Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Crear riqueza

Opinión

En 2003, el Estado consolidado -Nación, provincias, municipios- gastaba u$s 37.172 millones (29% del PIB). En 2013, diez años después, está gastando u$s 259.994 millones, o sea el 46,5 % del PIB. ¡Son u$s 223.000 millones más por año! El 81% son salarios, jubilaciones y subsidios. El resto son intereses de la deuda, gastos menores de operación (papel, tinta, teléfonos, electricidad, etcétera) y queda un modestísimo remanente para inversión publica directa de 8,9% del total gastado. Si se toma en cuenta la inflación del Indec, el PIB a precios corrientes es menor que nuestro cálculo y el gasto público representa el 51 % del PIB oficial.

¿Qué es lo correcto que nos permita sostener un país sin crisis periódicas y con toda la población ocupada a pleno en trabajos formales?

Se extraen enormes recursos económicos del sector dinámico, productivo, para transferirlos a la burocracia y a los subsidios, pero agotando al sector competitivo hasta dejarlo exhausto. Finalmente, como ocurre cada 10 ó 12 años ese esquema de gasto siempre creciente y enorme no puede financiarse si no es con emisión de moneda, aun cuando las materias primas que exportamos tengan precios extraordinariamente altos. Por lo tanto, estos modelos terminan siempre en inflación y finalmente en dificultades mayores.

¿Qué es lo correcto que nos permita sostener un país sin crisis periódicas y con toda la población ocupada a pleno en trabajos formales? En vez de regalar dinero para comprar votos es mejor hacer las obras públicas necesarias, que ocuparán a mucha gente en trabajos formales con los sueldos correspondientes. De esta manera la gente recibiría el mismo dinero que recibe con los subsidios, pero por un trabajo realizado, lo que significa mayor dignidad humana. Por otro lado, nos quedarían las carreteras, los trenes rápidos, los puertos, los puentes, la infraestructura energética, la exploración y explotación de petróleo y gas, los gasoductos y oleoductos, las telecomunicaciones, es decir, el desarrollo del país.

Con ese desarrollo de la infraestructura, las empresas productivas tendrían mucha mayor ventaja competitiva y podrían exportar mucho más y, por lo tanto, no sería necesario poner "cepos" al dólar ni a la importación ni a nada tal como ocurre actualmente, pues es insuficiente el flujo de dólares.

Los recursos genuinos tienen un límite que es difícil franquear sin caer en crisis periódicas

¿Es muy difícil entender esto? Quizá no, pero hay que hacerlo y eso requiere capacidad para hacer que las cosas pasen de los papeles a la realidad. Para poder hacer esto se requieren conocimientos, haber estudiado los problemas, tener una metodología de gestión adecuada y prever las necesidades financieras con varios períodos de anticipación. Es simpático gastar, pero es necesario darse cuenta de que los recursos genuinos tienen un límite que es difícil franquear sin caer en crisis periódicas y en el enorme desempleo que provocan

La clave es generar empleos y riqueza y no ir consumiéndola hasta agotarla para obtener votos circunstanciales..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYArgentina en defaultLa pelea con los holdoutsCristina KirchnerLa reforma del Código Civil