Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El millonario mundo de los objetos conectados a la Red

Internet de las cosas, una tendencia que busca darle una conexión a Internet a cualquier objeto más allá de los conocidos dispositivos electrónicos, generará ganancias por 613.000 millones de dólares en 2013, según un reporte de Cisco

Lunes 24 de junio de 2013 • 14:48
0
Internet de las Cosas plantea ir más allá de los actuales dispositivos electrónicos para permitir la conexión on line y la interacción de objetos con sistemas informáticos
Internet de las Cosas plantea ir más allá de los actuales dispositivos electrónicos para permitir la conexión on line y la interacción de objetos con sistemas informáticos. Foto: Archivo

Además de las tabletas, el teléfono celular y las computadoras portátiles, hay una infinidad de dispositivos que podrán conectarse a Internet y llevar el famoso rótulo "smart" que se hizo extendido en el mundo móvil. Existen televisores, heladeras, aspiradoras y hasta autos que, con una conexión a la Red, intentan ampliar sus funciones y servicios.

No obstante, esta tendencia no se detiene sólo en los artefactos electrónicos. Desde una taza, un abrigo o una billetera, cualquier objeto de la vida cotidiana podrá ser apto para formar parte del mundo on line, en una modalidad conocida como Internet de las Cosas (Internet of Things, IoT, según sus siglas en inglés), como se conoce la definición acuñada por Kevin Ashton , investigador del MIT de Boston.

En este contexto incipiente, y bajo el nombre de Internet de Todo (Internet of Everything, IoE, según sus siglas en inglés), Cisco prevé que esta modalidad de conexión permitirá que las empresas de todo el mundo generen al menos unos 613.000 millones de dólares en ganancias en 2013. El estudio detalla también que países como Estados Unidos, China y Alemania serán quienen obtengan el mayor valor en esta tendencia.

Para Cisco, la definición Internet de Todo (IoE) resume a una red conectada de personas, procesos, información y cualquier otro dispositivo, sea una tableta, una máquina expendedora o una indumentaria equipada con sensores. Por su parte, Internet de las Cosas (IoT) es sólo una parte, que se limita a la conexión de objetos.

El ejemplo más visible de este tipo de aplicaciones se encuentran en las iniciativas de las ciudades inteligentes , en donde una infraestructura urbana equipada con sensores interactúa entre diversos sistemas informáticos para optimizar los recursos de las grandes metrópolis.

A su vez, las comunicaciones máquina a máquina (M2M, como se conoce a estos dispositivos), otra de las características que tiene IoT, cada vez serán más frecuentes. Aquí, objetos como medidores de luz, semáforos o los equipos de calefacción o refrigeración interactúan con otros sistemas para optimizar el uso de energía, establecer la mejor hoja de ruta para la entrega de un pedido, entre muchas otras tareas.

Según un informe de la compañía de telecomunicaciones Ericsson, Argentina tendrá 400 millones de dispositivos M2M de los 50.000 millones que habrá en todo el mundo para 2020.

Esta demanda por conectar todas las cosas a Internet será posible mientras avance la actualización del protocolo IP , de la versión 4 a la 6, un cambio que permitirá que cualquier objeto pueda tener su número de identificación único para interactuar en esta nueva era de la Red, más allá de los conocidos equipos informáticos que nos rodean.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas