Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Messi y su padre, denunciados por fraude fiscal

Según una fiscalía, evadieron impuestos por 4 millones de euros entre 2007 y ‘09

Jueves 13 de junio de 2013
0

MADRID.- Apenas aterrizó en Guatemala con la selección, Lionel Messi se enteró ayer de una novedad preocupante: la fiscalía de delitos económicos de Cataluña acababa de presentar una denuncia por fraude fiscal contra él y su padre, a quienes acusa de armar una red internacional de empresas fantasma para evadir impuestos.

La fiscal Raquel Amado redactó un durísimo escrito de 13 páginas en el que describe en detalle la supuesta maniobra: según ella, los Messi simularon la cesión de los derechos de imagen del futbolista y, de esa manera, se evitaron pagar 4,1 millones de euros entre 2007 y 2009.

Fuentes judiciales dijeron a LA NACION, desde Barcelona, que la querella es fruto de una investigación que lleva dos años. Para el delito que se les achaca, las penas contempladas son de entre 1 y 4 años de prisión, más multas de hasta seis veces el monto defraudado.

"Nos causa sorpresa porque nunca hemos cometido infracción alguna. Siempre hemos atendido todas nuestras obligaciones tributarias siguiendo los consejos de nuestros asesores fiscales", publicó Messi, ayer, en el mediodía guatemalteco, en su página de Facebook.

Para entonces, en España la querella contra él era el tema del día en la televisión y en los medios digitales. El FC Barcelona evitó referirse al caso, pero sí dieron la cara los responsables del estudio Juárez Veciana, que lleva los asuntos de Messi: "Nos sorprende porque ni nosotros ni nuestro cliente recibimos ninguna notificación de la fiscalía".

La tesis de la acusación es que los Messi cedieron los derechos de imagen a sociedades radicadas en Belice y en Uruguay (a los que califica de "paraísos fiscales") de las que ellos eran los verdaderos dueños. Y que después esas empresas rubricaron contratos con firmas de Suiza y Gran Bretaña que se encargaban de facturarles a las grandes multinacionales que pagan por tener a Messi como cara publicitaria.

De esa manera, cuando un patrocinante contrataba a Messi les pagaba a las empresas de Suiza y Gran Bretaña, países que permiten girar sin control fondos a paraísos fiscales y que tienen acuerdos con España para evitar la doble imposición. Según razona la fiscal, "tal entramado societario, con formas y sedes jurídicas elegidas con extremada precisión" permitía llevar el dinero a refugios seguros, sin dejar rastro en España y casi sin tributar.

La querella tira de la cuerda hasta los días en que Messi era menor de edad. Señala que sus padres firmaron el 3 de marzo de 2005 un contrato con la sociedad Sports Consultants LTD, con sede en Belice, para la cesión ("puramente simulada") de los derechos de comercialización del jugador del Barça, por 10 años, a cambio de 50.000 dólares. Añade que esa sociedad fue creada por un trust británico especializado en maniobras fiscales a pedido de la madre del jugador, Celia Cuccittini. Al día siguiente, Sports Consultants contrató a Sports Entrerprises, con sede en Gran Bretaña, para que comercializara la marca Messi.

Sports Enterprises había sido creada por el mismo trust británico y sus dueños eran Rodolfo Schinocca y la sociedad Goodshire, con sede en Uruguay "y cuyo beneficiario último era Jorge Horacio Messi", padre del jugador, dice la querella.

Según el relato, Lionel Messi convalidó la operatoria en 2006, cuando ya había cumplido la mayoría de edad. En 2007, se añade, la trama de empresas es reemplazada por otra: una sociedad con sede en Uruguay llamada Jenbril SA (cuyo capital la fiscal atribuye al futbolista), que se quedó con los derechos y los "negoció" con una sociedad suiza llamada Tubal Soccer Management.

Entre 2007 y 2009, Messi cobró algo más de 10 millones de euros por contratos con Danone, Globalia, Adidas, Konami, Pepsi, Telefónica, Procter & Gamble y una docena más de empresas multinacionales. De acuerdo con la ley española, debería haber tributado el 40% por impuesto a las ganancias.

La fiscal presentó su querella en el juzgado de turno de Gavà, donde tiene el domicilio fiscal el jugador. Pidió que se cite a Messi y a su padre a declarar, y que se tomen todas las medidas procesales correspondientes para avanzar con la causa.

El juez debe definir ahora si impulsa el caso y le arruina a Messi las vacaciones que espera desde hace tanto tiempo, después de un año deportivo agotador.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas