Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Economía rea / Estrategia

Agobiadas por la inflación, las familias vuelven al mayorista

Economía

Las compras en cantidad permiten cuidar la economía doméstica, cada vez más ajustada por los aumentos

Por   | LA NACION

Café, aceite, lamparitas, papel higiénico y algunos paquetes cerrados. El carro, del tamaño de una cuna, le queda holgado a la compra familiar de Luisa, que hace unos seis meses cambió el supermercado por este galpón ubicado en el Abasto. Llenar las alacenas una vez al mes le permite un ahorro que, dice, supera cualquier promoción de los minoristas.

La mujer que hacía las compras con su marido el miércoles por la mañana en el mayorista Vital, ilustra una tendencia creciente: las familias compran al por mayor para cuidar su economía. En retrospectiva, se trata de una costumbre argentina que vuelve con los ajustes domésticos. La causa, esta vez, es la inflación.

El presidente de la Cámara Argentina de Distribuidores y Autoservicios Mayoristas, Alberto Guida, reconoció "el aumento de clientes minoristas", pero indicó que "aún representa un volumen bajo en el negocio mayorista".

En Vital, señaló el gerente general Eduardo Pochinki, "las ventas a consumidores finales están creciendo cada año; cada vez son más los que hacen compras de volumen, mucho más inteligentes, ya que el ahorro oscila entre 15 y 25 por ciento".

Las familias que cambian su hábitat natural de compras se stockean en estas góndolas altísimas, y vuelven al súper, especialmente, por alimentos frescos. "En general, este tipo de consumidores destina la primera compra del mes al mayorista y continúa con reposiciones en cadenas minoristas", agregó Pochinki.

Atentos a la afluencia de nuevos clientes, los grandes centros de venta fortalecieron su estrategia minorista, con una mejora en la oferta de productos fraccionados. "Desde hace unos meses se permite comprar casi todo fraccionado. Si antes la gente que compraba para su casa era un 10% entre los comerciantes, ahora es la mitad; lo que pasa es que en volumen y facturación siempre gana el mayorista", explicó Maximiliano, un repositor de lácteos de larga data en el mayorista de calle Gallo.

A diferencia de los supermercados, los mayoristas no ofrecen porcentajes de descuentos con bancos, y, en general, sólo permiten pagos en efectivo o débito, lo que impide licuar el gasto en cuotas por el efecto de la inflación. Tampoco se ofrece allí la lista completa de 500 productos congelados. Aunque no son del todo ajenos: "Les pedimos a los proveedores de 250 productos que vendemos de esa lista tener esa misma alternativa", explicó Guida.

Pese a las diferencias, a clientes como Adriana, que compra en el Maxiconsumo de Villa del Parque, la cuenta siempre les resulta menor. "Conviene, especialmente, comprar productos de almacén y limpieza", dijo la mujer, mientras tomaba un aceite que recordó haber pagado el doble en el súper de la esquina de su casa. En ese mayorista, el fraccionamiento se instauró hace algunos meses, detalló un encargado. Para los consumidores finales, los precios suman IVA y un 4% adicional; es decir, pagan 25% más que los mayoristas. Las compras familiares, sin embargo, combinan productos sueltos con cajas y packs que, al pasar por la caja, sólo suman el IVA.

Las amas de casa que resignan la estética y el colorido de los supermercados, compensan el desarraigo con la satisfacción de los precios. Pueden, por ejemplo, comprar una caja de 40 alfajores Guaymallén para el recreo de los chicos por $ 37,70. O tres paquetes de galletitas Criollitas de 100 gramos por $ 5,49. El mismo, figura en la lista de congelados en Carrefour a $ 3,49 y $ 3,74 por unidad, en zona sur y zona norte, respectivamente. Lo mismo ocurre con el desodorante Axe, un ejemplo de perfumería, que cuesta alrededor de $ 12 en el mayorista, y entre $ 15,5 y $ 16,7 en la nómina fijada por Guillermo Moreno. Los pañales, que justifican cantidad, también tienen grandes márgenes: el paquete de Pampers "juegos y sueños", de 36 unidades, cuesta de $ 56 a $ 60 en las sucursales de WalMart, y $ 47, en Maxiconsumo. Papel higiénico, fideos, latas de arvejas, atún y otras conservas, harinas y tetra bricks de puré de tomate, son los infaltables en los carros familiares.

Según el Indec, los precios mayoristas treparon 4% de enero a abril, 1% por encima del IPC minorista. Pero también aquí el índice es lejano a la realidad. Como en las otras tiendas, las leches con vitamina B9 ya coparon en las heladeras parte del espacio de las versiones económicas..

TEMAS DE HOYArgentina en defaultThomas GriesaExplosión en CórdobaLa muerte de Grondona