Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Misterio

Con sello mafioso golpearon y mataron a un financista de un tiro en la cabeza

Seguridad

El cuerpo de Miguel Ángel Graffigna apareció en Villa Ortúzar dentro de un costoso auto; de allí desaparecieron cuatro celulares; había estado preso por el homicidio de una pareja en Villa Elisa

Por   | LA NACION

Al financista y asesor inmobiliario Miguel Ángel Graffigna, de 35 años, lo buscaban desde anteayer a la tarde, cuando salió de una de las oficinas en las que trabajaba. Ayer, minutos después de las 10.30, un vecino de Fraga al 1300, en el barrio de Villa Ortúzar, alertó sobre un cadáver en el asiento delantero derecho de un costoso Peugeot RCZ descapotable. Cuando la policía revisó el vehículo encontró el cuerpo de Graffigna con un balazo en la cabeza y con signos de haber sido golpeado. No había ningún arma en el interior y no faltaba ningún objeto de valor en el rodado. Lo único que se llevó el asesino fueron los cuatro celulares que usaba la víctima.

Durante el último mes, Graffigna había girado cheques por 260.400 pesos, poseía cuatro cuentas bancarias en entidades de primera línea y tenía dos departamentos en el barrio de Villa Devoto, una oficina en la ciudad de Ramos Mejía, donde, aparentemente, funcionaba su inmobiliaria y había declarado propiedades en Cañada de Gómez, en Santa Fe.

Según fuentes policiales y allegados a la víctima, el vehículo de alta gama en el que fue hallado el cadáver no pertenecía a Graffigna sino que sería propiedad de su abogado, Roberto Casorla Yalet, un letrado que, en su cuenta de la red social Twitter se presenta como "abogado platense, amigo socio y compañero de Jorge «Acero» Cali y de todos sus socios y amigos". Cabe recordar que «Acero» Cali fue campeón mundial de kick boxing y tiene una estrecha relación con el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno.

 
El asesino dejó documentos y objetos de valor en el baúl del Peugeot RCZ. Foto: Télam 
 
"Graffigna solía moverse en un Audi A 3 o en el automóvil de Casorla Yalet. Era común que el abogado le prestara su vehículo a Graffigna. Se trata de un rodado que circulaba con la patente provisoria de papel", expresó un allegado al letrado.

Al revisar el listado de propiedades de Graffigna se puede comprobar que la víctima no tenía a su nombre el vehículo en el que fue asesinado. Figuraba como titular de tres vehículos: una camioneta 4 X 4 Chevrolet Avalanche, un Fiat Strada y un camión Ford.

Un profesional que conocía a la víctima y al abogado afirmó que la relación entre ambos era muy estrecha. Se habían conocido cuando Graffigna fue apresado por su presunta responsabilidad en un doble homicidio ocurrido en 2004, en la localidad bonaerense de Villa Elisa.

Su ex pareja, la bailarina de caño Romina Iddon Silva, lo acusó de haber asesinado a Nicolás de Souza y Antonia Zárate, durante un encuentro swinger en una casa de Villa Elisa y que habría tenido como objetivo apoderarse de una obras de Pablo Picasso datada en 1919, que habrían tenido las víctimas.

Pero después de estar preso durante tres meses, Graffigna, que fue defendido por Casorla Yalet, recuperó la libertad y fue sobreseído. Ambos acusaron a la madre de Silva y a su ex novio de haber matado a la pareja de Villa Elisa para quedarse con el cuadro. También denunciaron a un grupo de policías bonaerenses y a un fiscal de haber armado la acusación en su contra para exculpar del doble homicidio a su ex novia, a su suegra y a la pareja. La madre de su ex novia estaba detenida por el robo de un cuadro de Quinquela Martín durante un incendio intencional en la municipalidad de Bahía Blanca.

 
Graffigna, preso en 2004. Foto: El Día
 
Además de representar a Graffigna, Casorla Yalet defendió a los hermanos Martín y Christian Lanata, condenados por el triple homicidio de los empresarios Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina, cuyos cuerpos fueron hallados en un zanjón de General Rodríguez.

Anoche, LA NACION intentó comunicarse con Casorla Yalet para consultarlo sobre cómo era su relación con la víctima y si sospechaba que el homicidio de Graffigna estuviera vinculado con la falsa acusación por el doble crimen swinger o con su actividad como asesor financiero e inmobiliario, pero los llamados fueron atendidos por un contestador.

Al cierre de esta edición los policías de la comisaría 37a. revisaban la zona con el objetivo de tratar de encontrar cámaras de seguridad que hubieran grabado imágenes del o de los asesinos.

Las primeras conclusiones de los forenses que estuvieron a cargo de la autopsia indicaron que Graffigna llevaba poco más de ocho horas muerto, cuando lo encontraron a las 10.30. Por tal motivo, los peritos abonaron la presunción que indicaría que el asesor financiero fue asesinado aproximadamente a las 2.

Otra de las pistas que seguían los investigadores apuntaba a procesar la información contenida en el rastreador satelital del Peugeot RCZ con el fin de establecer el recorrido de la víctima y el lugar en el que estuvo cautivo, donde recibió la golpiza que le propinaron.

El Peugeot RCZ en el que fue hallado el cuerpo de Graffigna estaba bien estacionado, por tal motivo los investigadores sospechan que llegó al lugar con alguien conocido y lo mataron allí. Dentro del automóvil se encontraron manchas de sangre, otras pertenencias revueltas y en el baúl había gran cantidad de documentación relacionada con su trabajo, que comenzaron a ser revisados minuciosamente por los investigadores de la Policía Federal.

Según dijeron testigos del hallazgo el cuerpo de la víctima estaba recostado sobre el asiento del acompañante, con las piernas sobre la butaca del conductor, y además del balazo presentaba signos de haber sido golpeado.

Drogas y dinero, el negocio de la muerte

  • El jueves 24 de julio de 2008, a las 20, los colombianos Héctor Edilson Duque Ceballos, alias "Monoteto", y Jorge Alexander Quintero Gartner, fueron asesinados a balazos en el estacionamiento del shopping Unicenter, en Martínez, por dos sicarios que iban en una moto. Ambos formaban la organización llamada Cartel de la Cordillera, en Colombia, cuyo jefe hacía pocos meses acaba de ser extraditado a los Estados Unidos, en donde iba a ser enjuiciado.
  • En la noche del 13 de agosto de 2008, en una zanja de una zona descampada de General Rodríguez fueron descubiertos los cuerpos maniatados y asesinados con tiros en la cabeza y en la espalda de los empresarios Sebastián Forza, de 34 años; Damián Ferron, 37 y Leopoldo Bina, de 35. Pocas horas después, la Justicia ligó los crímenes con el turbio y millonario negocio de la venta ilegal de efedrina a carteles mexicanos y colombianos.
  • En la noche de martes 17 de abril, en Marcelo T. de Alvear y Talcahuano, en Recoleta, un hombre encapuchado y con guantes se bajó de una moto apuntó su pistola calibre 9 mm y vació su cargador en la espalda y la cabeza del colombiano Carlos Brausin García, de 38 años. Según los investigadores, la víctima sería un reconocido narco que habría sido el responsable del crimen de dos compatriotas en el estacionamiento del shopping de Unicenter.
TEMAS DE HOYLa mafia de los medicamentosInseguridadCristina KirchnerElecciones 2015