Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Cannes

Wakolda despertó reacciones positivas

Espectáculos

Lucía Puenzo presentó su película sobre nazis en Bariloche

Por   | Para LA NACION

CANNES.- Wakolda es de esas películas que todo festival celebra. Una producción de primer nivel y con una cuidada reconstrucción de época (1960) en la que intervienen compañías de varios países (la Argentina, Francia, España, Noruega), realizada por una directora y escritora joven, talentosa y atractiva como Lucía Puenzo, a partir de una novela propia, y sobre un tema complejo y controvertido como los nazis en Bariloche. Todo servido, por lo tanto, para el debate acalorado.

Más allá de lo que escriban en las próximas horas los principales críticos del mundo (en la atiborrada platea de la Sala Debussy estaban desde Manohla Dargis, de The New York Times, hasta Thomas Sotinel, de Le Monde), lo cierto es que los largos aplausos que acompañaron el final de la proyección y las primeras reacciones que se leyeron en las redes sociales hablan de un respuesta positiva, nada menos que en el siempre arduo terreno del principal festival del mundo.

El film -que compite en la sección oficial Un Certain Régard y hoy tendrá su segunda proyección- fue presentado ayer sobre el escenario por el propio director del festival, Thierry Frémaux, quien se salió de las formalidades habituales de estos casos al "celebrar" la reciente muerte del dictador Jorge Rafael Videla. A su lado, estaban Lucía y su padre, Luis Puenzo; el español Alex Brendemühl, Guillermo Pfening y Ana Pauls, así como varios de los coproductores. Ausentes con aviso (por sus compromisos televisivos), Natalia Oreiro y Diego Peretti. "Se lo dedico a mi amor, Sergio Bizzio, quien se tomó un avión venciendo una fobia a volar de muchos años para estar aquí conmigo", indicó.

Wakolda tiene varias líneas argumentales (quizá demasiadas para sus 93 minutos) que se entrecruzan y en algunos casos se potencian entre sí: la llegada a Bariloche de Josef Mengele (Brendemühl) con la cobertura de una red clandestina que opera dentro de la comunidad germana; la relación que él establece con una pareja (Oreiro y Peretti), que también arriba a la zona para reabrir una hostería familiar en la que el ex jerarca nazi decide hospedarse por seis meses, y -sobre todo- la mutua obsesión que se produce entre el protagonista y la hija del medio del matrimonio, Lilith, de doce años, que tiene problemas de crecimiento por haber nacido prematura.

Hay más temas y subtramas: el despertar sexual preadolescente, la dinámica escolar en el colegio alemán, la fabricación de unas muñecas de porcelana (de allí el título del film), la caza de nazis por parte de agentes israelíes y, claro, los experimentos que hicieron tristemente célebre a Mengele.

Más allá de la acumulación de capas, hay que indicar que Puenzo maneja la mayoría de ellas con precisión, rigor, recato y delicadeza, apoyada en un sólido elenco que sortea con muchísimo profesionalismo el desafío del idioma (el 60 por ciento de la película está hablada en alemán y varios de ellos se aprendieron los diálogos por fonética).

La película tiene un arranque impecable en la presentación de los personajes y el contexto; en el medio, la narración se ameseta un poco para recuperar su aliento en un desenlace a pura tensión y suspenso, cuando el melodrama familiar cede lugar a elementos propios del thriller.

La muy buena jornada de ayer se completó con otras dos películas dirigidas por mujeres: Un châ teau en Italie, emotivo y arriesgado retrato autobiográfico de y con Valeria Bruni-Tedeschi, y la sórdida Les salauds, lograda mezcla entre el drama romántico y el film noir a cargo de la talentosa realizadora francesa Claire Denis.

La despedida de Soderbergh

CANNES.- Hace poco, el prolífico director Steven Soderbergh anunció que se retiraba del cine con Behind the Candelabra. Más allá de que se vio ayer en pantalla grande y en el marco de la Competencia Oficial, se trata de una producción de HBO que reconstruye la relación que mantuvieron el pianista Liberace y su amante Scott Thorson, en la que se lucen Michael Douglas y Matt Damon, respectivamente..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYArgentina en defaultLey de abastecimientoActividad económicaConflicto en Medio Oriente