Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

El pulso político

Del juego del avestruz al del Gran Bonete

Política

En las últimas semanas, Cristina Fernández de Kirchner ha dejado de practicar frente a la inflación la política del avestruz, que de acuerdo con un extendido mito esconde la cabeza bajo la tierra ante un peligro. Pero ahora parece haber elegido refugiarse en el juego del Gran Bonete. Resulta que para la Presidenta "la inflación no surge del Gobierno", sino que es culpa de "los empresarios que remarcan precios en toda su cadena de valor". Poco importan para ella la fuerte expansión monetaria y la abusiva utilización de las reservas del Banco Central para financiar al Tesoro Nacional. La culpa la tiene el otro.

Algo similar se está haciendo ante la inseguridad. Los funcionarios del Gobierno han dejado de escudarse en la idea de que se trata de una sensación alimentada por los medios de comunicación. Ahora, la inseguridad registra en el relato oficial un culpable, que no es otro que el Poder Judicial. Después de mucho tiempo, Cristina ha tomado un argumento que parecía monopolizar la "derecha", según el cual los delincuentes entran por una puerta del juzgado y salen por la ventana.

Las soluciones del cristinismo están a la vista. Según el discurso oficial, la inflación se combatirá con el garrote de Guillermo Moreno y la mirada atenta de los militantes juveniles que vigilan los supermercados. En tanto, para resolver el problema que representa el auge de la delincuencia, según el oficialismo, habrá que esperar más tiempo, dado que la salida sólo podrá provenir de la llegada de jueces consustanciados con el proyecto nacional y popular, a la cual el establishment judicial, con la Corte Suprema a la cabeza, se resiste férreamente, al no dejar que los miembros del Consejo de la Magistratura sean elegidos por el voto popular.

Cuántos de los ciudadanos en condiciones de sufragar en las elecciones de octubre comprarán ese discurso es difícil de saber.

Lo que sí sabemos es que la inseguridad se encuentra, por lejos, al tope del ranking de preocupaciones ciudadanas. Según la última encuesta de Management & Fit, el 45,5% de las personas consultadas en el orden nacional la menciona como principal problema. La inflación es la tercera cuestión más inquietante, al ser mencionada como tema prioritario por el 12,6%, detrás del desempleo, que emerge como la mayor preocupación para el 20,4%.

Si en el mismo sondeo se toman las menciones totales de los problemas de la sociedad, la inseguridad es citada por el 86,6% de la población encuestada y la inflación se eleva al 60,5%, superando al desempleo, que llega al 51,3%.

Aunque está muy lejos de la inseguridad y de los principales problemas económicos, la corrupción también viene creciendo, de la mano del llamado efecto Lanata. Si bien en la citada encuesta la corrupción aparece con sólo el 5,7% de menciones como problema principal y el 32,2% de las menciones totales, analistas de opinión pública estiman que el efecto de las denuncias sobre negocios del poder y supuesto lavado de dinero le impidió a Cristina Kirchner capitalizar para su imagen positiva el anuncio del aumento de la Asignación Universal por Hijo.

Para colmo, se ha producido una sinergia entre las denuncias vinculadas con el enriquecimiento de empresarios cercanos al poder político y la supuesta búsqueda de impunidad que estarían en el imaginario colectivo detrás del blanqueo de moneda extranjera y la ley de reforma del Consejo de la Magistratura, recientemente rechazada por la Corte Suprema.

Aun cuando para la mayoría puede representar una cuestión muy técnica como para incidir en el voto, el blanqueo convocado por el Gobierno -el segundo en menos de cinco años- es un reflejo de las inconsistencias de un relato que no puede explicar por qué se tiene que premiar a los evasores para financiar el déficit del Estado..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYActividad económicaArgentina en defaultElecciones 2015Narcotráfico