Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Televisión

Año de conductoras en crisis

Espectáculos

Por razones dísimiles, Ernestina Pais, Viviana Canosa y Florencia Peña se despidieron de una pantalla chica en la que son una especie en extinción

Por   | Para LA NACION

Ni la serpiente de agua del horóscopo chino ni el mentado "año de la pareja" de la astrología tradicional. Ninguna de las diferentes predicciones para este 2013 lograron dar en el clavo con uno de los patrones más misteriosos del período: la tormenta que se avecinó (¿y seguirá haciéndolo?) sobre las principales conductoras de la pantalla chica.

Las primeras inclemencias aparecieron tímidas, allá por el mes de febrero, cuando el esperado retorno de Viviana Canosa comenzó a aletargarse hasta que se conoció la "bomba": su equipo de panelistas (que la había reemplazado en el verano) era dejado de lado por un nuevo staff de mujeres que se proponía dotar de otro propósito al programa. Las polémicas y las quejas de sus ex compañeros se escucharon por todos lados y si bien muchos especularon con que ella no se sentaría en aquel sillón, su primer programa tuvo todos los ingredientes de un gran regreso: picos inauditos de 11,8 puntos de rating y un descargo al borde de las lágrimas. A partir de ahí, todo fue cuesta abajo: la audiencia del programa y la proliferación de nuevas críticas conformaron el paquete de un Canosagate , que la llevó finalmente a alejarse de la televisión para dedicarse a su embarazo y al pronto nacimiento de su primogénita Martina.

 
Pais dejó Desayuno americano. 
 

Competidora en ese mismo horario, Florencia Peña también conoció de cerca la tensión del primer programa, en su caso, motivada por la difusión en la Web de un video íntimo prácticamente el mismo día que debutaba en Dale! la tarde con Mariano Iúdica. La actriz y conductora ya venía piloteando varias turbulencias desde su desembarco en ShowMatch -y en la pantalla de El Trece-, pero el envío vespertino fue el súmmum. La dupla con su compañero no funcionó y su propio rol en el programa, tal como ella admitió luego, se fue desdibujando al calor de las habituales polémicas de Ideas del Sur. Tras las airadas discusiones al aire con Atilio Veronelli y el inesperado cuadro de humor con Nicolás Vázquez sobre su video hot, Peña terminó renunciando al envío. Atrás quedaban unas treinta emisiones, un desmayo en vivo y un rating que nunca colmó las expectativas.

 
Florencia Peña se fue de Dale! la tarde. 
 

Sin embargo, la que logró sorprender aún más a propios y extraños fue Ernestina Pais, que luego de su comentada vuelta a la TV tras un año sabático debió dar un pronto paso al costado a la conducción de Desayuno americano. ¿Qué pasó en ese corto lapso? De todo: a las iniciales rispideces con Pamela David (anterior conductora del ciclo), se sumaron luego sus clásicos cruces verbales con Elizabeth Vernaci y, finalmente, una larga seguidilla de faltazos provocados por problemas de salud. Aunque en principio éstos parecían ajustarse a su tono -se intoxicó al ingerir accidentalmente lavandina-, luego todo el asunto tomó otro carácter con la carta que Ernestina envió a los medios y en la que explicó su renuncia debido a "la enfermedad mundialmente conocida como ataque de pánico".

El segundo regreso

Para Mariana Fabbiani, las cosas tampoco resultaron sencillas, ya que si bien tendrá una suerte de revancha a partir del miércoles con el estreno del magazine El diario de Mariana (que reemplazará a Dale! la tarde ), su tan esperado desembarco en El Trece no comenzó de la mejor manera. El artista del año , el reality cazatalentos pensado para ese ansiado regreso (Adrián Suar siempre habló maravillas de ella), se hundió en muy malos números de audiencia (un increíble piso por debajo de los 3 puntos) y en una serie de tropezones: cambios de horario, la temprana renuncia de Nicolás Repetto y los desplantes al aire de la legendaria Nacha Guevara (que también la involucraron a ella).

 
Fabbiani y una nueva oportunidad. 
 

Más allá de esta arboleda de anécdotas recientes y, de nuevo, muy frondosa, conviene no perder de vista un cuadro general que tampoco asoma muy auspicioso. No precisamente por falta de nombres (se podrían sumar los de Verónica Lozano o Denise Dumas, entre otros), pero sí por la inexistencia de una figura -la conductora femenina- que a imagen y semejanza de las viejas épocas algutinase eso que la convertía en "única": continuidad, sello propio y, claro, mucha popularidad. Si hasta incluso se han sumado mujeres del mundo de la actuación (Andrea Politti, Claribel Mediana o la propia Florencia Peña), pero el panorama sigue igual de inestable, ávido de renovación contante y muy impredecible. Y, tal vez, ahí esté la clave, en un patrón que cambió y que ofrecerá cada vez más vértigo e inconstancia. Ya está dicho, mañana vuelve Susana y en algunos días más (se definirá esta semana) lo haría Mirtha Legrand. Quizá por eso, por la posibilidad de escaparse por un rato de una TV que ya no consagra como antes, sus regresos serán siempre tan celebrados..

TEMAS DE HOYColoquio de IDEAReforma del Código Procesal PenalElecciones 2015Elecciones en Brasil