Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Economía real / Tendencia

El negocio de la venta de PC "clones" está en extinción

Economía

Notebooks y tabletas les quitan mercado a las computadoras armadas

Por   | LA NACION

Sebastián Klimovsky vendía 20 clones por semana hace cinco años y ahora solamente uno. El caso del dueño de Clon Argentina, uno de los locales de informática que aún subsisten en Galerías Jardín, es sólo una muestra del ocaso de un negocio: el armado y venta de computadoras de escritorio genéricas vive su decadencia en la Argentina, en consonancia con lo que ocurre en el resto del mundo.

"El cambio empezó en 2008", recuerda Klimovsky, rodeado de repuestos y máquinas en reparación. "El mayor acceso al crédito para la compra de electrónicos hasta en 50 cuotas y la preferencia de la gente por las notebooks y, en menor medida, las tabletas, golpeó al negocio de la venta de clones", agrega el hombre, que hace 11 años ocupa el local 483 en la tradicional centro comercial de Florida y Tucumán.

Galerías Jardín se convirtió a fines de los 90 y hasta mediados de la década siguiente en el centro del armado y venta de clones. En su esplendor, tenía unos cien locales que se dedicaban a ese mercado, mientras que en la actualidad quedan 40, muchos de los cuales sobreviven gracias a la venta de partes, la reparación y la actualización. Sus corredores, ahora vacíos, ya no son lo que eran.

Lucas Martínez, gerente de Ventas de Intel Cono Sur, estima que este año el comercio de clones tendrá en el país una caída de 5 por ciento. "Hay varias tendencias a nivel mundial que le pegan al clon -explica el ejecutivo-. Una de ellas es la inclinación de la gente a migrar hacia aparatos móviles y otra es la irrupción del «todo en uno», que sería la evolución de lo que era el clon."

Martínez aporta otro dato que ilustra la decadencia de este tipo de aparatos: hace unos años había 4500 revendedores en el país, mientras que hoy esa cifra cayó a 3000. Esas empresas, que a su vez armaban PC para vender, compraban a Intel 500 procesadores por trimestre, mientras que ahora piden sólo 50. ¿Por qué? Porque hay firmas como Banghó, Positivo (BGH), Exo, Eurocase y CX que arman el paquete genérico y ponen su marca. Esto también golpea al clon tradicional, hecho a medida.

En Datasoft, empresa que tiene tres locales ubicados también en Galerías Jardín, confirman la tendencia. "Debido a las condiciones actuales en el país y a los cambios en el gusto del consumidor, los clones empezaron a desaparecer del uso hogareño y fueron reemplazados por notebooks, all in one [todo en uno] y tabletas", comentaron desde esta firma, que cuenta con 20 años de trayectoria en el rubro.

Estos aparatos, no obstante, conservan intacta su relevancia para ciertos nichos, que, según precisan desde Datasoft, están integrados por editores de video, diseñadores gráficos y gamers (fanáticos de los videojuegos). "Este tipo de usuario necesita un clon de alta gama, que sigue vigente y con gran fuerza, puesto que las notebooks de alta gama tienen escasa disponibilidad, alto precio y son difíciles de actualizar", explican.

Otros de los clientes que siguen fieles a los clones son algunas empresas, que hacen pedidos para la mayoría de sus empleados. "Es muy común que para los cargos jerárquicos estas compañías suelan comprar notebooks, pero para gran parte de la plantilla eligen el clon", señalan en Datasoft.

Más allá de que en la actualidad padezca una lenta agonía, el mercado local de clones es uno de los más grandes del mundo, si se lo relaciona con la cantidad total de usuarios generales en el país. Claro que cada vez está más lejos de ser lo que era hace apenas un puñado de años. El comentario que suelta Klimovsky al despedirse, con la mirada perdida en el vacío de la galería lo resume todo: "No sabés lo que eran antes estos pasillos; un mundo de gente"..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYAmado BoudouEl cepo cambiarioMariano BeneditElecciones 2015La relación EE.UU. - Cuba