Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Deportiva

 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Pizarrón y pases cortos

Sánchez Miño debe aprender de Erviti

Deportiva
 
 

Juan Sánchez Miño fue una de las grandes apariciones de 2012 y una de las mejores de Boca de los últimos tiempos. Pocas veces se da la chance de que surja un juvenil que reúna tantas características útiles para el juego en el mismo envase. Poseedor de una envidiable técnica individual desde su pie zurdo, se muestra elegante para transportar la pelota y para gambetear, para dejar mal parado hasta a uno de los marcadores más ásperos (como sucedió con Fabián Cubero en la Bombonera), ideal para generar sociedades con paredes y triangulaciones. Le gusta pisar el área rival y tiene gol. Es desequilibrante en los mano a mano y saca muy buenos centros con rosca . Posee un buen remate desde fuera del área y puede convertir por esa vía, como ante Independiente, en el Inicial pasado, o llegando vacío al espacio, como el gol a Fluminense por la Libertadores 2012. Y tiene la facilidad de llegar, con un lateral, hasta el punto penal, mandando su pelota con las manos en forma de centro.

Debutó el 5 de diciembre de 2010 con Roberto Pompei, en Boca 1 vs. Quilmes 0, pero la continuidad la alcanzó con Julio César Falcioni en 2012, tiempos en los cuales se debatía si rendía más como volante o como lateral por la izquierda, donde el entrenador lo prefería. Él dice que no siente la marca y que, si le dan a elegir, jugaría siempre como mediocampista. El tema es que una cosa no lo exime de la otra.

Como todos los que llegan de las inferiores xeneizes, siente admiración por Riquelme. Es lógico y está bien que aprenda cosas futbolísticas de Román. Sin embargo, Sánchez Miño se convertiría en un jugador más completo si copiara algunos movimientos tácticos y algunas decisiones de Walter Erviti; si lo siguiera y analizara qué hace su compañero con y sin la pelota. Tras la lesión que lo tuvo alejado varios meses, Sánchez Miño recién ante Vélez volvió a aportar las pinceladas que es capaz de mostrar. Pero necesita empezar a observar el juego como algo más global, sacrificarse más en la marca (no esperar que sólo Erviti o Erbes les hagan las coberturas a Somoza o a los laterales). Ante Corinthians, en Brasil, a los ST 20m, perdió una pelota con el cuerpo con Emerson y, en lugar de seguirlo, se quedó parado protestándole al árbitro.

Erviti cumplirá 33 años en ocho días. Ya no tira caños, como en sus inicios, pero no deja de aprender y sacrificarse. En silencio, es el más táctico de todos. Inteligente, no sólo piensa en sus movimientos sino en los de todo el equipo, en quién va, quién se queda, en los relevos. Ahora incluso es un jugador más completo ya que no sólo respalda a la defensa con coberturas importantes, sino también el ataque: pisa el área (como ante Newell's) y asiste (como ante Vélez).

Pensar que a Boca le está costando bastante reemplazar a Clemente Rodríguez (recién ahora apareció con condiciones y personalidad Nahuel Zárate), que Nicolás Colazo está dejando pasar la chance y que algunos se animaron a proyectar a Sánchez Miño como un excelente polifuncional para el próximo Mundial, de acuerdo a los gustos de Alejandro Sabella, ya que puede ser lateral, volante por la izquierda con línea de cuatro o de tres atrás, y/o doble 5 , como jugó por momentos en las inferiores. Hoy sigue teniendo mucho por aprender. Más allá de la roja infantil ante Vélez (reacción potenciada por un injustificable codazo de Cubero), necesita complementar las condiciones técnicas con desplazamientos y decisiones más globales. Ahora tiene 23 años y depende de él crecer aprendiendo. Si lo domina el fastidio y cree que ya llegó, que ya no necesita sacrificarse ni mejorar, correrá el riesgo de ser uno más en un fútbol argentino donde, de por sí, no abundan los distintos..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYElecciones 2015Choque de tren en OnceQuita de subsidiosInseguridadNarcotráfico