Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cuando Pinocho conoció a la bella Coppelia

El bailarín Leonardo Reale habla del nuevo espectáculo que hoy llega a la Ciudad Cultural Konex

SEGUIR
PARA LA NACION
Domingo 19 de mayo de 2013
0

"En la vida hay circunstancias que te obligan a replantear cosas", sostiene el bailarín y coreógrafo Leonardo Reale, a punto de estrenar un nuevo espectáculo con su compañía. Cinco años atrás, uno de los discos de su columna le presionaba la médula y se hizo urgente una operación. "Casi quedo paralítico -dice, aludiendo al riesgo de ese difícil trance que le sobrevino en 2008, cuando tenía 33 años-. Por suerte, en 2011 volví a bailar. Y acepté dirigir el Ballet Metropolitano, que depende de la Asociación Arte y Cultura, como una experiencia nueva." Con ese grupo, hoy dará a conocer en el Konex Pinocho y Coppelia en el mundo real , con música de Walter Oliverio, según guión de Juan Lavanga.

El otrora aplaudido bailarín démi-caracter del Ballet del Teatro Colón siempre disfrutó con la diversidad ("Me encanta pasar de un rol a otro"), y es lo que salta a la vista al revisar su trayectoria: un Corsario completo con Silvina Perillo en 1999; el Bufón de incontables versiones de El lago de los cisnes ; el Joker de Jeux de cartes (Stravinsky-Cranko), y tantas otras intervenciones. "Como intérprete -aclara- me gusta que haya una historia, un argumento; los divertissements , en cambio, no." Hizo un taller con Serguei Radshenko, del Russian Nacional Ballet, cuando éste interpretó el Torero en la versión de Zarko Prebyl de Don Quijote . "Esas experiencias son buenas para aggiornarse -asegura-, como lo fue también trabajar como coach de Marianela Núñez, cada vez que viene. ¡Aprendo yo más que ella!"

Reale, coreógrafo y bailarín
Reale, coreógrafo y bailarín.

Reale rescata, además, las aperturas de temporada del Mozarteum de Rosario, donde se hicieron creaciones de María Rovira, Paul Vasterling, Alberto Méndez y de -entre otros- Oscar Aráiz, a quien admira especialmente: "De él me importan más las ideas que los pasos. Y de los demás retengo cosas, absorbo sus respectivos legados con pasión". También valora las salidas al exterior con su compañía; en especial, unas actuaciones en Rusia ("¡Una de las mejores giras de mi vida!"), donde ofreció A Buenos Aires , la muy frecuentada suite tanguera de Gustavo Mollajoli y una creación propia, Bastones dorados , en cuya banda sonora se atrevió a mezclar a Vivaldi con Duke Ellington y Benny Goodman. "Todas las funciones -puntualiza- se veían coronadas con sonoras standing ovations . Era extraordinario."

Los personajes de la historia se encuentran en un mundo ideado especialmente para ellos
Los personajes de la historia se encuentran en un mundo ideado especialmente para ellos.

Para un público infantil

En 2011 Reale estrenó su propia versión de El cascanueces , con la compañía que dirige, en Ciudad Cultural Konex. El éxito fue tan rotundo que se repitió en 2012 y este año se repuso para abrir la temporada. Ahora viene Pinocho y Coppelia en el mundo real 2013, una insólita asociación de personajes que provienen, por un lado, del relato de Carlo Collodi y, por otro, del célebre cuento de E.T.A. Hoffmann.

-¿Cuándo y dónde se conocieron estas criaturas? ¿Cómo Harry y Sally? Porque maliciosamente se podría señalar que Coppelia no estaba en el taller de Gepetto?

-Es cierto. Pero la idea de juntarlos vino de una propuesta de Luis Ovsejevich [el dueño de casa], cuando vio el éxito que obtenía nuestro Cascanueces : material de cuentos infantiles en horarios matutinos o, al menos, tempraneros. No es habitual que se gesten ballets para chicos. Así fue que Ovsejevich nos encargó a Juan Lavanga y a mí encarar esta historia.

-¿Cómo y dónde transcurre?

-En la ciudad y en el "hoy". Son jóvenes de la ciudad: Swanilda, Franz y Otto. Este último se interpone en el amor de Franz y Swanilda. Después, en el interior de la casa, descubrirán a Coppelius y a Gepetto, que son los viejos artesanos que trabajan en el taller. Hasta que a Gepetto se le cae la llave; Otto la recoge, y ahí es cuando los jóvenes bailan una mazurca, que nuestro compositor, Walter Oliverio, transformó en rock'n roll. Y entran al taller. Y descubren que Pinocho y Coppelia no son humanos. Hay una narradora, Gladys Ciber, una especie de sabelotodo que cumple una función didáctica.

En todo esto hay una especie de homenaje a Olga Ferri, que fue la primera que hizo un ballet narrado con La niña de los ojos de cristal , proverbial creación de la gran bailarina.

Pinocho y Coppelia, en el mundo real


Por el Ballet MetropolitanoC C Konex, Sarmiento 3131.Domingos , a las 11.Entradas, desde $ 90.
Compartilo
Para verVideos recomendados
Resumen de la semana

Resumen de la semana

Javier Iguacel: "Báez recibió $ 16 mil millones por obras"

Javier Iguacel: "Báez recibió $ 16 mil millones por obras"

Un libro en 1 minuto: Las cosas que perdimos en el fuego

Un libro en 1 minuto: Las cosas que perdimos en el fuego

Marina Risso: "El alcohol es la primera sustancia de abuso"

Marina Risso: "El alcohol es la primera sustancia de abuso"

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas