Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Indagatoria

Elaskar no quiso decir si tiene plata en el exterior

Política

Eludió hablar de sus cuentas y dijo desconocer la sociedad Teegan, del hijo de Lázaro Báez; dejó muchas dudas

Por   | LA NACION

El financista Federico Elaskar eludió ayer ante la Justicia responder sobre si tiene bienes en el exterior y si aún opera con cuentas fuera del país, y dijo además desconocer todo sobre la empresa Teegan Inc. , una firma panameña que supuestamente pertenece a uno de los hijos de Lázaro Báez, creada, se supone, merced a las gestiones de su firma SGI.

Elaskar concluyó ayer su declaración indagatoria ante el juez federal Sebastián Casanello, al responder a las preguntas del fiscal Guillermo Marijuan en la causa en que está siendo investigado junto con Leonardo Fariña y Lázaro Báez, entre otros, por supuestas maniobras de lavado de dinero.

Acompañado de su letrado, José Manuel Ubeira, Elaskar relató cómo fue que vendió su firma SGI a Helvetic Group. Insistió en que la operación no fue producto de amenazas ni de una extorsión, como había señalado por TV en una entrevista con Jorge Lanata.

En cambio, dijo que estaba cansado y que quería irse del país, por lo que pactó la operación en dos cuotas de 750.000 dólares cada una, de las que sólo cobró una. Dijo que el pago se efectuó en efectivo en una oficina que, cree, era una escribanía. Y declaró que no recuerda cómo fue la operación y que la plata estaba allí cuando llegó. Su falta de memoria en esa operación tan sustanciosa generó dudas.

Elaskar dijo también que la operación fue con Daniel Pérez Gadín y Jorge Chueco. El primero es el contador de Báez y el segundo, un abogado que trabaja con él. El intermediario fue Leonardo Fariña. Según la versión que le había dado a Lanata, lo atemorizaron cuando le dijeron que si no vendía SGI -dados los negocios relacionados con Báez en los que había intervenido- iba a terminar igual que Sebastián Forza, víctima del triple crimen de General Rodríguez, vinculado con el narcotráfico. Pero ayer insistió en que la operación fue cordial y que quedó una deuda hasta tanto concluyeran juicios laborales de la empresa.

En una causa paralela, la Justicia llamó a indagatoria, sin fecha, a Lázaro Báez, al acusarlo de extorsión por la venta de SGI.

Elaskar insistió ayer en que participó del programa de Lanata y denunció que hizo operaciones financieras para Báez como una manera de presionar a Pérez Gadín para cobrar los 750.000 dólares que le debía. Dijo que repitió un guión sobre Báez armado por Lanata. Si esto era así, el fiscal le preguntó porque no había advertido de esto a las persones que mencionó en su entrevista televisiva, que se vieron sorprendidas cuando las mencionó. Si todo era ficción, tuvo tiempo de avisarles, le dijo el fiscal, máxime cuando Elaskar luego se arrepintió de haber realizado esa operación.

Un tramo clave de su interrogatorio fue cuando le preguntaron sobre Teegan Inc. En el primer programa de Lanata, fueron exhibidos documentos sobre la constitución de esa firma a nombre de Martín Báez. Supuestamente esa empresa se habría armado a través de SGI. Pero Elaskar ayer dijo que no sabía de qué le estaban hablando y puntualizó una vez más que ni Lázaro Báez ni su familia fueron clientes de SGI, y agregó que tampoco lo fue Austral Construcciones, al menos mientras él ejerció la presidencia.

Dijo además que no tuvo vínculo con el banco suizo Lombard Odier, donde Teegan Inc. tuvo depositados 1,5 millones de dólares, hasta que la entidad financiera dio de baja la cuenta por las sospechas que le generó, según informó el banco.

Elaskar dijo ayer que no tenía nada que ver con la compra del campo El Entrevero, en José Ignacio, Uruguay, que fue adquirido por Pérez Gadín en 14 millones de dólares. Fariña estuvo allí con la idea de hacer un desarrollo inmobiliario que gerenciaría el empresario Carlos Molinari, según dijo Maximiliano Acosta, un amigo de Fariña que firmó el boleto de compraventa y declaró en la causa.

Además, dijo que tras pelearse con Fariña recibió una inspección de la AFIP de La Plata y la relacionó con el joven empresario, oriundo de esa ciudad. Culminó su indagatoria entregando copias de decenas de escrituras públicas de sus propiedades, que, dijo, en su mayoría fueron heredadas de su padre. Aseguró que era una manera de probar su patrimonio.

Elaskar había comenzado a declarar el lunes pasado, pero su indagatoria se interrumpió por un malestar pasajero del financista cuando le tocaba preguntar al fiscal luego de un cuarto intermedio realizado al mediodía para almorzar. Ayer se reanudó y concluyó ese trámite.

Ahora, el juez Sebastián Casanello tiene diez días para decidir si procesa o no a Elaskar y a Leonardo Fariña, aunque puede posponer esa medida..

TEMAS DE HOYLa muerte de China ZorrillaLey de abastecimientoEducaciónTata Martino, DT de la selección