Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

El presidente de Egipto rechaza el ultimatum del ejército

El Mundo

Las fuerzas armadas emplazaron para que se calmen la protestas o intervendrán mañana el Ejecutivo; millones de egipcios protestan en las calles

EL CAIRO.- El presidente egipcio Mohamed Morsi reafirmó esta noche su "legitimidad constitucional", y pidió al ejército que retire su ultimátum en el que las fuerzas armadas advirtieron que intervendrán si las exigencias del pueblo no se satisfacen hasta mañana por la noche.

"El presidente Mohamed Morsi reafirma su legitimidad constitucional, rechaza cualquier intento de sobrepasarla, llama a las fuerzas armadas a retirar su advertencia y rechaza cualquier imposición", ya sea que venga de Egipto como del extranjero, escribió en su cuenta Twitter oficial. El presidente ismalista había ya rechazado anoche el ultimátum del ejército.

Esta mañana, Morsi se reunió con el jefe del ejército y ministro de Defensa, el general Abdel Fatah al Sisi, para hablar de la crisis política que sacude al país, según fuentes militares. Ninguna información ha filtrado sobre las conservaciones, que proseguían por la noche.

Denunciando un golpe de Estado contra su primer líder electo democráticamente, decenas de miles de partidarios de los Hermanos Musulmanes de Morsi salieron a las calles, enfrentándose a los opositores en varios pueblos. Los partidarios del gobierno, sin embargo, parecían ser pocos ante los cientos de miles de manifestantes que se oponen a Morsi y que realizaron protestas en todo el país.

Los soldados estaban en alerta después de que hubo advertencias de una posible guerra civil. Siete personas murieron en los suburbios de El Cairo y cientos resultaron heridas en provincias. Morsi desafió las exigencias planteadas el lunes por el jefe de las Fuerzas Armadas para que alcanzara un acuerdo para compartir el poder con sus opositores dentro de 48 horas o los generales se harían cargo del país.

 
La plaza central de El Cairo, Tahrir, es el centro de las protestas en Egipto. 
 

El presidente dijo que se apegaría a su propio plan y sostuvo que el comunicado del Ejército era engañoso y divisivo. En tanto, la televisión estatal dijo el martes a última hora que Morsi iba a hablarle al país. El tiempo que las Fuerzas Armadas concedieron a Morsi casi se agota y los líderes liberales se rehúsan a hablar con él. Sus opositores han estado bailando en las calles desde la intervención del general Abdel Fattah al-Sisi.

Programa altenativo de gobierno

Fuentes militares dijeron que, asumiendo que los políticos no logren poner fin a un año de estancamiento bajo el mando de Morsi antes del plazo de las 1500 GMT de mañana, los generales habían elaborado su propio programa para implementarlo, aunque podría ser ajustado en consultas con grupos políticos dispuestos a participar.

Bajo la hoja de ruta, el Ejército instalaría un consejo provisional, compuesto principalmente por civiles de diferentes grupos políticos y tecnócratas experimentados, para dirigir al país hasta que se elabore una Constitución enmendada dentro de meses.

A eso seguiría una nueva elección presidencial, pero la votación parlamentaría sería postergada hasta que estén en vigor condiciones estrictas para escoger a los candidatos, dijeron las fuentes, que no se refirieron a cómo pretende el Ejército lidiar con Morsi si se rehúsa a dejar el poder en paz.

El presidente podría buscar ejercer su poder de convocar a un referendo para continuar con su mandato. Algunos de sus partidarios islamistas han prometido que defenderán a lo que consideran como un orden democrático legítimo, incluso si significa morir como mártires. Algunos tienen antecedentes de lucha armada contra el Estado.

Soldados en las calles

La confrontación ha dejado a la nación árabe más poblada del mundo más cerca del precipicio en medio de una crisis económica y dos años después del derrocamiento de Hosni Mubarak, generando preocupación en Washington, Europa y su vecino Israel.

 
El pedido masivo es la renuncia del presidente Morsi. Foto: AFP 
 

Soldados intervinieron para dispersar enfrentamientos en la ciudad mediterránea de Alejandría. Se enviaron fuerzas a las calles de Suez y Puerto Said, a ambos extremos del Canal de Suez. La ruta marítima es vital para el comercio mundial y para la economía de Egipto.

El líder islamista pareció cada vez más aislado, tras la renuncia de ministros y funcioanrios que no son miembros de los Hermanos Musulmanes. El también perdió una batalla judicial cuando una corte destituyó a su fiscal general y restituyó a otro designado por Mubarak.

El Copto de Egipto, el líder espiritual de la minoría cristiana de un 10 por ciento del país, expresó su respaldo abierto al movimiento (Rebelde) Morsi Tamarud en un mensaje en la red social Twitter. Aunque Mursi ha presentado diferentes ofertas de diálogo, sus opositores liberales lo acusan a él y a los Hermanos Musulmanes de obrar de mala fe y han rechazado iniciar negociaciones antes de que expire el plazo.

Después de eso, el ex jefe de la agencia nuclear de la ONU Mohamed ElBaradei tratará directamente con el Ejército a nombre de la principal coalición de partidos liberales. También planean tomar parte los líderes del movimiento juvenil Tamarud, que inició las manifestaciones masivas del domingo que el Ejército dijo que lo llevaron a actuar.

Fuentes militares dijeron que las fuerzas armadas conversarían con el opositor Fuerte de Salvación Nacional y otras organizaciones políticas, religiosas y juveniles después del plazo. Los arreglos de la nueva transición serían totalmente diferentes a los del gobierno militar que siguió a la caída de Mubarak e incluiría a un mayor número de fuentes políticas, dijeron las fuentes.

Agencias EFE, Reuters y AFP.

TEMAS DE HOYReforma del Código Procesal PenalPresupuesto 2015El caso de Lázaro BáezDamián Stefanini