Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Proyecto

Planean lanzar en EE.UU. el "Starbucks de la marihuana"

El Mundo

Un ex ejecutivo de Microsoft quiere convertir a su compañía en una marca de cannabis reconocida y sofisticada

Por   | LA NACION

NUEVA YORK.- Seattle es famosa por ser la ciudad donde nació Jimi Hendrix, el hogar de Microsoft y Starbucks, y un lugar donde "llueve nueve meses al año", según una de las comedias románticas que reunieron a Tom Hanks y Meg Ryan. Ahora, va detrás de un nuevo hito: ser la cuna de la industria de la marihuana.

Cuando Washington y Colorado legalizaron el cannabis en las últimas elecciones presidenciales, varios empresarios vieron un quiebre histórico, olfatearon un incipiente negocio y comenzaron a prepararse para el futuro. Uno de ellos, Jamen Shively, quiere crear lo que aquí llaman "el Starbucks de la marihuana".

Shively, un antiguo ejecutivo de Microsoft con un cierto parecido físico a su fundador, Bill Gates, aspira a reunir 100 millones de dólares para convertir a su compañía, Diego Pellicer, en una marca de marihuana reconocida y sofisticada. La primera en el país y, quizá, del mundo. "Vamos a crear más millonarios que Microsoft con este negocio", afirma, una y otra vez.

La idea no es descabellada. O, al menos, no lo es para Brendan Kennedy y Michael Blue, egresados de la Escuela de Negocios de Yale y, junto a Christian Groh, socios en Privateer Holdings, un fondo de inversiones diseñado para adquirir pequeños negocios vinculados a la marihuana, como los dispensarios de marihuana medicinal, con la idea de amasar un negocio mucho más grande.

Todos estos empresarios de Seattle ven la misma tendencia: más estados seguirán el camino de Washington y Colorado y legalizarán una droga que cada día es más aceptada. Según una encuesta del Centro Pew, el 52% de los norteamericanos cree que la marihuana debe ser legal. Es la primera vez desde 1969, cuando comenzó la medición, que la mayoría del país está a favor de ponerle fin a la prohibición, que tiene ya casi un siglo.

Al creciente apoyo se suman las incipientes críticas a la guerra contra las drogas. Días atrás, Shively promocionó su emprendimiento en una conferencia de prensa junto al ex presidente de México Vicente Fox. Desafiante, el emprendedor del cannabis dijo que la prohibición de la marihuana se derrumbará como el Muro de Berlín.

Fox, uno de los líderes globales que comenzaron a abogar por la regulación de la marihuana, un eufemismo que apunta a captar un mayor apoyo político para la legalización, le dio todo su respaldo: "El costo de la guerra de las drogas se está tornando insoportable", explicó.

Fox no está solo. Ante la violencia desatada por la lucha contra el narcotráfico, varios ex presidentes de América latina impulsaron un cambio de paradigma -legalizar y tratar el consumo de drogas como un problema de salud en vez de un crimen- que comenzó a resonar en Estados Unidos. Gil Kerlikowske, el zar antidrogas de la Casa Blanca, llamó el mes pasado a dejar de hablar de "guerra contra las drogas".

"Hoy, la pregunta más interesante e importante ya no es si la marihuana será legalizada -eventualmente, poco a poco, lo será-, sino cómo", escribió uno de los columnistas de The New York Times, Bill Keller.

Shively espera que su marca llegue un día a lograr que la marihuana sea considerada "un brandy o un buen cigarro". Más que Starbucks, Shively quiere que su marca sea como los cigarros Davidoff. Para llegar allí, tiene un problema: la marihuana es legal donde vive, pero es aún una sustancia ilegal según las leyes federales de Estados Unidos.

Para un empresario del cannabis, ese conflicto legal conlleva obstáculos y riesgos. Los dispensarios de marihuana medicinal suelen realizar sus transacciones en efectivo y no pueden acceder a créditos porque los bancos deben seguir estrictas regulaciones.

Aun más grave, participar del negocio de la marihuana conlleva el riesgo de terminar en la cárcel, incluso si se respetan a rajatabla todas las regulaciones. Hasta ahora, el gobierno de Barack Obama no ha dado una señal contundente acerca de si irá detrás de los incipientes empresarios del cannabis o no.

Audaz, Shively citó una de las frases más famosas de Obi-Wan Kenobi a Lord Vader de La Guerra de las Galaxias para desafiar a la autoridad de Washington y mostrar que no tiene miedo: "Él le dijo a Darth: «Si me matás, voy a volverme más poderoso de lo que podés imaginar»"..

TEMAS DE HOYCristina KirchnerDeclaraciones juradasPartido por la pazArgentina en defaultNarcotráfico