Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Renovación

Cambio de cara y fuerte aumento de gastos en la Cámara de Diputados

Política

Con un 36% más de presupuesto, Domínguez quiere posicionarse con vistas a la gobernación bonaerense

Por   | LA NACION

Nuevos aires corren en la Cámara de Diputados. Computadoras de última generación en los despachos y netbooks en cada banca del recinto; oficinas remodeladas y la construcción de otras tantas en dos flamantes edificios anexos; catering de primer nivel en las sesiones y el desembarco de nuevos empleados. Como presidente de la Cámara, Julián Domínguez no escatima recursos a la hora de cambiarle la cara al cuerpo, decidido a mostrar gestión para competir en 2015 como candidato -a priori- a la gobernación de Buenos Aires.

Domínguez cuenta con pleno respaldo político y económico del gobierno de Cristina Kirchner. Cuando llegó a la Cámara baja hace un año y medio, recibió un suculento aumento del presupuesto, lo que le permitió duplicar las dietas de los legisladores -lo mismo hizo Amado Boudou en el Senado- y encarar un ambicioso plan de obras. Este año la partida supera los $ 1600 millones -un 36 % más que en 2012-, a lo que se agrega un refuerzo presupuestario del Ministerio de Planificación para la remodelación del Palacio y de sus edificios anexos, que demanda $ 200 millones.

Con semejante respaldo económico, Domínguez lanzó el Plan Rector de Intervenciones Edilicias (PRIE), que apunta a devolverle a la Cámara el esplendor de monumento histórico, a 30 años del retorno de la democracia. Las obras, que cuentan con la asistencia técnica de tres universidades públicas, abarcan desde la cúpula y la fachada del Palacio hasta el recinto. El plan incluye el lanzamiento de Diputados TV, la construcción de un nuevo edificio para la imprenta, otro destinado a los talleres de servicios (anexo D) y la compra de un inmueble en la esquina de Callao y Bartolomé Mitre para instalar más despachos.

Las épocas de "vacas flacas" en el Congreso tocaron su fin y los legisladores se muestran encantados: reciben una dieta mensual de bolsillo que orilla los $ 38.000 y otras gratificaciones que antes no tenían.

Ahora pueden disfrutar de un catering de categoría en los días de sesión: cada mediodía, tarde y noche (si el debate se extiende) se sirven en el Salón Delia Parodi -a estrictas puertas cerradas- sandwichitos, canapés, cazuelas calientes y medialunas, éstas a la hora de la merienda.

Además, cada diputado recibe, al asumir, el clásico pin de oro con las iniciales del cuerpo grabadas en él. Cada uno costó $ 2023 ($ 473,000 en total), según la orden de compra respectiva. "Una resolución interna de 1984 exige determinadas características para el diseño de los pines. Por eso son tan costosos", explicaron a LA NACION funcionarios legislativos.

Donde no hubo mucha explicación oficial fue para la compra de 300 libros con el título Néstor por Todos , de la editorial Tochineki, propiedad del ultrakirchnerista Chino Navarro. A $ 300 cada uno, la compra -por contrato directo- demandó $ 90.000.

Mientras se colocaron vistosas plantas en los pasillos y arreglos florales en las salas de las comisiones, muy pocos legisladores se interesan por el detalle de los gastos.

Quienes también se muestran satisfechos son los empleados legislativos. El escalafón salarial fue actualizado -el sueldo de menor categoría es de $ 4500 de bolsillo, mientras que el más alto llega a los $ 22.000 mensuales-.

"En los pasillos se ven caras nuevas por todos lados", comentan por lo bajo algunos empleados más antiguos. El secretario administrativo del cuerpo lo relativizó. "No hubo ni habrá aumento significativo en la planta permanente de empleados. Es más, se dio de baja a unos 250 en edad de jubilarse", enfatizó Ricardo Angelucci, quien sí admitió la proliferación de contratados.

"Se trata de un régimen de asistencia técnica por un período corto de tiempo", explicó.

Sin embargo, esta gestión sólo publica la nómina de la planta de empleados permanentes, no así los transitorios ni los contratados con facturación, lo que impide saber cuántos trabajadores hay en total en el cuerpo, si se incorporaron nuevos y qué diputados los contratan.

Esta práctica poco transparente se remonta desde hace ya tiempo y no es potestad exclusiva de Domínguez. El reparto de cargos forma parte de los manejos políticos no sólo del oficialismo, sino también de la oposición, lo que explica tanta reticencia a publicar los datos.

Los números de la Cámara baja

  • $ 1600
    millones
    Es el presupuesto de la Cámara de Diputados, que creció un 36% respecto del año pasado
  • $ 200
    millones
    El Ministerio de Planificación le dio un refuerzo para remodelar el edificio
TEMAS DE HOYCristina KirchnerFrancisco y la ArgentinaElecciones 2015Actividad económica