Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La diversidad hecha cuerpo

Reunión cumbre (y contagiosa) de malamberos, b-boys, bailarines de contemporáneo, un DJ y un percusionista

Viernes 14 de junio de 2013
SEGUIR
LA NACION
0

Al mejor estilo de los que compran y venden por la calle heladeras, calefones y televisores, señora, en pleno Teatro San Martín se escucha: "Bailarines de malambo, contemporáneo, ji jo ; señooora. Bailamo' en teatro, en el barro, en el asfalto, en cualquier lado; señooora. Usamos poncho viejo, bota rota, todo pa' bailar; señooora". Son los chicos del Combinado Argentino de Danza (CAD) con la nueva obra que estrenarán hoy, a las 19. Se llama Tu casa e irá este viernes y sábados, y el próximo, en el hall central (entrada libre y gratuita, para más datos). Los chicos del CAD son los que el año pasado montaron Tushh , en el Konex. Son los mismo que prometían (y cumplían) con la consigna de "bailar hasta quedar exhaustos".

Los CAD son desprolijos, hiperquinéticos, concentrados, expansivos, enérgicos y vitamínicos. Por momentos, sea en el espectáculo anterior como el ensayo de ahora, hay momentos grupales que parecen salidos de una escena de una película de Bollywood. En otros, son puro contraste de fuerzas que encuentran su rumbo en ese contraste.

La gestora de todo esta energía expansiva es Andrea Servera. Ella es bailarina, coreógrafa y es como la madraza de todos estos artistas. Ella es la que apunta: "Si hay algo de lo que estamos lejos es de la seriedad, de la jerarquía de la danza." Ante la invitación de copar el hall, se pusieron a pensar en el concepto "casa". La casa podía ser el hogar en donde viven. La casa podría ser el cuerpo que habitan. La casa podía ser la ciudad misma. Los CAD vienen de Palermo, La Cava, Boulonge, Barracas, Banfield, Saavedra y el mismo centro.

Desde todas esas casas (o de una misma que es la que decidieron habitar) ahora les toca bailar en algo así como la Gran Casa del Teatro Oficial de la ciudad. "El San Martín debería ser la casa de los artistas. Yo bailé muchas veces en este hall cuando estudié en el Taller de Danza. Lástima que eso ya no se dé muchas veces", agrega.

En Tu casa , por ejemplo, un malambero saca pecho, mira al horizonte y se proyecta mientras le da duro al bombo. Frente suyo, un b-boy trabaja al nivel del piso con su línea de horizonte en el plano opuesto (y complementario). Eso es CAD, o la piel que habitan estos 22 bailarines que contagian movimiento.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas