Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

De Correo a multiespacio cultural

Avanza la construcción de las salas principales del Centro Cultural del Bicentenario; prevén el estreno para fines de 2014 o principios de 2015; estiman que 5000 personas podrán visitarlo en simultáneo

Sábado 22 de junio de 2013
SEGUIR
LA NACION
0

En el núcleo del antiguo Palacio de Correos y Telégrafos, en el Bajo porteño, crece una ballena azul con costillas metálicas y músculos de hormigón armado. Sobre ella cuelgan como estalactitas las vigas que servirán de esqueleto a un enorme candelabro vidriado. No se trata de una escena surrealista, sino de cómo se va plasmando la obra de ingeniería y arquitectura para convertir al tradicional edificio en el futuro Centro Cultural del Bicentenario.

Con fecha de finalización prevista para fines de 2014 o principios de 2015, los trabajos marchan a ritmo acelerado en la manzana delimitada por Alem, Corrientes, Bouchard y Sarmiento. Es habitual escuchar las máquinas en plena labor incluso hasta la medianoche: suman 700 las personas abocadas a la obra.

Dentro del edificio, los resultados saltan a la vista. Las dos estructuras que serán el emblema del centro cultural ya se perfilan en el corazón del palacio originalmente habilitado en 1928 y que albergó la Secretaría de Comunicaciones y dependencias del Correo Argentino. Ambas van emplazadas en el sector que ocupaban el viejo patio central y su entorno, que fue demolido.

La primera es "La Ballena Azul", una imponente sala para conciertos con capacidad para 2000 personas, construida en forma de óvalo sobre tres patas y con un desarrollo vertical de cuatro pisos. "Todavía no está definido el material que servirá como revestimiento para darle el color azul. Hay varias propuestas", dijo a LA NACION Alejandro Sánchez, gerente comercial de la UTE, que integran Esuco SA y Riva SA, las empresas que ganaron la licitación por 925 millones de pesos.

Además, esta sala será la sede oficial de la Orquesta Sinfónica Nacional. La equiparán con un órgano único en América latina, de 3500 tubos y 46 registros, que confecciona especialmente en Alemania el fabricante Klais.

La segunda es "El Chandelier" (candelabro, en inglés), en los pisos sexto y séptimo, que quedará conformada por varios volúmenes colgantes de paredes translúcidas iluminadas, destinados a salas de exposiciones permanentes y temporarias de arte moderno.

A la par de la gran sala de conciertos, en tres niveles de subsuelos construidos especialmente funcionará, sobre Corrientes, una sala para música de cámara con capacidad para 600 personas.

La oferta para actividades culturales, públicas y privadas, se complementará con seis auditorios con 104 butacas cada uno, distribuidos en los pisos cuatro, cinco y seis. El diseño de los auditorios respetó la parte externa de las habitaciones y principalmente modificó el interior, ya que están situados en el sector histórico del palacio, bautizado como "área noble", que mira hacia la calle Sarmiento. En este frente, explicó Sánchez, prácticamente no se realizó obra nueva, sino trabajos de "restauración conservativa" y puesta en valor tanto sobre las paredes como sobre todos los revestimientos y carpinterías, así como de unos 250 muebles de estilo.

El "área noble" –que acogerá los museo Postal y Telegráfico y de las Telecomunicaciones– comunica con el sector modernizado ("área industrial") por medio de un espacio de transición que, entre otros elementos, contiene escaleras mecánicas y ascensores para que el público pueda recorrer fácilmente los nueve pisos y subsuelos del futuro Centro Cultural del Bicentenario (CCB).

Algunos puntos destacados del sector histórico lo constituyen los señoriales salones Eva Perón, De los Escudos y del Honor. El primero, en el cuarto piso, sirvió en el década del 40 como despacho de la esposa del entonces presidente Juan Domingo Perón; en el mismo nivel, pero sobre el ala industrial, una plaza seca coronará la Ballena Azul.

Otra plaza seca se abrirá debajo de la estructura, en la planta baja. En sus dos laterales, junto a Alem y a Bouchard, funcionarán dos restaurantes. El CCB no sólo fue pensado para actividades culturales, sino también para momentos de ocio y recreación. "Los porteños especialmente van a interactuar con este edificio, que quedará como legado a la ciudad. Calculamos que puede haber simultáneamente en el interior 5000 personas", detalló la arquitecta Lina Maccaferro, encargada de la inspección de la obra por el Ministerio de Planificación Federal.

Un tercer restaurante y un bar abrirán sus puertas en la terraza del edificio, en el piso nueve, que se transformará en un mirador público privilegiado de la ribera porteña, como pudo constatar LA NACION. En el mismo nivel ya fue refaccionada la cúpula del palacio: las pizarras originales que la cubrían fueron retiradas y reemplazadas por 550 paneles de vidrio que, conectado cada uno a un led, pueden ser iluminados con motivos diversos.

El interior de la cúpula, destinado a espectáculos, contará con escenarios móviles y capacidad para 265 personas sentadas.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas