Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Los negocios del poder

La "flota negra" de Lázaro Báez está valuada en más de $ 2 millones

Política

El empresario tiene cinco automóviles de alta gama, que fueron importados entre 2006 y 2012

Por   | LA NACION

RÍO GALLEGOS.- La "flota negra" de Lázaro Báez es el mote que ganaron aquí los cinco autos de alta gama que se encuentran guardados en un galpón de la ciudad y que suman un valor de más de $ 2 millones. Según datos oficiales, los coches están a nombre de la empresa Austral Construcciones, de Lázaro Báez y de su mano derecha, Julio Enrique Mendoza.

Los cinco vehículos son de color negro, tienen vidrios polarizados, no suelen ser vistos por las calles de Río Gallegos y fueron importados entre 2006 y 2012 desde Estados Unidos, Alemania, Bélgica y Corea. Todos fueron registrados por la cámara indiscreta de Sergio Triviño, en un galpón propiedad de Báez.

El contador Leonardo Fariña había dicho en el primer programa de Periodismo para todos que Báez circulaba en camionetas marca Hilux para pasar desapercibido. Sin embargo, los autos registrados en la "flota negra" dan por el suelo con esa versión del contador arrepentido. Los cinco coches no son los únicos de la familia Báez, cuyos miembros conducen otros vehículos.

De acuerdo con los datos que surgen del Registro Nacional de la Propiedad Automotor, los cinco autos suman $ 2.127.000, según la valuación que establece la entidad y que puede ser consultada en Internet. Sin embargo, los valores de mercado arrojan un monto superior, que roza los $ 3 millones.

El más valioso de los autos es el Porsche Cayenne Turbo, modelo 2011, importado desde Alemania a través de la aduana de Campana. La Dirección Nacional del Registro de la Propiedad Automotor sólo tiene la valuación de ese modelo para el año 2009, que era de $ 710.000. Sin embargo, el precio de mercado supera hoy los $ 1,2 millones. Se trata de un vehículo con imagen deportiva, que sin perder elegancia y estilo es considerado un coche todoterreno, con control dinámico de chasis y el diferencial trasero registrado en forma electrónica. Sus diseñadores alemanes pensaron su interior de cuero en dos tonos.

La titularidad la tiene la empresa Austral Construcciones y las cédulas de conducir autorizadas están a nombre de Báez y de sus hijos Leandro y Martín. El domicilio legal de los autos es el pasaje Carabelas 241 de Capital Federal, sede de la mayoría de las empresas del emporio. Pero tiene una guarda habitual otorgada por las autoridades en la calle Gobernador Gregores 290, de Río Gallegos, donde funcionan oficinas de Austral Construcciones. Sin embargo, los cinco autos fueron fotografiados en un galpón de la calle Güer Aike 50, de Río Gallegos, sobre el cual los partidos de la oposición santacruceña solicitaron a la justicia federal que se realice allanamientos urgentes, que aún no fueron realizados.

Los vehículos

El primer Porsche de la flota es un Cayenne Turbo, modelo 2006, valuado en $ 603.000 y adquirido por Austral Construcciones. Las cédulas están a nombre de los tres varones Báez de la familia. El empresario compartía el gusto por los Porsche con el financista Federico Elaskar, el ex dueño de la hoy investigada SGI, vinculada a Báez, a quien se le imputa haberla adquirido después de una maniobra extorsiva, según denunció en 2011 Elaskar ante la justicia federal. Por esa causa, Báez deberá prestar declaración indagatoria.

El tercer auto a nombre de Austral Construcciones es un Hyundai Veracruz CRDI 2009, originario de Corea, ingresado por la aduana de La Plata y valuado en $ 267.400, según el Registro Automotor. Este auto no tiene domicilio habitual de guarda sobre la calle Gobernador Gregores y es el único de la flota que puede ser conducido por la hija menor, Melina Báez, que tiene registrada a su nombre la correspondiente cédula.

El único auto a nombre de Báez es el más económico: un Ford Mondeo Titanium 2012, importado de Bélgica y valuado en $ 205.000. Los autorizados para conducirlos son también sus hijos Leandro y Martín.

Fuentes vinculadas con el sector automotor recordaron que, según lo establece la ley antilavado, los vehículos que superan el valor de $ 300.000 deben presentar ante el Registro Automotor una certificación confiable. Si el monto supera ese valor, se puede registrar a nombre de una empresa, sin la necesidad de presentar la certificación confiable.

El quinto auto de la flota pertenece a Julio Enrique Mendoza, empresario chaqueño y socio de Báez en Austral Atlántica y en Sur Combustibles y actual presidente de Austral Construcciones SA. Mendoza tiene en el galpón de Báez estacionado un BMW X5 3 OD, un todoterreno importado desde Estados Unidos en 2008 y valuado en $ 341.600.

Los autos fueron fotografiados por Sergio Triviño, el empleado de Báez que colaboró en el desmantelamiento de la supuesta bóveda y que registró con su cámara más de 200 imágenes que terminaron de engrosar el expediente que investiga el juez federal Sebastián Casanello. Aún no está claro si Triviño tenía la intención de entregar esas fotos o si las entregó a su amigo Fabián Coli para después arrepentirse.

Papeles en regla

El certificado de dominio del auto más caro de Báez

 
.

TEMAS DE HOYLa pelea con los holdoutsConflicto en Medio OrienteMedios y política