Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Aseguran que con la ley antitabaco se podrán evitar hasta 10.000 muertes en diez años

Sociedad

Con la reglamentación publicada por el Gobierno, las 111 muertes por día en la Argentina podrían reducirse, afirman los expertos

Por   | LA NACION

Después de que anteayer el Gobierno publicara en el Boletín Oficial la reglamentación de la Ley Nacional N°26.687 de control de tabaco y que el viceministro de Salud, Máximo Diosque, afirmara que con esta "herramienta vital para vencer el tabaquismo se podrán evitar 10.000 muertes en la próxima década", el panorama que esta epidemia en la Argentina comienza a cambiar su negativa perspectiva para tornar hacia una esperanzadora noticia, justo hoy que se celebra el Día Mundial sin Tabaco.

"En Argentina hay un antes y un después de la reglamentación de la Ley N 26.687 de Control del Tabaco", expresó el funcionario en un comunicado del Ministerio de Salud, en alusión a la disposición reglamentada que "busca disminuir la contaminación ambiental que genera el humo del tabaco, pero también desalentar la venta y el consumo, sobre todo en las personas jóvenes, para que estén protegidas de la publicidad y que puedan conocer también el daño que produce el tabaco".

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el tabaco mata a 6 millones de personas por año en el mundo entero y en la Argentina produce unas 40.000 muertes. Es la principal causa de muerte evitable y está relacionada con 8 de las 10 enfermedades que provocan más muertes en el mundo.

Ayer, LA NACIONpublicó en exclusiva un informe elaborado por el Instituto de Efectividad Clínica y Sanitaria (IECS), una institución independiente especializada en salud pública, donde se revelaba que todos los días se producen 111 muertes totalmente evitables por alguna de las 17 enfermedades que causa el tabaquismo.

En el mismo estudio, se especifica que la muerte por tabaquismo en el país representa el 13,6 por ciento de todas las muertes en la Argentina, en donde se desgrana que el tabaco es responsable de 64.500 infartos e internaciones por enfermedades cardíacas, además de casi 19.000 diagnósticos anuales de cáncer.

El consumo de tabaco es una epidemia mundial. Foto: Archivo 
 

Además de las vidas que se lleva el tabaquismo, el impacto económico que causa la enfermedad es a gran escala: este año, el sistema de salud deberá gastar casi 21.000 millones de pesos en la atención y el tratamiento de esos problemas de salud, como son los nueve cánceres que el tabaquismo puede inducir de manera directa o indirecta, los infartos o las enfermedades respiratorias. Eso representa alrededor del 1% del Producto Bruto Interno (PBI) del país y el 12% del presupuesto anual de salud.

"Cuando se habla del tabaco no hay que mirar el daño individual, sino que hay que pensar que es un contaminante del ambiente. Por eso, los fumadores tienen una responsabilidad por sobre la salud de los demás -dijo el doctor Ariel Bardach, coautor del estudio e investigador del Centro Cochrane del IECS.

Lema y publicidad

Este año el lema de la OMS es "Prohibición total de la Promoción, Publicidad y Patrocinio de productos del tabaco". Esta medida está establecida en el Artículo 13 del Convenio Marco para el Control de Tabaco (CMCT) firmado por 170 países para detener la epidemia del tabaco, pero que la Argentina aún no lo ratificó.

Está demostrado que la promoción, la publicidad y el patrocinio de tabaco atrae a nuevos consumidores, aumenta la posibilidad de que niños y adolescentes comiencen a fumar o de que de la experimentación pasen al consumo regular. Incentiva a las personas a fumar o a seguir haciéndolo y engañan al consumidor con términos como "light", "suaves" o "bajos en alquitrán" que le hacen pensar que fumar ese tipo de cigarrillos provoca un daño menor.

La publicidad de las empresas del tabaco asocia sus productos con la fortaleza, mejor vida, libertad y hasta al deporte. Desde la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria (AAMR) afirmaron que la prohibición completa de la publicidad, promoción y patrocinio del tabaco es una de las medidas más eficaces para reducir el consumo de tabaco en la población y proteger su salud.

