Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Definiciones e incógnitas con la mira en las urnas

Opinión

El cierre de la presentación de las alianzas para las primarias abiertas simultáneas y obligatorias (PASO) dejó algunas definiciones, pero ha postergado otras.

La primera definición está en el plano institucional y se refiere a la elección de los integrantes del Consejo de la Magistratura por voto directo, ahora improbabale. El oficialismo presentó su alianza, con eje en el Frente para la Victoria , que se articula sobre la estructura nacional del Partido Justicialista (PJ) sumando a decenas de partidos de escasa significación electoral, que por lo general lo han acompañado en elecciones anteriores.

La novedad se ha dado en la oposición, donde el Frente por la Justicia, reúne en una sóla alianza que presentará una lista única a la casi totalidad de las fuerzas opositoras, tanto de centroizquierda, como de centroderecha y del peronismo disidente. Esta alianza, si hipotéticamente se hubiera trasladado a la elección de legisladores, seguramente hubiera anticipado la derrota del oficialismo el 27 de octubre, pero no ha sido así.

En este plano, la indefinición es si la elección finalmente se hará o no.

El planteo es diferente en las alianzas para las elecciones legislativas que se realizan el mismo día. La oposición de centroizquierda o socialdemócrata, que reúne a la mayoría de las fuerzas del FAP que tuvo como candidato presidencial en 2011 a Hermes Binner, la UCR y en algunos distritos importantes a la Coalición Cívica y el Proyecto Sur de Pino Solanas, logró constituir un Frente Progresista con una presencia sólida en Ciudad de Buenos Aires, en Provincia de Buenos Aires y Santa Fe.

La fuerza que gobierna la Ciudad de Buenos Aires enfrenta casi en soledad una coalición importante

Esta alianza, en la Capital, tendrá tres listas compitiendo en las primarias del 11 de agosto. Se trata de una excepción, ya que en el resto del país, la casi totalidad de las fuerzas han presentado una sola. La competencia entre Pino Solanas, Alfonso Prat Gay y Rodolfo Terragno en el segundo distrito del país, pero que tiene fuerte repercusión nacional, es una oportunidad de proyección para esta alternativa opositora.

Donde no se logró un proceso de unidad similar, es en el eje de centroderecha, que tiene como componentes principales al peronismo disidente y al Pro. Las conversaciones para presentar una alianza fracasaron, más allá de que en algunos distritos de menos peso electoral hayan tenido éxito algunas.

La fuerza que gobierna la Ciudad de Buenos Aires enfrenta casi en soledad una coalición importante gestada alrededor del mencionado frente progresista.

A cuatro meses y medio de las elecciones muchas cosas pueden cambiar. Pero, en principio, la oposición en sus diversas expresiones tiene posibilidades de ganar en grandes distritos como la Ciudad de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba y Mendoza. El oficialismo tiene probabilidades de hacerlo en la mayoría de los distritos medianos y chicos.

Será clave en consecuencia lo que suceda en la provincia de Buenos Aires, decisivo no sólo porque en este distrito está el 40% de los votantes, sino porque su resultado volcará la definición entre las tendencias contrapuestas mencionadas.

Es acá donde las definiciones se han postergado. Sergio Massa presentó su Frente Renovador, pero mantiene el interrogante sobre si será o no primer candidato de su lista; Francisco de Narváez ha presentado su propia alianza tras fracasar las negaciones con el Pro para integrarla; el Partido de Mauricio Macri ha presentado en consecuencia su propia alianza.

Esto implica postergar por nueve días más, hasta el 22 de junio cuando vence el plazo para presentar las listas de candidatos, las definiciones para el distrito decisivo. Si Massa decide encabezar su lista, plantea una opción competitiva que puede aspirar a ganar, pero si lo hace con otro candidato, se transforma en una alternativa que dividirá al peronismo disidente.

Sobre nueve alianzas que se han presentado, cinco adscriben a esta corriente política con distintas variantes

También puede suceder, que finalmente el Pro no se presente y que opte por negociar incorporar candidatos en las listas de Massa o De Narváez. Al mismo tiempo, el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, aparece con gente de sus agrupaciones en la lista del último, pero sin que ello implique una definición absoluta. Al mismo tiempo, tampoco está definido quién será el primer candidato a diputado nacional del kirchnerismo en este distrito.

La situación del peronismo como expresión política es singular. La denominación no aparece en las alianzas del kirchnerismo y del peronismo disidente y en la provincia de Buenos Aires, aunque sí aparece en la de Massa. Sobre nueve alianzas que se han presentado, cinco adscriben a esta corriente política con distintas variantes.

En conclusión, definido el panorama nacional el 12 de junio con la presentación de las alianzas, queda pendiente la definición bonaerense para el 22 de junio, cuando venza el plazo para las candidaturas. Un Massa encabezando su lista, se transforma en amenaza para que el FV tenga el primer lugar en Buenos Aires, en cambio poniendo otro candidato, puede resulta funcional para dividir el voto peronista no-Kirchnerista y por eso lo que haga puede decidir el resultado en el distrito que genera el efecto nacional..

TEMAS DE HOYParo del transporteEl caso de Lázaro BáezCristina KirchnerElecciones 2015Superclásico