Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Oposición

Profundo malestar de Italia por el traslado del Monumento a Colón

Buenos Aires
 
 

La embajada de Italia en Buenos Aires expresó su malesta r y realizó gestiones en las últimas horas para evitar que el gobierno argentino traslade el Monumento a Cristóbal Colón a Mar del Plata.

El gesto de Italia se sitúa en la dura puja que mantiene la Casa Rosada con la administración porteña de Mauricio Macri por el polémico proyecto.

La diplomacia italiana busca canalizar las críticas surgidas desde la colectividad de ese país en la Argentina por la decisión de Cristina Kirchner de retirar un monumento emblemático para los italianos. La obra, situada detrás de la Casa Rosada, fue donada por la colectividad peninsular como un gesto de amistad en ocasión del primer centenario de la independencia argentina.

Según confiaron a LA NACION fuentes calificadas de la colectividad italiana, de la embajada de ese país en la Argentina y del gobierno porteño, el embajador Guido La Tella transmitió esa preocupación y malestar al Gobierno.

Anoche no se descartaba la posibilidad de que el embajador, atendiendo los serios reclamos de la comunidad, pidiera una audiencia con la presidenta Cristina Kirchner para expresarle ese malestar.

"Hay preocupación. No vamos a ocultarlo, porque el monumento a Colón representa el sentir y el cariño italiano por la Argentina", dijo ayer a LA NACION una fuente confiable de la colectividad italiana presente en el festejo que hubo por el aniversario de la República Italiana en la embajada de ese país.

Ayer, en la recepción que ofreció La Tella en la embajada italiana, situada en Billinghurst al 2500, estuvo Macri junto con su esposa, Juliana Awada, además de varios funcionarios del gobierno porteño.

Macri y el embajador La Tella dialogaron a solas, sin que trascendieran los detalles de lo conversado, aunque varias fuentes reconocieron que el traslado del Monumento a Colón no estuvo ausente en esa charla.

La Tella, además, se habría comprometido a canalizar el malestar de la colectividad italiana con el gobierno argentino. De hecho, el embajador envió hace un mes una carta al secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, para expresarle su malestar y preocupación por la decisión de la Casa Rosada de sacar de Buenos Aires un monumento regalado por Italia a la Argentina. Fuentes diplomáticas dijeron que esa carta no tuvo respuesta.

Ayer en el festejo italiano, el Monumento a Colón y el polémico proyecto de trasladarlo fue tema central. Entre los invitados hubo gente de la política, la diplomacia y del mundo de la farándula.

Estaban, entre otros, el secretario de Relaciones Internacionales del gobierno porteño, Fulvio Pompeo; el funcionario radical y macrista Pablo Garzonio; el titular de la DAIA, Julio Schlosser; el secretario de Cultura bonaerense, Jorge Telerman; el diputado Francisco de Narváez; el diseñador de modas Gino Boganni, y Mirtha Legrand. El vicecanciller, Eduardo Zuain, y la subsecretaria de Política Exterior de la Cancillería, María del Carmen Squeff, fueron los únicos representantes del gobierno nacional.

Desde la Cancillería no informaron sobre malestar alguno de la embajada de Italia por el proyecto de traslado del Monumento a Colón.

En los corrillos de la fiesta italiana también estaban presentes los embajadores de Estados Unidos, Bélgica, Marruecos, España, Dinamarca, India, Hungría, Canadá y Venezuela, entre otros.

El gobierno de Cristina Kirchner quiere trasladar la obra a Mar del Plata para su "preservación" y colocar en su lugar una estatua de la luchadora de la Independencia Juana Azurduy donada por el presidente de Bolivia, Evo Morales.

La administración de Mauricio Macri, además de la colectividad italiana y los vecinos agrupados en Basta de Demoler, entre otras ONG, rechazan el traslado por considerarlo "el robo de un monumento histórico".

Anteayer, Parrilli reiteró que el monumento en disputa pertenecería al Estado nacional y argumentó la necesidad de trasladarlo y preservarlo, al señalar que presenta "un grave deterioro en su estructura".

El Monumento a Colón está emplazado en un parque de la ciudad que el gobierno nacional enrejó y convirtió en el jardín posterior de la Casa Rosada.

Ironías de Parrilli contra el gobierno porteño

El proyecto del gobierno de trasladar el Monumento a Cristóbal Colón y reemplazarlo por el de Juana Azurduy de Padilla sigue generando cruces entre la Nación y la Ciudad.

Ayer, el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, volvió a apuntar contra las autoridades porteñas, a las que ya había criticado en un comunicado oficial emitido el sábado. Tras presentarse en el Juzgado Nacional en lo Contencioso Administrativo Federal N° 12, a cargo de la jueza Claudia Rodríguez Vidal -que dictó el viernes la medida cautelar de no avanzar en las obras- y entregar un informe relacionado con el proyecto, Parrilli criticó al jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, y a su jefe de gabinete, Horacio Rodríguez Larreta, por sus comentarios sobre el posible "robo" de la estatua. "Si ellos (por Macri y Rodríguez Larreta) están tan a favor del diálogo, ¿por qué no nos llamaron por teléfono y nos preguntaron?", señaló.

Ayer, María Carmen Arias Usandivaras, presidenta de la ONG Basta de Demoler, la organización que junto con Salvemos las Estatuas presentó el amparo al que hizo lugar la jueza Rodríguez Vidal, quiso acceder al informe presentado por el funcionario kirchnerista, pero en el juzgado le dijeron que el expediente aún no se puede consultar. Por eso, aseguró que iba a esperar a que hoy o mañana la jueza Rodríguez Vidal los notifique sobre el informe presentado por Parrilli.

Relacionado con el traslado que impulsa el gobierno nacional, se presentó ayer en la Legislatura un proyecto de la diputada Lía Rueda, de Pro, para emplazar el monumento a Juana Azurduy de Padilla, donado por el gobierno de Bolivia, en el Parque Indoamericano..

TEMAS DE HOYSubsidios a colectivosLa designación de César MilaniNarcotráficoLa muerte de García Márquez