Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Críticas

Méndez asumió en la UIA y dijo que el país no es competitivo

Economía

"El problema más grave es que hoy no se ven inversiones fuertes", afirmó el nuevo presidente de la entidad

Por   | LA NACION

 
 

El empresario del plástico Héctor Méndez asumió ayer por tercera vez como presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA) , la central gremial empresaria más grande del país. Poco después de que el Consejo General de la entidad votará una lista de unidad que presidía, sostuvo en diálogo con la prensa que no es "opositor". Pero de inmediato aclaró: "No vine para callarme la boca".

Minutos después, disparó munición gruesa contra los principales problemas que, a su criterio, afectan a la economía argentina. "En este momento no somos competitivos. Hace un tiempo la perdimos [la competitividad]", explicó a los periodistas. Ésa es una de las críticas empresarias que más molestan al Gobierno. En septiembre del año pasado, cuando Paolo Rocca, CEO del Grupo Techint, el holding industrial más importante del país, hizo un comentario similar en una exposición en la Academia de Ingeniería, cosechó un mar de diatribas de funcionarios del Gobierno, incluida la presidenta Cristina Kirchner. La oportunidad dio lugar para que el viceministro de Economía, Axel Kicillof, acuñara una de sus frases más recordadas: "Habría que fundir a Rocca, pero no lo vamos a hacer", dijo entonces.

Méndez no fue del todo preciso, pero insistió en el punto. "Tenemos que buscar más competitividad porque hoy no la tenemos. No a través de una devaluación o con [peores] salarios. Es un problema interno nuestro. No hay una razón. Intervienen como 20 factores. Algunos juegan en contra y otros, a favor", se explayó. En el lado negativo situó ciertas presiones "salariales", mientras que del lado positivo mencionó "la energía".

El flamante timonel de la UIA fue un poco más lejos en sus críticas. Señaló que "el problema más grave es que no se ven inversiones fuertes. Quiero que haya más inversiones", insistió.

Unidad con críticas

La designación de Méndez resultó el bálsamo que alivió las tensiones en el interior de la central fabril, sitiada por intereses muy divergentes. Desde hace ocho años la conducción de la UIA se reparte cada bienio entre dos listas: Industriales, que se definen con una orientación más "desarrollista", y Celeste y Blanca, con una mirada más liberal sobre la economía. Méndez pertenece a esta última, pero estará secundado por Luis Betnaza (de Techint, será el vicepresidente primero) y José Ignacio de Mendiguren, dueño hasta ayer de su sillón, que lo seguirá como secretario de la entidad. Ambos pertenecen a Industriales.

En tanto, José Urtubey (presidente de la Unión Industrial de Salta) será vicepresidente segundo. Para él, fue apenas un premio consuelo. El hermano de Juan Manuel, el gobernador de Salta, había sido el elegido de Celeste y Blanca para presidir la central gremial en marzo. Sin embargo, la misma lista le bajó luego el pulgar por los eventuales problemas que podría traer aparejados para la entidad quedar en medio de la interna del PJ. "En cualquier lugar al que entro, lo hago para sumar. Estuvimos de acuerdo en que éste no era el momento", explicó el accionista de Celulosa Argentina.

Las disputas amenazaron con quebrar el pacto de alternancia entre ambas listas. Méndez reparó ayer en ese punto. "No crea que estoy muy feliz, pero alguien tenía que agarrar", le respondió a un periodista. "La unidad de la casa es importante. Necesitamos un sector industrial sólido para dialogar con el Gobierno, que es duro y tiene mucha personalidad", explicó.

A pesar de eso, hubo críticas de la Unión Industrial de la Provincia de Buenos Aires (Uipba). Pablo Reale, vicepresidente primero de esa entidad, fue uno de los primeros que se retiraron del encuentro, muy enojado. Sostuvo que impugnará la elección, porque Francisco Gliemmo, Aldo Espósito y Oscar Iglesias, los representantes de la organización que llegaron a la conducción de la central fabril, no responden a la gestión actual de la Uipba.

La lista de elegidos estuvo integrada, además, por Adrián Kaufmann (Arcor), Daniel Funes de Rioja (Copal) y Cristiano Rattazzi (Fiat-Adefa). El empresario automotor aprovechó para criticar el blanqueo. "No se ve de dónde llega el dinero que va a entrar en el sistema. No me gusta nada que ayude al lavado", dijo..

TEMAS DE HOYLa muerte de García MárquezIncendio en ValparaísoElecciones 2015Semana Santa