Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Denuncian dos muertes en los violentos enfrentamientos en Turquía

El Mundo

Lo aseguró la ONG Amnistía Internacional; tras la retirada de la policía, después de una fuerte represión, continúan las protestas contra el gobierno de Erdogan

ESTAMBUL.- Miles de jóvenes turcos volvieron esta mañana a la plaza Taksim de Estambul para continuar con las protestas que comenzaron el pasado lunes por la construcción de un centro comercial en un parque y que se convirtieron en un auténtico grito contra el gobierno islamista moderado del primer ministro Recep Tayyip Erdogan. Según la ONG Amnistía Internacional, las manifestaciones, en las que ayer se vio una fuerte represión por parte de la policía, dejaron por lo menos dos muertos.

Mientras la tensión cedió en Estambul con la retirada, anoche, de la policía, sí se vivió en Ankara, donde se volvieron a producir choques entre Policía y manifestantes que intentaban acercarse a la sede del Gobierno turco.

Tras las fuertes cargas policiales contra los manifestantes que se agudizaron desde la noche del viernes y que vivieron su punto álgido en ayer por la tarde, convirtiendo la zona en torno a Taksim en una verdadera nube de gas lacrimógeno y humo negro, desde la medianoche el ambiente es de protesta pacífica.

En la plaza céntrica se oyen gritos en reclamo de la dimisión del premier, en el poder desde 2002, acompañados por banderas turcas, imágenes del fundador de la república, Mustafá Kemal Atatürk, en medio de los destrozos y las barricadas levantadas en los últimos días por los manifestantes. Durante la mañana, cientos de voluntarios de todas las edades, armados de bolsas de plástico y escobas, recorrieron el parque y las calles afectadas para despejarlas de la basura acumulada.

El gobierno decidió retirar a los antidisturbios anoche, después de que el propio Erdogan reconociera que la intervención había sido desproporcionada y tras las numerosas críticas de grupos de derechos humanos.

Sin embargo, le premier volvió a insistir hoy en que no dará marcha atrás a los planes urbanísticos en el centro de Estambul y acusó a la oposición a ser responsable de las protestas contra su gobierno.

"No podemos quedarnos mirando cuando algunos agresores en la plaza de Taksim provocan al pueblo", advirtió Erdogan en un discurso que distó mucho de la moderación y conciliación pedida ayer por el presidente de Turquía, Abdullah Gül.

"¿Quién pagará por los escaparates rotos? ¿Qué tiene que ver esto con la democracia y la lucha por los derechos?", se preguntó Erdogán, al tiempo que aseguraba no llevar "la dictadura en la sangre" y se calificó de "servidor del pueblo".

Mientras tanto, la Unión Europea (UE) lamentó hoy el uso "desproporcionado" de la fuerza por parte de la Policía de Turquía en la violenta ola de protestas en ese país y pidió al Gobierno y a los manifestantes que dialoguen y pongan fin a los enfrentamientos.

La jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, expresó en un comunicado su "profunda preocupación" por los choques y subrayó que lamenta "el uso desproporcionado de la fuerza por parte de miembros de la Policía turca".

Las protestas dejaron 939 detenidos desde el pasado viernes y al menos 79 heridos, según fuentes del Gobierno turco. Sin embargo, la organización defensora de los derechos humanos Amnistía Internacional aseguró que dos personas han muerto y alrededor de mil han resultado heridas.

Contra Erdogan

Los manifestantes, en su mayoría jóvenes, comenzaron a protestar el pasado lunes contra un polémico proyecto urbanístico del gobierno para la construcción de un centro comercial en el parque Gezi, cercano a la plaza Taksim, en sí ya controvertido porque no cuenta con el apoyo de la comisión municipal de Estambul.

Sin embargo, las protestas escalaron el viernes después de que la policía desalojara una acampada en el parque y comenzara a cargar con gases lacrimógenos. Ayer fue el día con mayor violencia, cuando con marchas en respuesta organizadas en toda la ciudad y en otras localidades turcas, para protestar contra la que consideran fue una desproporcionada intervención de la policía y contra el gobierno de Erdogan.

Entonces, las protestas sufrieron un giro y comenzaron a tener también como motivación la denuncia del estilo de gobierno del primer ministro, que consideran dictatorial, al aprovechar su mayoría parlamentaria para aprobar leyes. Además, no están de acuerdo además con las restricciones a la venta de alcohol o con el endurecimiento de la regulación del velo islámico, que consideran supone una progresiva islamización de la sociedad turca.

Agencias EFE y DPA.

TEMAS DE HOYAumento de la naftaDeclaraciones juradasCristina KirchnerPartido por la pazElecciones 2015