Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Básquetbol

Después de seis años de luchar, se disfruta mucho más

Deportiva

SAN ANTONIO.- Llegamos a las 2.30 y había un montón de hinchas esperándonos en el aeropuerto. Muchísima, tanto que tuvimos que irnos por una salida auxiliar porque el tránsito estaba cortado. Estar en un final de la NBA hace que te des cuenta de cómo la gente se entusiasma de una forma distinta. Recibí montones de mensajes, llamados de felicitaciones y los agradezco mucho. Ahora tenemos varios días para descansar y estoy muuuuy tranquilo. Hay tiempo para salir a pasear con los nenes, y recargar para lo que viene.

La serie terminó 4-0 y puede malinterpretarse. Sabíamos que iba a ser durísima desde lo físico y lo fue. No fue un 4-0 como contra los Lakers en la primera rueda. Si se fijan, los promedios de diferencia de puntos fueron bastante más amplios. Acá nos sorprendió el primer partido, en el que sacamos mucha diferencia. Pero después los tres juegos fueron muy parejos y dos terminaron en suplementario.

En el segundo, sacamos una buena diferencia al principio, pero ellos lo convirtieron en un partido duro enseguida. Te complican, te muerden, se complicó y tuvimos que ir al suplementario. El tercero, para mí, fue la clave de la serie. Nos imaginábamos que iban a empezar con mucha energía y así pasó. Nos sacaron 18 puntos en el primer cuarto, ellos nos corrían por todos lados y el estadio estaba que explotaba. Se nos venía la noche, porque encima nosotros no estábamos jugando con determinación. Por suerte eso pasó en el comienzo del partido, porque sabíamos que teníamos 30 y pico de minutos para ir dando vuelta la cosa de a poco. Apenas ellos bajaron un poco la concentración, nos pusimos a 8 y ya cerramos el primer tiempo a cuatro. Después hicimos nuestro juego y tomamos la oportunidad. Pero no se olviden que Mike Conley tuvo la última bola para ganar el partido.

El último también terminó parejo pero ellos ya no tenían la misma emoción y determinación. Estaban más preocupados y nosotros teníamos mejores condiciones anímicas. Fuimos más responsables en el comienzo y lo terminamos ganando.

Termina pareciendo fácil, pero hay que entender que los playoffs son muy cambiantes. Una bola o una jugada puede cambiar todo el curso de una serie. Por eso siento que ese tercer partido definió todo. Lo podían haber ganado ellos y fue para nosotros.

Uno de las claves desde lo deportivo fue que Zach Randolph no tuvo una buena serie. Cuando un jugador tiene una serie mala, puede ser porque no arrancó bien, puede ser, pero después hay algo de que el rival no lo deja recuperarse. Muchos de nosotros teníamos en la cabeza la serie que nos ganaron hace un par de años, cuando nos eliminaron en la primera rueda y él nos complicó por todos lados. Por eso en el segundo juego no nos relajamos y ya no aflojamos nunca. Lo marcamos de todas las maneras. A veces por delante, a veces por atrás, en algunas jugadas lo doblamos en la marca y si nuestros jugadores grandes, Tiago o Tim lo necesitaban, nos sumábamos algunos de nosotros. Eso también terminó afectando a Marc Gasol. Ellos no estuvieron inspirados y nosotros no los dejamos hacer.

Por pasar así, con un gran trabajo una conferencia durísima, nos ganamos el derecho a tener un buen descanso. Son muchos días, con cinco eran suficientes, pero tenemos diez. Uno viene con una carga emotiva importante, concentrado y ahora nos tiraron un balde de hielo encima. Igual, que se entienda bien, no me quejo. Prefiero esto antes que tener que sufrir una final de Conferencia en un séptimo partido. Así hay tiempo para disfrutar un poco; de la otra manera, no te dan ni un segundo para distenderte.

Para el próximo, entre Miami e Indiana, siempre digo que hay que jugar con el que venga. Pero la realidad es que en este caso cambia, porque si pasa Indiana tenemos la localía a nuestro favor. Si tengo que definir una final de la NBA en el séptimo juego, prefiero que sea en mi cancha.

Sobre cómo preparar la serie, nosotros los jugadores vemos los partidos pero todavía no tenemos mucho que hacer, porque no se conoce el rival. Hay cuatro chicos que trabajan full time como editores de video y preparan todo. Después los cinco entrenadores lo revisan y eligen los clips más importantes para mostrarnos. Ahí se arranca a preparar el partido, empiezan las charlas, opinamos todos sobre el rival, los pro, las contras, las debilidades y las fortalezas que tienen. Hay tiempo para trabajarlo todavía.

Volver a una final después de diez años de jugar la primera es algo importante. La verdad es que no tengo muchos recuerdos de cómo fue el camino previo en la primera. Fue todo demasiado rápido, recién llegaba a Estados Unidos y no tuve que sufrir como otros jugadores a los que les cuesta varios años llegar a una final. Me acuerdo un poco más de las dos siguientes, en 2005 y 2007. El camino previo, la ansiedad. Puede ser que lo haya olvidado justamente porque tuve otras oportunidades.

Uno disfruta más después de seis años de luchar, de intentar llegar y que no se de. Por motivos distintos.. a veces años de lesiones, algunos en los que no entró la última bola y otros en los que el rival metió el último tiro. A veces simplemente porque los rivales fueron mejores que vos. Conocemos todas las variables, nos pasó de todo en estos años. Digo lo mismo de los Juegos Olímpicos con la selección, porque disfruté mucho más los últimos que los primeros. Tim tiene 37 años, Tony 31 y yo 35, es una madurez distinta. Llegué otras veces pero le puedo dar más valor ahora. No sé si vamos a volver a una final... definitivamente puede ser la última y por eso lo valoramos mucho..

TEMAS DE HOYAmado BoudouLey de abastecimientoIndependencia de EscociaCopa Sudamericana