 
El promedio de gastos de un fumador es de 145 pesos por mes, muy por debajo de estadísticas internacionales. Foto: EFE 
 

Y recordaron que las provincias de Neuquén, Santa Fe, San Luis y La Pampa contemplan en sus leyes la prohibición total superando el estándar de la ley nacional, pero aún quedan en nuestro país ocho provincias que no han adherido a la ley nacional ni tienen leyes propias que protejan la salud de sus ciudadanos creando un ámbito de desigualdad desde el punto de vista de la salud pública.

La doctora María Inés Sosa Liprandi, médica cardióloga de la Fundación Cardiológica Argentina destacó a LA NACION que según un reporte de la OMS del año 2011, menos del 6% de la población mundial está protegida por estrategias integrales de prohibición de la publicidad, promoción y patrocinio de los productos del tabaco.

"El Convenio Marco para el Control del Tabaco (CMCT) de la OMS sostiene que las partes que ratifican el convenio deben implementar una prohibición de la publicidad, promoción y patrocinio integral dentro de los 5 años de haber entrado en vigor el convenio para esa parte. La Argentina firmó el CMCT el 25 de Septiembre de 2003, sin embargo es uno de los pocos países del mundo que todavía no ratificó el convenio", recordó Liprandi, y agregó que sólo las prohibiciones integrales a la publicidad, promoción y patrocinio ayudan a disminuir el consumo, ya que cuando éstas se aplican constituyen una de las estrategias más costo-efectivas para disminuir la demanda de tabaco y por lo tanto, una de las "mejores inversiones" para combatirlo.

La diputada por el PRO, Paula Bertol, autora junto al legislador porteño Helio Rebot de la Ley 1799 de Control de Tabaco de la Ciudad, habló acerca de la reglamentación de la Ley Nacional 26.687, al explicar que "la norma es un gran avance en materia de salud pública que permite proteger a miles de personas que deciden no fumar y evita a su vez que haya nuevas generaciones de fumadores".

La diputada remarcó que lo más importante de la ley "es que las tabacaleras no podrán salir a captar mujeres, niños y adolescentes con sus estrategias de marketing, en una Argentina en la que 40.000 personas pierden la vida todos los años como consecuencia del humo del tabaco".

Algunos puntos destacados de la reglamentación que constituye el marco regulatorio de la Ley Nacional N°26.687 de control de tabaco son:

  • Creación de la Comisión Nacional de Coordinación para el Control del Tabaco, con el fin de asesorar y coordinar políticas intersectoriales destinadas a la aplicación de la ley
  • Define con claridad que es un "lugar cerrado" y "lugar abierto"
  • La prohibición de la Publicidad Promoción y Patrocinio incluye a las Discotecas, salas de juego, bares, restaurantes, paseos de compra y otros lugares de accesos público
  • Los lugares de venta, exhibición, distribución y promoción deberán contar con habilitación específica para la venta minorista de productos de tabaco y estarán prohibidas pantallas gigantes, avisos luminosos y móviles entre otros

Por su parte, el senador del Frente para la Victoria, Daniel Filmus, afirmó que "la reglamentación de la Ley de Control del Tabaco es una gran noticia para todos los argentinos" y que así "el país sigue sumando políticas públicas en defensa de los derechos y del bienestar de los ciudadanos".

Un factor de riesgo para distintos tipos de cáncer

"Fumar no sólo aumenta el riesgo de padecer cáncer de pulmón, sino que también es un factor de riesgo para otros tipos de cánceres", explicó a LA NACION la doctora Claudia Bagnes, integrante de la Asociación Argentina de Oncología Clínica (AAOC) y a cargo del Área de Oncología del Hospital Tornú de la Ciudad de Buenos Aires.

 
Los ingredientes cancerígenos dentro de un cigarrillo. Foto: Archivo 
 

Entre los cánceres que puede producir el tabaquismo se encuentra los de boca, laringe, faringe, nariz y senos nasales, labio, esófago, riñón, cuello uterino, vejiga, páncreas, estómago, ovario (de tipo mucinoso), colon y recto. Además está asociado con algún tipo de leucemia (mieloide aguda).

