noche juntos. Fue el comienzo de una amistad. Desde entonces formaron un grupo de WhatsApp que los mantiene conectados durante todo el día. Unos encuentros más tarde decidieron elegir un presidente del grupo, que es el responsable de organizar al menos una actividad semanal. Además, Sol, Carolina, María José, Paula y la otra Sol suelen llamarse cuando vuelven a casa del trabajo y se juntan a tomar mate. Juan, Agustín, Martín, Augusto y Fernando suelen jugar al fútbol, al tenis o hacer salidas sólo para hombres.

Y sí, sus amigos de otros ámbitos están un poco celosos. "¿Cómo puede ser que todos los días tengan programa?", les reclaman.

María José, en el último tiempo, además, hizo varios cursos de alta cocina y maquillaje. Lo tomó como algo personal. Pero hace un par de meses, Sol Quarrello, vecina del complejo, la contactó para que la maquillara antes de un evento social y desde entonces, la voz comenzó a correr entre los demás departamentos. Buen gusto, excelentes productos. Casi no hay sábado que no reciba algún pedido de alguna de las habitantes del complejo para un make-up . Y todo, sin salir del predio.

El Melrose Place porteño

Los fanáticos de las series de los 90 coincidirán en que este nuevo estilo de vecindad tiene mucho de Friends . Eso de juntarse a desayunar en el bar del edificio antes de empezar el día o de verse al volver a casa. Pero también tiene mucho de Melrose Place , donde el argumento pasaba por la interacción intramuros de los vecinos de un complejo de viviendas. Lo cierto es que también hoy, algunas de los programas de ficción más vistos abordan temáticas vinculadas a la vecindad.

Mariano Smith vive en Olivos, en un moderno complejo con piscina, gimnasio y microcine. Es dueño de Novotech, empresa que es la distribuidora de Apple en la zona norte del conurbano. Antes vivía en Capital, en un edificio en el que no se sabía el nombre de casi ninguno de sus vecinos. Si se cruzaba con algunos a la mañana, se saludaban con un buenos días y nada más. Se mudó hace cinco años a Olivos, para estar más cerca de la empresa, que tiene sede en San Isidro. De algún modo creyó que su vida social quedaría para los fines de semana, pero se equivocó. Puertas adentro del complejo conoció a muchas personas que tenían vidas similares a las suyas, y por primera vez, sus vecinos se convirtieron en sus amigos.

A Carol la conoció un día que coincidieron en los aparatos del gimnasio. Entre esfuerzo y botellitas de agua descubrieron que tenían mucho en común. Los dos eran fanáticos de la tecnología y se ganan la vida de ese modo. Desde entonces se hicieron muy amigos y se encuentran tanto para ejercitarse como para tomar un café juntos en el bar del complejo antes de arrancar el día.

"Los amenities representan un cambio en la concepción de lo público, lo privado y lo íntimo. Son espacios físicos, sociales y psicológicos privados que se separan de la intimidad estricta; espacios intermedios entre los públicos y los privados que cambian las reglas y las normas relativas al contacto: las personas con que se comparten no son de la familia, del círculo privado-íntimo, pero tampoco son extraños", explica Luciano Elizalde, sociólogo y docente de la Universidad Austral, especialista en edificios, amenities y sociabilidad.

 
Mariano Smith y Carol Morgan (derecha) se conocieron en el gimnasio del edificio de Olivos y se hicieron amigos. Foto: Gustavo Bosco
 

Existe una gran diferencia a la hora de utilizar los amenities , entre las torres de categoría y los simples edificios con servicios. Ya que en muchos, sólo uno de cada diez habitantes utiliza estos servicios, según una estimación que hizo la empresa W Consultora, asesores en actividades deportivas, fitness y amenities para emprendimientos.

