Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

El gobierno venezolano justificó la escasez de papel higiénico: "La gente está comiendo más"

El Mundo

El Indec local emitió un informe en el cual asegura que el 95% de los venezolanos come entre 3 y 4 veces por día, a pesar del desabastecimiento

Horas después de que el Congreso venezolano aprobara la importación de millones de productos de aseo personal, entre ellos 39 millones de rollos de papel higiénico, el gobierno de Nicolás Maduro salió a decir que la sociedad "está comiendo más".

La difusión de este argumento estuvo a cargo del presidente del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), el Indec local, Elías Eljuri. El organismo hizo público la Encuesta Nacional de Presupuestos Familiares, en el que aseguran que la gente "come tres veces por día y más".

El informe arroja que el 95 por ciento del total de la población de Venezuela, calculada en casi 29 millones de habitantes, se alimenta entre tres y cuatro veces al día.

La encuesta despertó críticas y risas al mismo tiempo dentro del país bolivariano. Por un lado, la gente se indignó con que el INE brindara esa información en medio del desabastecimiento agudo, reflejado en la falta de productos en las góndolas. Para combatirlo, el mandatario debió negociar con las cadenas productoras de alimentos y debieron importar víveres.

"Ya están llegando los buques para atender la emergencia en determinados rubros, y para conformar el primer mes de reserva alimentaria", dijo el ministro de Alimentación, Félix Osorio, respecto de un promedio de 26.000 toneladas diarias de alimentos provenientes de Uruguay, Argentina y Brasil, miembros del Mercosur.

Las risas, por otro lado, las despertó la reacción del Gobierno frente a la insólita importación de productos de aseo personal como respuesta a la escasez. "Por eso necesitamos papel higiénico", era una frase repetida en Twitter por los venezolanos..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYArgentina, en defaultThomas GriesaAxel KicillofLa muerte de Grondona