Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Fallo inédito en el país sobre vientres de alquiler

Por primera vez, la Justicia no otorgó la maternidad a quien dio a luz

Jueves 27 de junio de 2013
0

La Justicia permitió por primera vez a una pareja inscribir en el Registro Civil como hija propia a una niña gestada en un vientre de alquiler. Tras una dura batalla judicial, que duró más de un año, la jueza María del Carmen Bacigalupo, titular de un juzgado porteño, le otorgó al matrimonio la paternidad subrogada.

Se trata del primer fallo judicial sobre maternidad subrogada en la Argentina, una posibilidad que está contemplada en el nuevo Código Civil, pero que todavía no es realidad ya que el debate sobre el nuevo código está frenado.

Los padres de la niña, que nació el 22 de abril de 2012, Juan De Gregorio, de 44 años, y Maica Moraes, de 40, perdieron todas las posibilidades y esperanzas de tener un hijo tras sufrir un segundo aborto, en el que a Moraes le extrajeron el útero, informó ayer el diario Clarín.

Al ser médicamente inviable la concepción, y tras barajar la posibilidad de alquilar un vientre en los Estados Unidos, que descartaron por los altos costos, la pareja aceptó la oferta de una amiga para que sea ella quien se encargue de gestar al embrión, formado por un óvulo de Maraes y un espermatozoide de De Gregorio.

La madre subrogante, una mujer separada de 40 años y madre de dos hijos adolescentes, fue la que se ofreció a ayudar al matrimonio de modo totalmente altruista.

La beba nunca tuvo partida de nacimiento, sólo un certificado, porque los padres comenzaron una batalla legal para poder anotarla como propia. La pareja logró su objetivo después de que un examen de ADN ordenado por la jueza confirmara la filiación biológica de los padres.

La sentencia favorable permitirá a la niña contar con partida de nacimiento y un documento nacional de identidad.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas