Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Grandes enemistades de Hollywood

Espectáculos

¿Qué ocasionó una pelea entre Gwyneth Paltrow y Winona Ryder? ¿Qué llevó a dos actrices de Sex and the City a un duro enfrentamiento? Enterate en este informe

Por   | LA NACION

1. BETTE DAVIS vs. JOAN CRAWFORD

En¿Qué fue de Baby Jane?, la película de Robert Aldrich, Bette Davis y Joan Crawford no se llevaron muy bien. 
 

Probablemente se trate de la disputa más célebre en la historia de Hollywood. En primer lugar, porque involucra a dos verdaderas estrellas. En segundo lugar, porque fue una pelea que se prolongó hasta el momento del fallecimiento de la propia Crawford. En tercer lugar, porque tenemos como testimonio cinematográfico a ¿Qué fue de Baby Jane?, la película de Robert Aldrich en la que Bette Davis y Joan Crawford compartieron protagónico. El film, más allá de su incuestionable valor como obra, disparó una serie de mitos sobre las actrices, y una gran cantidad de anécdotas que no hicieron más que avivar la llama de ese fuerte desagrado que una generaba en la otra. De hecho, en la película Crawford es maltratada brutalmente por el personaje de Davis y hay quienes aseguran que ambas actrices se dejaron llevar por el tono de las escenas, llegando hasta las agresiones físicas. Una de las peculiaridades de este enfrentamiento es que jamás fue desmentido, incluso la propia Davis hizo un sinfín de declaraciones sobre Crawford que quedaron para la posteridad: "Ha dormido con todas las estrellas de la MGM, menos con Lassie" fue solo una de ellas.



2. GWYNETH PALTROW vs. WINONA RYDER

Winona Ryder y Gwyneth Paltrow, de mejor amigas a enemigas íntimas. 
 

¿Quién hubiera dicho que Gwyneth Paltrow usaría un blog para aludir a una vieja enemistad? Lo cierto es que las celebridades también son humanas y necesitan hacer catarsis. Paltrow escribió en su página oficial sobre una "frenemy" (conjunción de "friend" y "enemy", es decir, una mezcla de amiga y enemiga), una colega que "hacía todo lo posible para verme derrotada; esta persona quería lastimarme y yo me sentía profundamente angustiada y enojada, esos sentimientos que se generan cuando alguien a quien querías se convierte en un ser venenoso y peligroso". Ouch. Parece que Gwyneth no se anda con eufemismos. Lo cierto es que la ganadora del Oscar por Shakespeare apasionado nunca identificó a esa "fremeny" con nombre y apellido, pero todos los medios aseguran que se trata de Winona Ryder. Ambas actrices eran muy amigas en los 90, y solían compartir departamento y permanentes salidas. Sin embargo, cuando Paltrow audicionó para el papel de Viola en el film de John Madden -rol que había sido ofrecido originalmente a Ryder- con toda la fama y premios que le trajo, Winona no se tomó muy bien la noticia. A pesar de lo escrito por Paltrow en su sitio, Ryder jamás salió a hacer declaraciones al respecto y nunca se supo el motivo verdadero por el cual estas mejores amigas dejaron de verse de modo tan abrupto.

3. DEBRA WINGER vs. SHIRLEY MACLAINE

Shirley MacLaine y Debra Winger, (madre e hija en La fuerza del cariño) tuvieron varias fricciones en las grabaciones. 
 

La fuerza del cariño es una película destinada a perdurar. El gran largometraje de James L. Brooks se sostiene aún hoy, y en gran medida, por la excelente dinámica madre-hija que supieron aportar Shirley MacLaine en el rol de Aurora y Debra Winger en el de Emma. Sin embargo, la relación entre las actrices en el set estaba lejos de ser idílica, y solían pelear frecuentemente entre toma y toma. De hecho, la disputa no quedó ahí y MacLaine declararía posteriormente que había odiado la conducta "errática" de su co-protagonista y algunas bromas de mal gusto que hacía en el rodaje. Consultada por tales dichos, Winger dijo en una entrevista: "No corrió sangre, pero sí hubo unos cuantos entredichos. No sé, no me acuerdo con claridad, solo sé que ambas éramos salvajes y de fuerte carácter". Recordemos, además, que ambas actrices fueron nominadas al Oscar por sus interpretaciones en el film, pero que fue MacLaine quien se quedó con la estatuilla dorada.



4. LUCY LIU vs. BILL MURRAY

Lo de Lucy Liu y Bill Murray parece que fue serio. 
 

Hay que darle crédito a Lucy Liu por no dejarse intimidad por un actor como Bill Murray. Lo que sucedió en el set de Los ángeles de Charlie fue incómodo incluso para quienes no se vieron involucrados en la discusión. Cuando Murray se presentó para filmar una escena con el trío femenino, señaló a Drew Barrymore y a Cameron Diaz y les dijo "entiendo por qué ustedes están acá", para luego apuntar con el dedo a Liu y preguntar, con cierta malicia, "¿pero qué diablos estás haciendo vos acá? ¡No sabés actuar!". La actriz, lejos de mantener una postura impertérrita, se habría ido a las manos con Murray hasta que ambos fueron separados por el equipo de producción. Todos se preguntaron qué iba a suceder con los actores cuando llegara el momento de la secuela. Sencillo. Murray no regresó en el papel de John Bosley y quien tomó la batuta en el 2003 fue el recordado Bernie Mac. Al poco tiempo, Liu negaría haber pegado al actor, pero sí confirmaría la discusión: "la prensa exageró lo sucedido, creo que Bill es talentoso y divertido, pero es cierto que tuvimos muchas diferencias, especialmente en cuanto al guión; de todos modos, si lo hubiese golpeado, me acordaría".

5. KIM CATTRALL vs. SARAH JESSICA PARKER

Kim Cattrall y Sarah Jessica Parker, Samantha y Carrie, al parecer, más que amigas son enemigas. 
 

El dinero mueve montañas en el caso de Kim Cattrall y Sarah Jessica Parker porque, aún llevándose mal, decidieron trabajar juntas en las innecesarias adaptaciones cinematográficas de la serie Sex and the City . Los rumores de que ambas tenían una relación tirante durante la filmación de dicha serie siempre se hicieron oír y fue por eso que, llegado el momento de la primera película, costó convencerlas de que se reunieran para darles nuevamente vida a Carrie y Samantha. El éxito del film, desde ya, hizo que los estudios concibieran una secuela (o una excusa para mostrar bellos paisajes y un vestuario ídem), pero en esa oportunidad Cattrall se manifestó más reticente a reunirse con Parker. Si bien la película finalmente se concretó, las actrices no fueron vistas compartiendo nada más que premieres. Un integrante de la producción contaría que para el final de la serie ambas "apenas podían comportarse civilizadamente" pero que, debido a su profesionalismo, "nunca dejaron que el mal clima interfiriera con el trabajo".



TEMAS DE HOYConsejo de la MagistraturaLa relación EE.UU. - CubaEl caso Mariano BeneditElecciones 2015