Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Carrió llevó a la Justicia fotos de una "bóveda" que Báez habría ordenado "desmantelar"

Política

Afirmó que se llevaron documentos y armas; el empresario mostró su casa y negó las acusaciones

 
 

La diputada nacional Elisa Carrió presentó ayer ante la Justicia fotos de lo que dijo que era una "bóveda" subterránea del empresario kirchnerista Lázaro Báez, investigado por lavado de dinero. En un escrito pidió el "arresto" al empleado que había desarmado esas instalaciones y que proveyó la información, y también que lo proteja. La diputada dijo además que en imágenes fotográficas se aprecian bolsos que tendrían dinero y armas, los que fueron cargados en camionetas y escondidos en una de las estancias del empresario kirchnerista. El objetivo de la movida, supuestamente, sería vaciar el contenido de lugares que podrían ser requisados por la Justicia.

Allegados a Báez dijeron a LA NACION que efectivamente en un sótano de su casa de Río Gallegos hay una cava, "que no tiene puerta" y que no es una bóveda. "Es una de las tantas fantasías a los que nos tiene acostumbrados Carrio", dijo un vocero del empresario. Por la noche, Báez abrió las puertas de su propiedad a algunos medios, entre ellos la nacion, para mostrar que en el lugar donde supuestamente estaba la bóveda hay una bodega que luce impecable. Allí conversó con la prensa (ver aparte).

Carrió pasó casi inadvertida ayer a media mañana, cuando se presentó en los tribunales federales de Comodoro Py 2002, cerca del mediodía. Subió directamente al quinto piso donde tiene su despacho el fiscal Guillermo Marijuán, que investiga a Báez. Allí dejó un escrito explosivo con fotografías que dijo eran reveladoras. Ese texto de cinco carillas, que incluye un esquema del sótano de la casa de Báez en Río Gallegos, con un sector destinado a la cava y otro destinado a lo que dijo que es "una bóveda de grandes dimensiones". Dijo que todo está en la chacra propiedad de Báez, en Río Gallegos.

Las fotos que acercó al juzgado y que el fiscal Marijuán giró al juez federal Sebastián Casanello, que investiga a Báez, muestra, según Carrió, "el operativo de desmantelamiento de la bóveda, traslado de valijas que contendrían dinero, bolsos con armas, municiones y documentación". "Esos elementos habrían sido trasladados en camioneta que figuran en las imágenes de la estancia Alquinta", que tiene el empresario en el departamento de Güer Aiké, en la margen norte del Río Gallegos, ruta 5, acceso por Laguna Colorada.

Dijo Carrió que esa operación se realizó el 14 de abril último, al día siguiente de que se denunciara a Báez en el programa Periodismo para Todos por TV. En su escrito describió que se accede al sótano a través de una escalera de hormigón armado, revestida con cerámicas. Allí "se aprecia un tabique divisor hecho con tubos estructurales de acero" y puertas de chapa, con cerraduras, dispuestas sobre las paredes. Dijo que esta sucesión de gavetas es de 70 centímetros de alto por 50 de profundidad. Dice el escrito que el sótano está debajo del quincho, donde está la parrilla y la barra. Dice Carrió que "en las fotos se observa el proceso de desarme de las estanterías de madera de la cava, como del tabique que divide ambas habitaciones del sótano, como así también el desguace de la puerta metálica y de las estanterías metálicas".

La persona que aportó las imágenes sería un trabajador chileno cuya identidad la nacion se reserva, pues la diputada pidió colocarlo en un programa de protección de testigos, junto con un matrimonio que le dio información. Este empleado se habría arrepentido de dar las fotos y por eso pidieron los denunciantes preservar como prueba mensajes de texto donde les avisa esta decisión.

En las imágenes aportadas por Carrió se aprecia un galpón con autos de lujo y camionetas, con bolsas negras que, según la legisladora, contienen dinero y documentos. Otras vistas muestran una quema de papeles, que, según la denuncia, se trata de una maniobra de destrucción de documentación. Allegados a Báez le restaron credibilidad a la denuncia y señalaron que "en ese sótano no hay otra cosa que una cava y una mesa que se usa para hacer picadas. El lugar no tiene puerta y se accede libremente desde el quincho"..

TEMAS DE HOYInseguridadLos números del IndecFrente Amplio UNENPapa FranciscoRicardo Bauleo