Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

El avance sobre la Justicia / Reacción ante un fallo adverso

Acto kirchnerista con críticas a la Corte

Política

Justicia Legítima y otras agrupaciones reunieron a 2000 personas frente a Tribunales en rechazo al fallo sobre la reforma; Garrigós de Rébori dijo que acatarán la decisión; pedidos de cambios constitucionales

Por   | LA NACION

Unas 2000 personas se reunieron ayer frente a Tribunales bajo la consigna "Democracia o corporación judicial", convocadas por la agrupación Justicia Legítima para rechazar el fallo de la Corte Suprema que declaró inconstitucional parte de la reforma judicial impulsada por el Gobierno.

La convocatoria se transformó en un acto kirchnerista armado en la esquina de Talcahuano y Tucumán, del lado donde están las oficinas de la Corte, en donde se cantaron consignas en defensa de Cristina Kirchner y hasta hubo reclamos para reformar la Constitución Nacional.

Había más de 1000 militantes de La Cámpora, uniformados con remeras y pecheras, de Lealtad y Trabajo de José C. Paz, banderas de Miles, el partido de Luis D'Elía, un reducido grupo del gremio de empleados de comercio y vecinos del conurbano que dijeron que estaban allí porque recibían planes sociales.

Todos ellos se quedaron sobre la plaza Lavalle, separados del resto del público integrado por pocos jueces, algunos abogados, fiscales y profesores universitarios. También estuvieron las Madres de Plaza de Mayo; Hijos; agrupaciones de víctimas de delitos, y Sergio Burstein, familiar de víctimas de la AMIA que se declara fiel al Gobierno.

Entre los empleados y magistrados presentes algunos comparten la fe kirchnerista y otros dijeron que estaban allí porque sólo pretendían un cambio del Poder Judicial.

último freno

En el escenario, la jueza Laura Garrigós de Rébori, presidenta de la Cámara del Crimen e inspiradora de Justicia Legítima, reclamó: "Hubiera deseado que la Corte nos hubiera acompañado, que estén acá diciendo esto hay que cambiar", dijo.

No obstante, Garrigós de Rébori afirmó que los fallos del máximo tribunal, como el que declaró inconstitucional la elección popular de los consejeros de la Magistratura, se acatan. "Son el último freno, pero como el agua nos vamos a ir metiendo", dijo la jueza, que señaló que el movimiento de reforma "ya no se puede parar". Presentada por el fiscal Félix Crous como "la estrella del pop judicial", la jueza afirmó: "Queremos más apertura, más transparencia y más democracia porque más democracia nos va a traer más democracia".

El acto comenzó con una "performance" cómica donde seis jóvenes disfrazados con togas negras y pelucas de algodón simulaban ser jueces que repartían "sentencias y cautelares". Uno estaba caracterizado como un anciano que debía secarse la baba con un expediente. Sus colegas lo elogiaban como un dios. Este juez geronte dio a luz sobre el escenario a un muñeco, que simbolizaba la nueva justicia, a la que vistieron con una toguita y una pequeña peluca blanca. El sketch fue celebrado a carcajadas. Imposible no asociarlo con las recientes críticas de Cristina Kirchner al juez Carlos Fayt por su avanzada edad. Eugenio Zaffaroni, el séptimo juez supremo, no recibió críticas. Seis muñecos de toga con peluca terminaron en la punta de cañas altas, como picas, que matizaron la escenografía del acto.

Ayer, Justicia Legítima dejó de lado los recaudos que mostró en su origen para mostrarse lejos del partidismo político. Cambió los auditorios reducidos y los claustros en el salón de actos de la Biblioteca Nacional por un escenario con luces, audio digno de un acto de campaña y cotillón kirchnerista, que incluyó dos decenas de micros para trasladar a los militantes, banderas, bombos y orquesta de vientos. No faltaron los cantos como "Che gorila, che gorila, no te lo decimos más, si la tocan a Cristina, qué quilombo se va a armar".

Entre los presentes estaban los diputados kirchneristas Carlos Kunkel y Héctor Recalde; el titular del Servicio Penitenciario, Víctor Hortel, de militancia K; el juez de la ciudad Roberto Gallardo; el camarista Martín Vázquez Acuña; el juez de la Corte Suprema de Mendoza Omar Palermo; el fiscal federal mendocino Dante Vega; el fiscal de la Casación Javier de Luca; el camarista jubilado Mario Gustavo Costa, y el fiscal de delitos económicos Carlos Gonella, entre otros funcionarios judiciales. Estuvo ausente la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, advertida del matiz político del acto, pero estuvieron en la organización dos de sus asesores.

Carrió volvió a denunciar a Gils Carbó

Elisa Carrió volvió ayer a embestir contra el Gobierno en la Justicia. La diputada de la Coalición Cívica-ARI presentó un escrito ante el juez federal Julián Ercolini, que investiga al procurador antilavado Carlos Gonella por su actuación en la investigación del caso Lázaro Báez. En el documento, la diputada denunció además que la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, "ordenó a sus funcionarios entorpecer" la investigación por las supuestas maniobras de lavado de dinero que involucran al empresario kirchnerista santacruceño y que fueron reveladas por el programa Periodismo para Todos que conduce Jorge Lanata. Carrió acusó a Gils Carbó por la designación "ilegal" de Carlos Gonella al frente de la Procuraduría Adjunta de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac). Y agregó: "Gils Carbó no aseguró que juicios de tan público conocimiento y sensibilidad política y social fueran conducidos de forma rápida y eficaz", sostuvo la diputada..

TEMAS DE HOYParo del transporteEl caso de Lázaro BáezCristina KirchnerElecciones 2015Superclásico