¿Quiénes buscan este tipo de desarrollo inmobiliario? "Sobre todo parejas jóvenes con hijos pequeños que prefieren reunirse en un lugar común sin salir, muchas veces por seguridad o por economía", detalla Loisi. El SUM y la parrilla son los servicios más atractivos y buscados por estas familias, principalmente por las posibilidades de socialización que ofrecen. "La pileta también, pero genera temor por falta de control de riesgos y muchas veces de limpieza. También porque los propietarios suelen invitar a terceros. Hay propietarios que quisieran tener un guardavidas, pero la decisión queda en manos de la asamblea", detalla.

¿Cuál es la razón de mayor conflictividad entre vecinos?

Los especialistas hablan de los horarios de uso, la reserva del lugar, la falta de reglamentaciones razonables que además se cumplan y los inquilinos, que muchas veces no cuidan lo que saben que es de todos.

"Estos nuevos complejos, así como dieron origen a un nuevo estilo de vecindad, también plantearon un nuevo tipo de conflicto, porque los vecinos están mucho más tiempo juntos y comparten tanto espacios como actividades", detalla Gómez Picasso.

Carolina Coto y Esteban Mandaradoni son padres de Lola y Agustín, de 6 y 3 años. Se mudaron hace un tiempo a un edificio con amenities en Villa Devoto. Como no son tantas las unidades del complejo, y como casi todos sus vecinos viven una etapa similar a la de ellos, no tardaron en hacerse nuevos amigos.

Tantos, que hoy sus hijos suelen organizar pijamas party casi todos los fines de semana. "Somos un grupo de seis departamentos y todos nos hicimos superamigos. Cenamos juntos, nos juntamos a matear, hacemos salidas de mujeres solas y los hombres también hacen programa por su lado algunas noches", cuenta Carolina.

De hecho, el último verano, estas familias de vecinos se pusieron de acuerdo para irse todos juntos de vacaciones a Punta del Este. "Antes no habíamos vivido en un lugar así, pero la verdad es que acá la pasamos genial", remata Carolina.

Hace dos años, Verónica Elisalde, de 41 años, que es emprendedora, se mudó a un complejo en Vicente López. "Me mudé por la seguridad", cuenta. No quería irse a un barrio cerrado por el tema de la distancia. Pero tampoco quería vivir más en una casa a la calle. Así tuvo que resignar parque y parrilla, y empezó a buscar un departamento. Y se sorprendió muchísimo cuando conoció el complejo en el que vive. No sólo tenía áreas verdes, sino que la cantidad de actividades que se ofrecían puertas adentro hizo que ya no necesitara ir al gimnasio, ni siquiera salir demasiado.

Los primeros años, su hija de 3 fue al jardín rodante que organizaron los mismos padres del complejo. También, como ella trabaja desde su casa, dos veces por semana puede participar de las clases de swásthya yoga, junto con Lorena y Vanina, que comenzaron siendo vecinas y de quien hoy, claro, es amiga.

Los elegidos

Una encuesta determinó los espacios comunes preferidos, según la edad
  • Segmento 25-35 años
    La parrilla aparece como el lugar primordial para los vecinos más jóvenes, seguido de la pileta climatizada, las cocheras y el control de acceso
  • Segmento 36-40 años
    En este grupo, el control de acceso es lo principal y la pileta climatizada. La parrilla pasa a un cuarto puesto en las preferencias
  • Segmento más de 40 años
    El control de acceso es la principal exigencia; en segundo lugar está el solarium (que aparecía postergado en los grupos anteriores) y la pileta cae al quinto puesto
  • Vecinos, el gran tema de la TV

    • Los vecinos en guerra , la comedia que emite Telefé, aborda la vecindad en un country donde los personajes de Diego Torres y Eleonora Wexler están obligados a cruzarse diariamente.
    • Solamente vos , el programa más visto delTrece en el horario central, nace justamente del encuentro entre dos vecinos del mismo edificio: Juan Cousteau (Adrián Suar) y Aurora Andrés (Natalia Oreiro).
    • Qitapenas es una comedia costumbrista bien argentina llena de conflictos, pasiones e historias que giran en torno a una familia dueña de un restaurante y los vecinos que se mudan justo enfrente.
    TEMAS DE HOYLas trabas a las importacionesElecciones 2015El caso de Lázaro BáezCongreso Nacional