Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Diputados

El kirchnerismo convirtió en ley el blanqueo de divisas

Política

Por 130 votos contra 107 fue sancionado el proyecto que permite ingresar al país moneda extranjera no declarada; fuerte rechazo de la oposición

Por   | LA NACION

Con el respaldo de la mayoría oficialista y de sus habituales aliados, y el rechazo de toda la oposición, la Cámara de Diputados convirtió anoche en ley -por 130 votos contra 107- el proyecto de blanqueo de divisas impulsado por la presidenta Cristina Kirchner, que había sido aprobado la semana pasada por el Senado.

Lanzada como respuesta del Gobierno a la escasez de divisas que sufre la economía, la norma promueve que las personas o empresas que tengan dólares no declarados, en el país o en el exterior, reingresen esas divisas en el circuito legal. Los que se acojan a la "exteriorización voluntaria de moneda extranjera" no tendrán que pagar ningún impuesto ni multa. Tampoco deberán informar el origen de esos fondos, por lo que la oposición denunció que la ley servirá para lavar dinero de actividades ilícitas.

Para seducir a los tenedores de dólares, el Gobierno creará dos instrumentos financieros, entre los que podrán optar, en un plazo de tres meses, los que acepten blanquear sus dólares. Un certificado del Banco Central (Cedin) para realizar operaciones inmobiliarias y de construcción, que se podrá recanjear por dólares una vez concretada la compraventa. Y un bono en dólares (Baade) para financiar inversión pública en infraestructura e hidrocarburos. Aunque no figura en la ley y quedó sujeto a la reglamentación, el oficialismo anticipó que el Baade vencerá en 2016 y tendrá un interés del cuatro por ciento anual.

"El objetivo es lograr un shock de inversión para impedir la depreciación de la moneda. Producir la movilización de activos argentinos para que haya inversiones en hidrocarburos, infraestructura e inmuebles", dijo, en el comienzo del debate, Roberto Feletti, miembro informante del oficialismo. "La oposición enfrenta todas las estrategias de financiamiento del Gobierno para mantener el nivel de actividad. Si piensan que tenemos que ir a los mercados internacionales sería bueno que lo dijeran", agregó, luego de hacer un repaso por los blanqueos dispuestos por los gobiernos de Raúl Alfonsín, Carlos Menem y Fernando de la Rúa.

El kirchnerista Carlos Heller (Nuevo Encuentro) coincidió en que "se busca generar la posibilidad y las condiciones para que una parte del dinero que se fue pueda volver y ponerse al servicio de proyectos productivos".

Durante todo el debate, que comenzó al mediodía y se extendió hasta la medianoche, la oposición cuestionó el proyecto desde tres ángulos: sostuvo que representaba una injusticia, dado que se premia a los evasores en detrimento de los contribuyentes que tienen sus impuestos al día; denunció que intenta garantizar impunidad a empresarios cercanos al Gobierno involucrados en hechos de corrupción, y pronosticó que no cumplirá con el objetivo de atraer dólares suficientes para reactivar el sector inmobiliario y de la construcción.

Una de las que denunciaron una maniobra para garantizar la impunidad fue Elisa Carrió (Coalición Cívica). "El problema más grave es el negocio que están habilitando. Detrás de esto, si no me equivoco, hay gente que va a poner dólares; si no me equivoco, aquí hay gente que se va a quedar con mucha tierra en la Argentina; si no me equivoco, detrás de Elsztain [Eduardo] está Soros [George]", dijo.

El radical Julio Martínez replicó el argumento oficialista acerca de que el Gobierno intenta evitar una devaluación. "Esta ley es el reconocimiento liso y llano de la devaluación. Y le están poniendo el moño para que vengan narcolavadores y corruptos a comprar bienes devaluados", denunció.

El peronista opositor Eduardo Amadeo apuntó a las recientes denuncias de corrupción contra el Gobierno. "Mañana habrá champagne en Panamá, en Puerto Madero, en Río Gallegos, en Santa Cruz, pero seguirá habiendo desempleo en miles de hogares", sostuvo.

Una y otra vez, los diputados del oficialismo respondieron que la ley sólo exime a los tenedores de dólares de sus obligaciones impositivas, pero que no los exculpa de eventuales maniobras de lavado de dinero. "O no han leído la ley o carecen de buena fe", los enfrentó el kirchnerista Luis Cigogna.

El artículo 14 de la norma indica que las entidades financieras siguen obligadas a denunciar ante la Unidad de Información Financiera (UIF) las operaciones sospechosas, salvo que consideren que se trata de delitos tributarios. "No es una buena práctica que se les dé la vía de la excepción delegando en los bancos la obligación de definir si son casos de lavado de dinero o de evasión", advirtió Alfonso Prat-Gay (Coalición Cívica).

Los puntos más salientes

Principales aspectos de la ley de blanqueo

  • Ingreso de dólares
    Las personas o empresas que tengan dólares no declarados, en el país o en el exterior, podrán reingresarlos en el circuito legal, sin pagar impuestos o multas, ni informar sobre su origen
  • Bonos de inversión
    Se crean dos instrumentos financieros para intercambiar las divisas por un bono en dólares, para invertir en infraestructura e hidrocarburos, y por un certificado de operaciones inmobiliarias
  • Denuncias
    Las entidades financieras tienen la obligación de reportar operaciones sospechosas, salvo si consideran que se trata de delitos tributarios



Podés bajarte todos los datos que usamos para esta visualización desde Google Documents y/o Junar ..

Equipo LN Data
Nuestros lectores pueden descargar los documentos originales y los procesados en su PC. A partir de los mismos, es posible llegar a nuevas conclusiones particulares, cruzar variables con otras y descubrir, tal vez, otras conclusiones de interés social. Si se animan, no dejen de avisarnos, posteando un comentario o enviándonos un mail a LNdata@lanacion.com.ar

TEMAS DE HOYReforma del Código Procesal PenalPresupuesto 2015El caso de Lázaro BáezDamián Stefanini