El cáncer de pulmón es la principal causa de muerte por cáncer en el mundo. A nivel mundial, alrededor del 87% de las muertes por cáncer de pulmón se deben al cigarrillo Y el humo de tabaco es responsable de casi 1 de 3 muertes por cáncer.

Según el Instituto Nacional del Cáncer (INC), en la Argentina, considerando a los dos sexos juntos, la mayor mortalidad corresponde al cáncer de pulmón, que representa aproximadamente el 15.6% de las más de 58.000 muertes por tumores malignos y benignos que se produjeron en el año 2008.

Se observan diferencias por sexos. En los hombres, el cáncer de pulmón es la primera causa de muerte por cáncer con 28.94 defunciones por cada 100.000 hombres. Le siguen el colorrectal y el de próstata. En cambio en las mujeres argentinas, el cáncer de mama es la principal causa de muerte por cáncer, siendo responsable del 19% de las muertes; le sigue el cáncer colorrectal; y el cáncer de pulmón alcanza el tercer lugar, representando el 9% de las defunciones por cáncer.

Cáncer en fumadores pasivos

"El humo de tabaco en el ambiente (conocido también como tabaquismo de segunda mano o pasivo), es la combinación del humo de la corriente ´lateral o secundaria´ -es decir, el humo que resulta de la combustión de un producto del tabaco-, y el humo de la corriente ´principal´, el humo que exhala el fumador", señaló el doctor Claudio Martín, médico oncólogo de la AAOC a cargo del Área de Oncología del Hospital María Ferrer de la Ciudad de Buenos Aires , y Jefe de Oncología Torácica del Instituto Alexander Fleming, de Capital Federal.

Inhalar este humo de tabaco en el ambiente, causa también cáncer a aquellas personas que no fuman. "En Estados Unidos se producen alrededor de 3000 muertes por cáncer de pulmón anuales en fumadores pasivos. Vivir con un fumador aumenta la posibilidad de tener cáncer de pulmón en una persona no fumadora en un 20 a 30%", finalizó el doctor Martín.

Hay más de 4600 muertes en la Argentina de fumadores pasivos. Foto: Archivo 
 

Y en la Argentina, cada año, el tabaquismo pasivo produce 4673 muertes y el tratamiento de esos pacientes alcanza poco más de 2400 millones de pesos, el cuarto valor más alto después del gasto en la atención de las enfermedades cardíacas, los cánceres y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) asociados con la adicción al cigarrillo.

El Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos, inició un trabajo de investigación cuyos resultados comenzaron a revelarse en el 2011 con el objetivo de encontrar métodos de screening que reduzcan las muertes por cáncer de pulmón a través de la detección temprana en estadios precoces. "El resultado fue que en pacientes examinados con Tomografía Computada Helicoidal de baja dosis, la tasa de mortalidad por Cancer de Pulmón, se redujo en un 20% comparada con los pacientes controlados por radiografías convencionales de Tórax", explicó a LA NACION el doctor Juan Mazzuco Director Médico del Instituto Argus Diagnóstico Médico.

"Es muy importante canalizar los estudios preventivos a través de una tomografía computada Helicoidal de baja dosis, ya que permite detectar un mayor número de nódulos pulmonares no calcificados, y por lo tanto, de carcinomas de pulmón en un estadio temprano, cuando son potencialmente curables. Los nódulos detectados en las radiografías simples de tórax suelen ser hallazgos tardíos con carcinomas avanzados y mal pronóstico" sostuvo Mazzuco.

"Los nódulos pulmonares no calcificados tienen en general más chances de ser malignos aun cuando esto no constituye una regla. A mayor tamaño de un nódulo maligno, más lejos puede estar de la posibilidad de curación. Sin embargo los factores pronósticos se miden no solo por el tamaño del tumor, sino por la presencia de ganglios regionales comprometidos y de siembras del nódulo a otros órganos (metástasis)", agregó el especialista, que explicó que luego de la detección de los mismos se define si se efectuara un tratamiento con cirugía, quimioterapia, radioterapia o combinaciones de estos.

Un viejo hábito difícil de erradicar

Los datos que se desprenden de la Encuesta Mundial de Tabaquismo en Adultos recabados en 2012 por el Ministerio de Salud de la Nación y el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), muestran que los mayores de 50 son los que más fuman en promedio por día y que la mayor proporción de fumadores -28,2 por ciento- se encuentra entre los adultos jóvenes de 25 a 34 años.

En noviembre pasado la cartera sanitaria y el Indec ya habían presentado los datos más relevantes de esta encuesta en el que mostraban que más de 700.000 personas habían dejado de fumar en los últimos cinco años, y que siete de cada diez fumadores estaba pensando en abandonar el cigarrillo.



Con un análisis más detallado de la información obtenida en el sondeo realizado a 6645 personas mayores de 15 años de todo el país, se pudo saber que el 77 por ciento de los encuestados fuma diariamente un promedio de 12 cigarrillos, y que los varones fuman más que las mujeres (13 y 11 cigarrillos respectivamente).

Sin embargo, el 48,6 por ciento -es decir, una de cada dos personas-, hizo el intento de dejar de fumar en el último año, siendo los más jóvenes los que más se esforzaron. En relación a la exposición al humo de tabaco ajeno, la encuesta mostró que la mitad de la población estuvo expuesta al humo del cigarrillo en lugares cerrados de acceso público, especialmente los jóvenes de entre 15 y 24 años.

Con respecto a los aspectos económicos del tabaquismo, la encuesta nacional, realizada por primera vez en Argentina, mostró que los fumadores gastan en promedio $ 145,90 por mes en cigarrillos, lo que demuestra el bajo costo del paquete en Argentina en relación a otros países del mundo.

Tres pilares para dejar de fumar

"La gente piensa que el cigarrillo es solo un hábito, cuando en realidad es una verdadera adicción, y como tal es una enfermedad que debe ser tratada con seriedad y bajo supervisión profesional, de allí los intentos fallidos por medios propios. En otras palabras, bajo la excusa de 'no quiero dejar de fumar en realidad muchas veces se esconde una sensación de impotencia, de 'no puedo hacerlo'", afirmó la doctora Raquel Pendito, especialista en neumonología y responsable del "Programa de Dehabituación Tabáquica" de Sanatorio Diquecito de la provincia de Córdoba.

La especialista remarcó los tres pilares fundamentales para toda aquella persona que quiere dejar de fumar:

  • La automotivación: es, sin dudas, un pilar muy importante en la cesación. Sin motivación sería sumamente difícil obtener resultados positivos, al menos sostenibles en el tiempo. Sin embargo, debemos entender que la motivación es variable, y que en realidad puede esconder elementos que no se manifiestan a simple vista. En cuando al disparador que propicia el cambio, esto es muy variable. Algunos deciden dejar el cigarrillo por alertas de su propio organismo, por enfermedades y hasta fallecimientos producidos en el círculo social cercano o familiar a consecuencia del cigarrillo, pero también muchos lo hacen a partir de hechos positivos, como el nacimiento de un hijo. Esto dependerá de cada persona pero, lo cierto es que cuando surge o incrementa la motivación es tiempo de intentarlo".
  • El apoyo familiar: es vital para dar los primeros pasos hacia la desintoxicación. "Así como los gobiernos de todo el mundo han propiciado leyes para generar espacios libres de humo, muchas veces el fumador que quiere desintoxicarse encuentra ambientes favorables en su trabajo y en lugares públicos, pero al llegar a sus hogares se topan con espacios que están lejos de ser libres de humo. Esto quiere decir que un buen primer paso, si aún no lo hicimos, es liberar la casa de humo de tabaco".
  • El abordaje profesional: "Como decíamos anteriormente, la ayuda profesional es ineludible cuando de dejar de fumar se trata. La motivación es el punto de partida de toda recuperación, pero en general insuficiente, ya que la cesación sin el acompañamiento terapéutico, individual, grupal y o farmacológico resultará casi indefectiblemente en un duro fracaso para el tabaquista, lo que puede llevarlo a bajar los brazos definitivamente".
TEMAS DE HOYCaso García BelsunceRiver PlateBoca JuniorsImpuesto a las Ganancias